El mun­do y sus es­qui­nas: Des­pués de la tor­men­ta

Es ho­ra de to­mar las rien­das

High Class - - CONTENIDO - Por Bea Bo­sio

En el mes de sep­tiem­bre, des­de es­ta co­lum­na con­ta­ba la his­to­ria de Xiuh­tez­catl Martínez, el chi­co de 17 años que jun­to con un gru­po de jó­ve­nes es­ta­ba de­man­dan­do al Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, por no to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra pro­te­ger el me­dioam­bien­te. Era el fu­tu­ro lle­van­do a es­tra­dos ju­di­cia­les al pre­sen­te. Exi­gien­do con­cien­cia so­bre el gra­ve efec­to de la con­ta­mi­na­ción pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res.

Es­cri­bí ese ar­tícu­lo des­de Hous­ton, se­ma­nas an­tes del hu­ra­cán Har­vey. Tu­ve la suer­te de es­tar en Mia­mi cuan­do arra­só con Te­xas – aun­que esa suer­te vi­ró muy rá­pi­do– al en­con­trar­me en el ca­mino de Ir­ma unos días más tar­de. En­ton­ces el fu­tu­ro ya era pre­sen­te.

Los me­te­reó­lo­gos lla­ma­ban a Ir­ma “el mons­truo del Atlán­ti­co”, y co­mo era de es­pe­rar­se, co­men­zó a cun­dir el pá­ni­co en el sur de la Flo­ri­da. Los su­per­mer­ca­dos no po­dían dar abas­to. Se ago­tó el agua mi­ne­ral en las es­tan­te­rías. Las lin­ter­nas, los en­la­ta­dos, las pi­las. La fi­la pa­ra con­se­guir com­bus­ti­ble se vol­vió in­fi­ni­ta y, an­te la vis­ta del mun­do en­te­ro, seis mi­llo­nes y me­dio de per­so­nas em­pren­die­ron un éxo­do ma­si­vo pa­ra es­ca­par de la fu­ria de la tor­men­ta. Na­die que­ría arries­gar­se. To­dos te­nía­mos de­ma­sia­do pre­sen­te las inun­da­cio­nes ca­tas­tró­fi­cas en Hous­ton.

Coin­ci­den­te­men­te, es­te ju­nio pa­sa­do, el pre­si­den­te Do­nald Trump re­ti­ró a Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do de Pa­rís, un com­pro­mi­so en­tre las na­cio­nes con res­pec­to a cier­tas me­di­das que se de­ben to­mar pa­ra pro­te­ger al pla­ne­ta del ca­len­ta­mien­to glo­bal y de las emi­sio­nes da­ñi­nas pa­ra la at­mós­fe­ra. De he­cho, el ac­tual go­bierno de Trump nie­ga que el cam­bio cli­má­ti­co sea cau­sa­do por la ac­ción del hom­bre.

Tal vez an­te es­tos im­pac­tos re­cien­tes –an­te la can­ti­dad de muer­tes oca­sio­na­das por es­tos dos hu­ra­ca­nes y los bi­llo­nes de dó­la­res que cos­ta­rá la re­cons­truc­ción de los si­tios es­tra­ga­dos por las tor­men­tas– la po­si­ción de la Ca­sa Blan­ca cam­bie.

Los hu­ra­ca­nes son un enor­me con­glo­me­ra­do de tor­men­tas que se for­man so­bre océa­nos que tie­nen una tem­pe­ra­tu­ra de al me­nos unos 26.5 °C, y fun­cio­nan co­mo un mo­tor gi­gan­te que trans­fie­re el ca­lor de la su­per­fi­cie del mar a la at­mós­fe­ra, ge­ne­ran­do ven­ta­rro­nes y gran­des llu­vias en el pro­ce­so.

Si bien es cier­to que to­da­vía no po­de­mos cul­par al cam­bio cli­má­ti­co por la can­ti­dad de hu­ra­ca­nes ni la ocu­rren­cia de nin­gu­na

Los me­te­reó­lo­gos lla­ma­ban a Ir­ma “el mons­truo del Atlán­ti­co”, y co­mo era de es­pe­rar­se, co­men­zó a cun­dir el pá­ni­co en el sur de la Flo­ri­da. Los su­per­mer­ca­dos no po­dían dar abas­to.

tor­men­ta, hay tres fac­to­res in­ne­ga­bles que ha­cen que em­peo­ren las con­se­cuen­cias.

