DAN­CING QUEEN

Cró­ni­ca de una bai­la­ri­na frus­tra­da

High Class - - SEXO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

Cuan­do yo aún era una Ni­co­le­tit­ta so­ña­ba con ser una pri­ma ba­lle­ri­na. Las­ti­mo­sa­men­te, la ado­les­cen­cia me ju­gó en con­tra con un es­ti­rón que me con­vir­tió en una to­rre­ci­ta me­dio cua­dra­di­ta que, di­ga­mos, no me ha­cía muy agra­cia­da pa­ra for­jar­me un fu­tu­ro en pun­tas de pie.

Si bien te­nía el rit­mo en la san­gre, festival tras festival me con­ver­tían en oso o ár­bol, por el ta­ma­ño. Co­mo los ne­nes no fre­cuen­ta­ban las au­las, has­ta me to­ca­ban ro­les mas­cu­li­nos co­mo le­ña­dor o pa­dre de la be­lla dur­mien­te, y cuan­to pa­pel des­mo­ti­van­te se les pue­da ocu­rrir pa­ra una ni­ña que lo úni­co que que­ría en la vi­da era bai­lar con un tu­tú de prin­ce­sa que le era siem­pre ne­ga­do.

Por su­pues­to que el año que me to­có ser ár­bol su­pe que el tu­tú no lle­ga­ría ja­más sal­vo que re­pre­sen­ta­ran so­bre el es­ce­na­rio El la­go de los hi­po­pó­ta­mos, al­go que en el es­cuá­li­do universo del ba­llet de­fi­ni­ti­va­men­te no iba a pa­sar. Muy a pe­sar mío, ter­mi­né col­gan­do a los 12 años las za­pa­ti­llas.

Quién di­ría que más de vein­te años des­pués vol­ve­ría a bai­lar fue­ra de un bo­li­che. En reali­dad, y pa­ra ser to­tal­men­te ho­nes­ta, ya no an­da­ba más ni bai­lan­do en dis­co­te­cas, ni si­quie­ra en bo­das. A mi edad, esas oca­sio­nes em­pie­zan a es­ca­sear. En los fin­des nos re­sul­ta más atrac­ti­vo ha­cer un ma­ra­tón de nues­tra se­rie fa­vo­ri­ta en Net­flix an­tes que en­chu­lar­nos pa­ra ir a in­ten­tar re­cla­mar un cen­tí­me­tro cua­dra­do en al­gún lu­gar de mo­da. Y las bo­das me­dio que van mer­man­do año tras año. Úl­ti­ma­men­te, te­nía que es­pe­rar que al­gu­na ami­ga se ca­sa­ra en se­gun­da —o ter­ce­ras— nup­cias pa­ra vol­ver a lus­trar la pis­ta del bai­le has­ta el ama­ne­cer.

An­te es­ta reali­dad, el en­con­trar una oca­sión pa­ra bai­lar se ha­ce muy di­fí­cil, y pa­ra cuan­do se nos presenta al­gu­na nos sen­ti­mos tan per­di­das an­te los nue­vos rit­mos mu­si­ca­les que no te­ne­mos idea de lo que es­tá to­can­do el DJ, y me­nos aún de có­mo se bai­la. Nos sen­ti­mos tan aje­nas al re­per­to­rio mu­si­cal que en vez de de­jar­nos en­vol­ver por el rit­mo ter­mi­na­mos ana­li­zan­do qué Chi­na lo que quie­re de­cir Ma­lu­ma con eso de “fe­li­ces los cua­tro”, mien­tras le ba­ja­mos un pasito sa­ca­do del bau­li­to de los re­cuer­dos que au­to­má­ti­ca­men­te nos qui­ta tres ce­ros de nues­tra cé­du­la de iden­ti­dad.

