Vi­bra­do­res, ¿sí o no?

En es­ta edi­ción les da­mos una breve guía de cues­tio­nes a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de com­prar su pri­mer vi­bra­dor, y tam­bién al­gu­nas no­cio­nes de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne que les se­rán muy úti­les pa­ra te­ner muy bue­nas vi­bra­cio­nes.

High Class - - SEXO - por Eli­na Von Dyck

Com­prar­se el pri­mer vi­bra­dor pue­de ser muy in­có­mo­do y has­ta al­go em­ba­ra­zo­so. Por es­te mo­ti­vo mu­chas mu­je­res pre­fie­ren el ano­ni­ma­to de las com­pras on-li­ne. Pe­ro una vez que en­tra­mos a ha­cer las com­pras al ci­be­res­pa­cio nos so­bre­co­ge la can­ti­dad de op­cio­nes, de mo­de­los, ta­ma­ños y va­rie­da­des. To­do es­to ha­ce que sea muy di­fí­cil de­ci­dir­se por una u otra op­ción. Nos in­va­den mi­les de pre­gun­tas: ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre el que es a ba­te­ría o a en­chu­fe? ¿Có­mo sé si es de bue­na ca­li­dad? ¿Eli­jo de si­li­co­na o de otro ma­te­rial? ¿Es ver­da­de­ra­men­te ne­ce­sa­rio que el vi­bra­dor ten­ga esa apa­rien­cia tan ma­ni­fies­ta de un pe­ne?

Lo pri­me­ro es lo pri­me­ro: a la ho­ra de ele­gir un mo­de­lo pa­ra us­te­des, y an­te tan­tas op­cio­nes, es im­por­tan­te que se in­for­men so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de los dis­tin­tos mo­de­los y que ten­gan en cla­ro sus pre­fe­ren­cias per­so­na­les. No se aba­lan­cen so­bre el pri­mer pe­ne de plás­ti­co de 10 cm de gro­sor y 20 cm de lar­go. Hay op­cio­nes mu­cho más ele­gan­tes y me­nos in­ti­mi­dan­tes pa­ra su pri­me­ra vez.

Es im­por­tan­te que ten­gan en cuen­ta lo que us­te­des pre­fie­ren ya que hay mo­de­los que se enfocan más en es­ti­mu­lar el clí­to­ris, mien­tras que otros se cen­tran en el pun­to G, y hay otros que es­ti­mu­lan a am­bos. Pre­gún­ten­se si pre­fie­ren sen­sa­cio­nes in­ten­sas y lo­ca­li­za­das o si pre­fie­ren sen­sa­cio­nes al­re­de­dor de su vul­va. En­cuen­tran el pla­cer siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra o pre­fie­ren la va­rie­dad. Mien­tras más se­pan de us­te­des mis­mas, más acer­ta­da se­rá su se­lec­ción.

De to­das ma­ne­ras, los vi­bra­do­res son tam­bién ele­men­tos fan­tás­ti­cos pa­ra ir des­cu­brien­do más so­bre nues­tras pro­pias pre­fe­ren­cias se­xua­les, o sea que anímen­se a pro­bar dis­tin­tos mo­de­los y se sor­pren­de­rán de to­das las nue­vas sen­sa­cio­nes y ex­pe­rien­cias que dis­fru­ta­rán. Si bus­can vi­bra­do­res ex­ter­nos, ase­gú­ren­se de bus­car uno de un ta­ma­ño que se sien­ta có­mo­do, no pe­quen por go­lo­sas o por pa­ca­tas.

Si la for­ma o el ta­ma­ño les in­ti­mi­dan, lo me­jor es man­te­ner­se ale­ja­dos de esa op­ción. La apa­rien­cia de su vi­bra­dor es muy im­por­tan­te ya que pue­de con­tri­buir a des­per­tar su de­seo u opa­car­lo por com­ple­to. Mu­chas per­so­nas, ade­más, bus­can op­cio­nes que se vean dis­cre­tas y que se con­fun­dan en­tre los ob­je­tos per­so­na­les, y que no ten­gan que es­tar guar­da­dos a cua­tro lla­ves por su ob­vie­dad. Hay op­cio­nes muy dis­cre­tas y con apa­rien­cias ab­so­lu­ta­men­te in­sos­pe­cha­das que pue­den di­si­mu­lar­se co­mo lá­pi­ces la­bia­les, au­ri­cu­la­res, o in­clu­so inofen­si­vos ju­gue­ti­tos. Al­gu­nos son tan her­mo­sos en sus di­se­ños que has­ta pa­re­cen ob­je­tos de­co­ra­ti­vos.