Pri­me­ro, la tem­pe­ra­tu­ra del agua ha subido en los úl­ti­mos años y ma­res más ca­lien­tes pro­du­cen tor­men­tas mu­cho más fuer­tes. Se­gun­do, al ca­len­tar­se la at­mós­fe­ra, es­ta re­tie­ne más va­por, lo que ha­ce que las llu­vias sean más po­ten­tes. Es­to no pa­sa so­lo en las cos­tas sino que se apli­ca en to­dos los pun­tos de la Tie­rra. A ma­yor vo­lu­men de llu­via, ma­yor vo­lu­men de da­ño. Y por úl­ti­mo, es bien sa­bi­do que al de­rre­tir­se los gla­cia­res, el ni­vel del mar va su­bien­do po­co a po­co. Ya lo ha he­cho en los úl­ti­mos años. En­ton­ces las ma­re­ja­das –esas olas que em­pu­jan los vien­tos hu­ra­ca­na­dos a inun­dar las cos­tas– son mu­cho más ex­ten­sas, mor­ta­les y pe­li­gro­sas.

Si hay otras ma­ne­ras en que el cam­bio cli­má­ti­co es­té afec­tan­do los hu­ra­ca­nes, los cien­tí­fi­cos to­da­vía no lo sa­ben. Se sa­be que el hu­ra­cán Ir­ma mar­có ré­cords por ser el más fuer­te re­gis­tra­do en el Atlán­ti­co y por ha­ber sos­te­ni­do vien­tos de 280 ki­ló­me­tros por ho­ra, por tiem­pos más pro­lon­ga­dos. Se sa­be que al­go es­tá pa­san­do y que a ni­vel glo­bal ca­da vez hay más inun­da­cio­nes, más tor­men­tas, más

se­quías. Que las tem­pe­ra­tu­ras han lle­ga­do a pi­cos inima­gi­na­bles. Y que la úni­ca ma­ne­ra de ha­cer fren­te a es­tos cam­bios es de­jar de ne­gar que es­ta­mos en pro­ble­mas.

Atrin­che­ra­da en un ho­tel de Or­lan­do, la no­che que Ir­ma ba­tía ven­ta­nas y puer­tas, sen­tía ra­bia e im­po­ten­cia. Lo úni­co que veía -ade­más de las imá­ge­nes de­vas­ta­do­ras- eran los hash­tags en las re­des so­cia­les: #Re­ce­nPo­rF­lo­ri­da. Co­mo si los hu­ma­nos no tu­vié­ra­mos na­da que ver con lo que es­tá pa­san­do, co­mo si es­tu­vié­ra­mos ex­pues­tos a la fu­ria o a la gra­cia de Dios pa­ra evi­tar­nos la ca­tás­tro­fe.

Por suer­te, el pa­pa Francisco se en­car­gó de res­pon­sa­bi­li­zar di­rec­ta­men­te a los hom­bres. Fue du­rí­si­mo al re­fe­rir­se a aque­llos que se nie­gan a ver lo que es­tá ocu­rrien­do. “El hom­bre es un es­tú­pi­do. Es un tes­ta­ru­do que no ve. Es el úni­co ani­mal que tro­pie­za dos ve­ces con la mis­ma pie­dra”, ad­vir­tió, y agre­gó que, se­gún unos es­tu­dios, el des­hie­lo del Po­lo Nor­te es in­mi­nen­te, y que so­lo te­ne­mos tres años pa­ra re­ver­tir el da­ño. Ha­bló del gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos: “Ca­da per­so­na tie­ne su res­pon­sa­bi­li­dad, y los po­lí­ti­cos tie­nen la su­ya”, de­jan­do en­tre­ver dón­de ra­di­can las tra­bas pa­ra abor­dar el pro­ble­ma se­ria­men­te.

El am­bien­ta­lis­ta de 17 años que es­tá de­man­dan­do al Es­ta­do ame­ri­cano de­cía que dar­le la es­pal­da al cam­bio cli­má­ti­co es dar­le la es­pal­da a ca­da re­fu­gia­do del cli­ma, a ca­da fa­mi­lia que ha per­di­do su ca­sa, su co­mu­ni­dad o la vi­da por es­ta crisis am­bien­tal que es­ta­mos crean­do.

Pen­sé en él, vol­vien­do a ca­sa, a me­di­da que veía ca­da ár­bol caí­do, ca­da bar­co des­tro­za­do, ca­da ca­sa inun­da­da… Y el ros­tro aba­ti­do de las fa­mi­lias afec­ta­das.

El fu­tu­ro es hoy. No ma­ña­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.