Pe­ro con­tra to­do pro­nós­ti­co y pro­ba­bi­li­dad, es­te año vol­ví a bai­lar. To­do fue gra­cias a mi que­ri­da ami­ga Ve­ra, que me di­jo que el se­cre­to de su es­plen­di­tud (y de su son­ri­sa) es­ta­ba en sus cla­ses de bai­le. De­ci­dí usar­la de ins­pi­ra­ción y, a los dos días, ya es­ta­ba ins­crip­ta a las cla­ses de la re­gia de mi blon­dí­si­ma y cue­ra­cho­ní­si­ma pro­fe Jes­si, y des­de en­ton­ces ca­da tar­de­ci­ta me des­co­nec­to, me des­en­chu­fo y me des­con­tro­lo du­ran­te una ho­ra y me­dia y soy fe­liz.

Pe­ro, ob­via­men­te, mi re­gre­so al bai­le no fue to­do gla­mour y pur­pu­ri­na. En la pri­me­ra cla­se ca­si me des­ma­yo. Te­nía que sa­car­me de en­ci­ma años de quie­tud, ag­gior­nar ur­gen­te­men­te mi re­per­to­rio mu­si­cal y ha­cer al­go con mis ar­ti­cu­la­cio­nes, por­que de tan du­ra que es­ta­ba ya me sen­tía una vie­ja cro­can­te. Lo úni­co que da­ba gra­cias a Dios era de que las cla­ses se ha­cían en la os­cu­ri­dad, co­mo en un bo­li­che, por­que me sen­tía tan des­coor­di­na­da y per­di­da co­mo un trom­po vie­jo al que se le es­ta­ba aca­ban­do el efec­to gi­ros­có­pi­co, que no que­ría que na­die me vie­ra.

La es­plén­di­da de la pro­fe no me ha­cía las cosas fá­ci­les. Jes­si pues es co­mo una mu­ñe­ca Bar­bie de a de ve­ras. No so­lo tie­ne el cuer­po de go­ma y to­do du­ro y en su lu­gar, sino que ella no su­da. Cuan­do ella bai­la es de esas per­so­nas que pa­re­ce que de­tie­nen el tiem­po y to­do em­pie­za a mo­ver­se en cá­ma­ra len­ta, y ahí ella gi­ra má­gi­ca­men­te la ca­be­za y has­ta la úl­ti­ma he­bra de su es­plén­di­da y tu­pi­da ca­be­lle­ra acom­pa­ña ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos, co­mo si una cá­ma­ra in­vi­si­ble la es­tu­vie­ra fil­man­do en slow­mo­tion pa­ra una pu­bli­ci­dad de sham­poo.

Y ahí no­so­tras, las alum­nas tor­pes tra­ta­mos de ge­ne­rar el mis­mo efec­to, pe­ro co­mo no­so­tras sí su­da­mos (y a cho­rros, ni­vel Cho­lo­ló) el efec­to nun­ca es el mis­mo. Nues­tro pe­lo lue­go ya pa­re­ce que pa­só por una du­cha in­vi­si­ble y se nos pe­go­tea por los ca­che­tes en­ro­je­ci­dos por el es­fuer­zo, mien­tras ha­ce­mos un mo­vi­mien­to de nu­ca que tie­ne la mis­ma gra­cia que la de un me­ta­le­ro ha­cien­do head­ban­ging, tras tra­gar­se 30 li­tros de cer­ve­za y tres shots de Jag­ger.

Lue­go la pro­fe se ti­ra al pi­so y em­pie­za a me­near las ca­de­ras de ma­ne­ra su­ges­ti­va y sú­per sen­sual, pa­san­do así ella re­gia de la pu­bli­ci­dad del sham­poo al set de un vi­deo de Luis Fon­si y Ma­lu­ma. Y yo tam­bién me ti­ro al sue­lo in­ten­tan­do imi­tar­la, pe­ro su­ma­men­te cons­cien­te de que yo es­toy en un ca­pí­tu­lo de Dis­co­very Chan­nel ti­tu­la­do: “La muer­te agó­ni­ca de la mar­mo­ta epi­lép­ti­ca”.

Y lue­go Jes­si se in­cor­po­ra y em­pie­za a me­near en ver­ti­cal, y yo le mi­ro a ella y ju­ro que soy Sha­ki­ra y alu­cino de que me sa­le igua­li­to, has­ta que de reojo me veo al es­pe­jo (que por suer­te es­tá re os­cu­ro y so­lo pue­do ver una me­dia som­bra de mí mis­ma) y me doy cuen­ta de que le pa­rez­co a C3PO bai­lan­do lam­ba­da.

