Step­ha­nie Gos­ling

De­ta­lles que ins­pi­ran

High Class - - DISEÑO NACIONAL - Por Ma­rie­la Gar­cía

Las flo­res inun­dan sus ves­ti­dos, ya sean de gui­pu­re, bor­da­das en hi­los mul­ti­co­lo­res o he­chas con pé­ta­los de or­gan­za. Pe­ro sus di­se­ños van más allá de las si­lue­tas ro­mán­ti­cas, los en­ca­jes y los tonos em­pol­va­dos. Step­ha­nie Gos­ling tam­bién se atre­ve con el ne­gro, el cue­ro, las ta­chas y los fle­cos. Con­tra­ria al le­ma less is mo­re, apues­ta por ves­ti­dos de fiestas pro­fu­sos en de­ta­lles que re­fle­jen, jus­ta­men­te, ese de­seo de bri­llar y ce­le­brar.

Pa­ra Step­hi, co­mo la lla­man los su­yos, ju­lio de 2014 fue un mes desafian­te. Re­nun­ció a la em­pre­sa en la que tra­ba­ja­ba pa­ra de­di­car­se a lo que real­men­te le apa­sio­na: la al­ta cos­tu­ra. Fue un cam­bio drás­ti­co, pe­ro no una de­ci­sión to­ma­da de la no­che a la ma­ña­na.

Su vo­ca­ción ya la ha­bía des­cu­bier­to en la ado­les­cen­cia, se­gún co­men­ta, cuan­do se acer­ca­ba el “de­but”, co­no­ci­do tam­bién co­mo la Fies­ta de Pri­ma­ve­ra, y sus com­pa­ñe­ras re­cu­rrían a ella pa­ra que idea­ra sus ves­ti­dos. Pe­ro le­jos de plan­tear­se el di­se­ño co­mo ca­rre­ra, al ter­mi­nar el co­le­gio op­tó por es­tu­diar Mar­ke­ting y Pu­bli­ci­dad. Pa­sa­ron los años, ter­mi­nó la fa­cul­tad y co­men­zó a tra­ba­jar en la pro­fe­sión que es­co­gió man­te­nien­do, cu­rio­sa­men­te, el há­bi­to de bo­ce­tar si­lue­tas fe­me­ni­nas ata­via­das con pom­po­sos tra­jes. Len­ta­men­te, se ani­mó a in­ter­ve­nir pren­das pa­ra ella mis­ma en bus­ca de lu­cir al­go úni­co y que re­fle­je su per­so­na­li­dad. Más tar­de, lle­ga­ron pe­di­dos de sus ami­gas y, tras es­to, la opor­tu­ni­dad ofre­cer su tra­ba­jo en bou­ti­ques. To­do iba de ma­ra­vi­lla has­ta que un día la pro­pie­ta­ria de una de esas tien­das le di­jo: “Has­ta acá lle­ga­mos. Te va a ir me­jor con lo que di­se­ñás que con las pren­das que me traés aho­ra”. En un prin­ci­pio es­tas pa­la­bras no le re­sul­ta­ron agra­da­bles aun­que, afir­ma, “me mo­ti­va­ron a pro­du­cir pie­zas de mi en­te­ra au­to­ría”.

Un año des­pués, en ma­yo de 2016, Step­ha­nie Gos­ling pre­sen­tó su mar­ca ho­mó­ni­ma e inau­gu­ró su pri­me­ra tien­da, si­tua­da so­bre la ca­lle Se­na­dor Long, con crea­cio­nes que iban des­de el más ro­mán­ti­co de los es­ti­los has­ta la ins­pi­ra­ción boho o in­clu­so una es­té­ti­ca más roc­ke­ra, “pen­sa­das pa­ra una mu­jer muy fe­me­ni­na; pe­ro tam­bién osa­da y van­guar­dis­ta”, di­ce la di­se­ña­do­ra.

PA­RA CE­LE­BRAR

De pren­das ca­sua­les fue aden­trán­do­se a los ves­ti­dos de fies­ta, esos atuen­dos que una mu­jer lu­ce en las oca­sio­nes más im­por­tan­tes. Step­hi con­si­de­ra que es­tos, con ma­yor ra­zón, de­ben ser crea­dos de ma­ne­ra especial con una par­ti­cu­lar aten­ción a los de­ta­lles. Es­ta re­fe­ren­cia la to­mó del tra­ba­jo de en­cum­bra­das mar­cas co­mo Bal­main, Ale­xan­der McQueen y Mar­che­sa, cu­yos es­ti­los ella ad­mi­ra y se sien­te ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­da.

