La co­lum­na de Ni­co­let­ta: El re­ku­tu

Con­se­jos gas­tro­nó­mi­cos pa­ra la vi­da amo­ro­sa

High Class - - CONTENIDO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

A ve­ces, la die­ta es tam­bién una guía a im­ple­men­tar en nues­tra vi­da so­cial. Cier­tos prin­ci­pios bá­si­cos po­drían apli­car­se per­fec­ta­men­te a nues­tro día a día pa­ra evi­tar caer en erro­res en los que mu­chas ve­ces cae­mos. Si al­go te cae mal, o en­gor­da, no lo co­mas. Pro­bá un po­co de to­do pe­ro sin exa­ge­rar. Y nun­ca, pe­ro nun­ca, ¡re­pi­tas un pla­to!

Por más ri­co que sea, por más ten­ta­dor que se vea, por más an­to­jo que ten­gas, no lo ha­gas. Ya lo co­mis­te, ya te sa­ció, ya no ne­ce­si­tás co­mer más. Lo úni­co que te­nés ase­gu­ra­do con el re­ku­tu, es aga­rrar­te un flor de em­pa­cho.

Sí, mis que­ri­das lec­to­ras. Por si son más cor­tas que mi­ni­fal­da de enana, y no cap­ta­ron la me­tá­fo­ra gas­tro­nó­mi­ca, se las pon­go aún más cla­ra que el agua: nun­ca apli­quen el

re­ku­tu con sus exes.

Cla­ro que a to­das nos pue­de aga­rrar un an­to­ji­to. So­bre to­do cuan­do se es­tá a die­ta. To­das po­de­mos mi­rar atrás y en­con­trar­lo más sa­bro­so y atrac­ti­vo que nun­ca. Cuán­ta se­gu­ri­dad nos ins­pi­ra vol­ver a pro­bar ese gui­si­to que ya co­no­ce­mos tan bien, y que tan­tas ve­ces co­mi­mos. Es ca­si irre­sis­ti­ble. Se nos pre­sen­ta co­mo un pla­to ex­qui­si­to, sa­ca­do de la co­ci­na del mis­mí­si­mo Jean Paul Bon­doux. Se nos pre­sen­ta su­cu­len­to, ten­ta­dor y ape­te­ci­ble. Un man­jar me­me­te.

Pe­ro cui­da­do, es la mal­di­ta ham­bru­na las que nos ha­ce caer en es­te ti­po de alu­ci­na­cio­nes que aten­tan con­tra nues­tra cor­du­ra y paz men­tal. El de­li­rio nos ha­ce creer que co­me­re­mos per­di­ces cuan­do en reali­dad nos ser­vi­rán un

cal­do ava. Acuér­den­se que, ade­más, lo que se re­pi­te pro­ba­ble­men­te se ten­ga que re­ca­len­tar, y muy po­cos son los pla­tos que man­tie­nen su sa­bor ori­gi­nal al ser re­ca­len­ta­dos.

El de­li­rio tam­bién nos ha­rá ol­vi­dar to­do el ma­les­tar que nos hi­zo pa­sar el pla­ti­llo en cues­tión. De se­gu­ro que no te es­tás acor­dan­do de lo mu­cho que lo re­pe­tis­te, del em­pa­cho que sen­tis­te, de la gas­tri­tis que te ori­gi­nó, de lo que te hi­zo llo­rar el do­lor de es­tó­ma­go. Y me­nos aún te re­cor­da­rás del mal sa­bor que te de­jó, y de las ar­ca­das que tu­vis­te con so­lo re­cor­dar­lo. Pe­ro po­ne­le la fir­ma de que, al mi­nu­to de caer en la ten­ta­ción, te arre­pen­ti­rás. Y cuan­do yo di­go “po­ne­le la fir­ma”, te­né por se­gu­ro de que es an­te es­cri­ba­nía.

Así co­mo te­nés que te­ner fuer­za de vo­lun­tad pa­ra man­te­ner­te fir­me con tu die­ta, te­nés que apli­car la mis­ma tem­plan­za pa­ra evi­tar caer en la ten­ta­ción del re­ku­tu con tu ex. Te ase­gu­ro que na­da bueno va a sa­lir de ello. Lo úni­co que vas a lo­grar es mez­clar las co­sas, abrir puer­tas ya ce­rra­das, y que cues­tan aún más vol­ver a ce­rrar, y crear­te (y crear­le) fal­sas ex­pec­ta­ti­vas. ¡Y lo peor de to­do es que no vas a pa­rar de su­frir nun­ca, mi rei­na!

Si vas a rom­per la die­ta, ¡que sea na con un bom­bón y no con un se­gun­do pla­to! Co­mo me di­jo una vez mi que­ri­da ami­ga Na­tas­ha: “Las fi­gu­ri­tas re­pe­ti­das no com­ple­tan el ál­bum”

Por más ri­co que sea, por más ten­ta­dor que se vea, por más an­to­jo que ten­gas, no lo ha­gas. Ya lo co­mis­te, ya te sa­ció, ya no ne­ce­si­tás co­mer más. Lo úni­co que te­nés ase­gu­ra­do con el re­ku­tu, es aga­rrar­te un flor de em­pa­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.