Lue­go em­pie­za el te­rre­mo­to, y la pro­fe di­vi­na. Sus glú­teos son unas ro­cas im­po­lu­tas. Nue­va­men­te yo cie­rro los ojos y alu­cino que soy la

Si bien te­nía el rit­mo en la san­gre, festival tras festival me con­ver­tían en oso o ár­bol. Has­ta me to­ca­ban ro­les mas­cu­li­nos co­mo le­ña­dor o pa­dre de la be­lla dur­mien­te, y cuan­to pa­pel des­mo­ti­van­te se les pue­da ocu­rrir.

hi­ja clo­na­da de Bad­gir­lRi­ri, Be­yon­ce y JLO, y que al la­do de mi pe­rreo sen­sual Sha­ki­ra que­da bá­si­ca. Lue­go, de vuel­ta abro me­dio ojo y ya es su­fi­cien­te pa­ra dar­me cuen­ta de que es­toy alu­ci­nan­do en co­lo­res por el ex­ce­so de en­dor­fi­nas y que soy un Barny de ge­la­ti­na con to­dos los ro­llos vi­bran­do a su an­to­jo, al­gu­nos ha­cia la de­re­cha, otros ha­cia la iz­quier­da, mien­tras mis glú­teos (en idén­ti­ca li­ber­tad) se on­du­lan co­mo si olas sís­mi­cas es­tu­vie­ran re­co­rrien­do su su­per­fi­cie. Ob­via­men­te vuel­vo a ce­rrar los ojos. Pre­fie­ro se­guir con mi fan­ta­sía de que soy la hi­ja clo­na­da de Jen­ni­fer Ló­pez.

Y lue­go, ¡zamp!: la pro­fe se ti­ra al pi­so nue­va­men­te y to­das las alum­nas le se­gui­mos con­ven­ci­das de que hay que vol­ver al epi­so­dio de Ani­mal Pla­net, en don­de ca­da una pa­re­ce un ani­mal dis­tin­to del zoo­ló­gi­co su­frien­do un ata­que y Jes­si, de la na­da, se lar­ga a reír. Ha­ce pa­rar la mú­si­ca sin po­der ha­blar de la ri­sa, y ni bien re­cu­pe­ra el alien­to nos di­ce, muer­ta de ri­sa: “¡Ay, chi­cas, per­dón! ¡Me res­ba­lé!”. Es que ella es tan es­plén­di­da que has­ta cuan­do se cae lo ha­ce tan dig­na­men­te que no­so­tras, las bo­ba­li­co­nas de sus alum­nas, creí­mos que era par­te de la co­reo Nu­me­ral no ca­za­mos una”.

De­bo con­fe­sar que en ca­da cla­se es­toy me­nos du­ra. De a po­co voy lle­gan­do has­ta aba­jo, mis ca­de­ras se van sol­tan­do y es­toy me­nos cru­jien­te. De se­gu­ro no lle­go ni el año que vie­ne al Bai­lan­do, ni mu­cho me­nos a in­te­grar nin­gún cuer­po de bai­le, pe­ro des­de la pri­me­ra cla­se que pi­sé tan tor­pe­men­te esa pis­ta de bai­le soy otra.

Es­toy fe­liz, voy ale­gre por la vi­da, sal­go en­vuel­ta de ale­gría y bue­na on­da, re­co­noz­co los te­mas de la ra­dio (an­tes so­la­men­te co­no­cía Des­pa­ci­to, y a pe­sar de que so­na­ba mi­llo­nes de ve­ces no sa­bía la le­tra). Y aho­ra mis ami­gas me pre­gun­tan qué es­toy ha­cien­do pa­ra es­tar tan re­gia. Y yo les di­go: ¡bai­len, chi­cas! ¡Bai­len! Y les ju­ro por la vi­da de Ma­don­na que el bai­le es me­jor que el bó­tox a la ho­ra de sa­car­se si­glos de en­ci­ma

Pre­fie­ro se­guir con mi fan­ta­sía de que soy la hi­ja clo­na­da de Jen­ni­fer Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.