Por es­te mo­ti­vo, no es de ex­tra­ñar que en sus di­se­ños, plas­ma­dos en gé­ne­ros co­mo se­da na­tu­ral, or­gan­za y bro­ca­to, abun­den las flo­res en 3D dis­pues­tas con su­ti­les per­li­tas, apli­ques de plu­mas e in­clu­so una com­bi­na­ción hand ma­de en­tre en­ca­jes, tu­les y ri­che­lieu. Tam­bién re­cu­rre al sí­mil cue­ro, ador­na­do con ta­chas o un sin­fín de fle­cos re­crean­do su ver­sión del glam rock. La elec­ción de los apli­ques y los co­lo­res, se ba­sa en un con­sen­so en­tre la di­se­ña­do­ra y la clien­ta.

“La par­te más im­por­tan­te del pro­ce­so de crea­ción, pa­ra mí, es cuan­do co­noz­co a la clien­ta. Pro­cu­ro sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho a esa pri­me­ra ci­ta. Char­lan­do, tra­to de cap­tar su es­ti­lo per­so­nal pa­ra así crear­le un ves­ti­do con el que se sien­ta có­mo­da y be­lla, so­bre to­do”, de­ta­lla. Des­de ese en­cuen­tro has­ta la en­tre­ga, el desa­rro­llo de la pren­da pue­de lle­var has­ta un mes, ex­ten­dién­do­se en el ca­so de que se tra­te de una quin­cea­ñe­ra, una ma­dri­na o una de­bu­tan­te.

Si bien los atuen­dos pa­ra in­vi­ta­das son su es­pe­cia­li­dad, en su port­fo­lio tam­bién des­ta­can los tra­jes nup­cia­les. En su lis­ta fi­gu­ran mu­chos pa­ra en­la­ces ci­vi­les, aun­que ca­da día son más las no­vias que le con­fían el ves­ti­do más im­por­tan­te de sus vi­das: uno de co­lor blan­co, acom­pa­ña­do de un ve­lo. Pa­ra

ellas, Step­hi tie­ne una re­co­men­da­ción especial. “Nue­va­men­te to­do se cen­tra en el es­ti­lo. Siem­pre les acon­se­jo que, más que guiar­se por la mo­da, lo me­jor es des­cu­brir el es­ti­lo con el que se sien­tan ellas mis­mas, a gus­to. Es im­por­tan­te que ese ves­ti­do re­sal­te sus atri­bu­tos y re­fle­je la esen­cia de la no­via, aclara.

Ha­blan­do de lo que se usa y de lo que se lle­va­rá en la pró­xi­ma tem­po­ra­da, afir­ma que los bor­da­dos si­guen con to­do “en for­ma de flo­res, ani­ma­les, in­sec­tos y es­tre­llas. Tam­bién las trans­pa­ren­cias y mu­chos vo­la­dos, pren­das con men­sa­jes y otros con los hom­bros asi­mé­tri­cos, en­tre va­rias ten­den­cias. En cuan­to a co­lo­res, jun­to con los em­pol­va­dos, los tonos más vi­vos de la pa­le­ta es­ta­rán pre­sen­tes tan­to en la pri­ma­ve­ra co­mo el ve­rano”.

Step­hi pa­sa sus días en­tre el ate­lier y vi­si­tan­do ca­sas de te­las y mer­ce­rías, siem­pre en la bús­que­da de al­go nue­vo pa­ra sus di­se­ños ya que, apar­te, tra­ba­ja so­bre pe­di­do y tam­bién dis­po­ne de ves­ti­dos lis­tos pa­ra lle­var, con­fec­cio­na­dos igual­men­te de ma­ne­ra ar­te­sa­nal. Con la idea de que los bor­da­dos con bri­llos, ele­gan­tes y vis­to­sos, tam­bién pue­den lle­var­se du­ran­te el día, se de­di­ca a cus­to­mi­zar pren­das co­mo jeans, cam­pe­ras y has­ta cal­za­dos, que se lu­cen del mis­mo mo­do que sus tra­jes de no­che.

En­tre bo­ce­tos, pre­su­pues­tos y reunio­nes con sus clien­tas, tam­bién pre­pa­ra su si­guien­te co­lec­ción. En un fu­tu­ro no tan le­jano, le gus­ta­ría ha­cer cam­pa­ñas y par­ti­ci­par con su mar­ca en des­fi­les. Tam­bién tie­ne de­seos de en­con­trar nue­vas ma­ne­ras de mos­trar lo que ha­ce, lo que le apa­sio­na.

Ac­tual­men­te, el ate­lier de Step­ha­nie Gos­ling se en­cuen­tra ubi­ca­do so­bre la ca­lle San Be­nigno 1219 ca­si Ciu­dad de Co­rrien­tes

“To­do se cen­tra en el es­ti­lo. Siem­pre les acon­se­jo que, más que guiar­se por la mo­da, lo me­jor es des­cu­brir el es­ti­lo con el que se sien­tan ellas mis­mas, a gus­to”.

Step­ha­nie Gos­ling

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.