OP­CIO­NES DE COM­PRA

Mu­chas pue­den pre­fe­rir el ano­ni­ma­to de la com­pra on-li­ne, don­de en­con­tra­rán ade­más muy bue­nas e in­for­ma­ti­vas re­se­ñas de los di­fe­ren­tes mo­de­los. Sin em­bar­go, otras más aven­tu­re­ras pre­fe­ri­rán ir a una tien­da don­de po­drán ver sus op­cio­nes de cer­ca.

Hoy en día hay va­rias tien­das lo­ca­les que ofre­cen la po­si­bi­li­dad de de­li­very a do­mi­ci­lio, e in­clu­so cuen­tan con ven­de­do­ras muy bien in­for­ma­das. Pue­den con­ver­tir su ex­pe­rien­cia de com­pra en una ac­ti­vi­dad di­ver­ti­da y ma­tar la ti­mi­dez yen­do a com­prar en gru­po con ami­gas. Pue­den des­cu­brir nue­vos pro­duc­tos y reír­se jun­tas de la enor­me va­rie­dad de op­cio­nes.

Los vi­bra­do­res son tam­bién ele­men­tos fan­tás­ti­cos pa­ra ir des­cu­brien­do más so­bre nues­tras pro­pias pre­fe­ren­cias se­xua­les

MA­TE­RIA­LES

In­ves­ti­guen an­tes de com­prar so­bre la com­po­si­ción de los vi­bra­do­res. Al­gu­nos pue­den durar mu­chí­si­mo tiem­po si son de bue­nos ma­te­ria­les y los cui­dan apro­pia­da­men­te. Ase­gú­ren­se de que sean de si­li­co­na mé­di­ca, que es la más sa­lu­da­ble. La si­li­co­na trans­mi­te muy bien las vi­bra­cio­nes y al no ser po­ro­so es fá­cil de lim­piar usan­do sim­ple­men­te agua y ja­bón, lo que la ha­ce prác­ti­ca e hi­gié­ni­ca. Evi­ten los plás­ti­cos ge­la­ti­no­sos o de­ma­sia­do po­ro­sos, mu­chos pue­den con­te­ner fta­la­tos que son subs­tan­cias no­ci­vas.

ESCUCHEN SUS VI­BRA­CIO­NES

Es­to es fá­cil de ha­cer en una tien­da y más com­pli­ca­do de ha­cer­lo al com­prar­lo on-li­ne, don­de ten­drán que de­pen­der ex­clu­si­va­men­te de las re­se­ñas so­no­ras. Pe­ro ten­gan en cuen­ta de que hay vi­bra­do­res más dis­cre­tos que otros. ¡No que­rrán com­prar­se uno que sue­ne co­mo una li­cua­do­ra y que des­pier­te a to­do el ve­cin­da­rio! A ve­ces el ni­vel de rui­do pue­de au­men­tar con la po­ten­cia del vi­bra­dor, pe­ro en los pro­duc­tos más ex­clu­si­vos y so­fis­ti­ca­dos, el rui­do no se­rá un pro­ble­ma.

En cuan­to a los ni­ve­les de vi­bra­ción, siem­pre son re­co­men­da­bles los vi­bra­do­res que vie­nen con ni­ve­les múl­ti­ples, ya que se pue­den ajus­tar a dis­tin­tos gus­tos, y tam­bién dis­tin­tos mo­men­tos y si­tua­cio­nes. Po­drían que­rer usar­los pa­ra la pre­via con su pa­re­ja, o pa­ra una des­car­ga rá­pi­da de pla­cer en al­gún mo­men­to de so­le­dad, o sim­ple­men­te pa­ra re­la­jar­se en la in­ti­mi­dad.

Mien­tras más ni­ve­les ten­gan, más va­ria­dos se­rán los usos que pue­dan dar­le y las sen­sa­cio­nes que les pro­vo­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.