Pu­bli­no­ta: Los ni­ños vi­ven lo que apren­den

High Class - - CONTENIDO -

En una tem­pra­na ma­ña­na de agos­to, el Dr. Ralph Da­via ca­mi­na­ba por el pa­si­llo ex­te­rior del Pan Ame­ri­can In­ter­na­tio­nal School (PAIS), ob­ser­van­do en si­len­cio la cons­truc­ción en cur­so del nue­vo cam­po de fút­bol sin­té­ti­co del co­le­gio.

Fue el pri­mer día de un nue­vo año es­co­lar, el pri­mer día de cla­ses del año nú­me­ro 24 des­de que Ralph y su es­po­sa Bea­tri­ce M. Da­via co­men­za­ron el co­le­gio, en un es­fuer­zo por traer edu­ca­ción de al­ta ca­li­dad en el idio­ma in­glés a Pa­ra­guay. Su fi­lo­so­fía edu­ca­ti­va es­tá me­jor re­su­mi­da en la fra­se: “Los ni­ños vi­ven lo que apren­den”.

Bea y Ralph, co­mo son co­no­ci­dos por sus ami­gos y co­le­gas, han si­do edu­ca­do­res to­da su vi­da. Bea, tie­ne dos maes­trías, una en Edu­ca­ción y la otra en Ad­mi­nis­tra­ción y Orien­ta­ción Edu­ca­ti­va. Ralph, por su par­te, tie­ne un doc­to­ra­do en Edu­ca­ción y co­men­zó su carrera co­mo pro­fe­sor en los Es­ta­dos Uni­dos.

Más tar­de pa­sa­ron a ser maes­tros y di­rec­to­res en co­le­gios en lu­ga­res tan in­tere­san­tes co­mo Fi­li­pi­nas, Tai­wán y Pa­kis­tán, an­tes de lle­gar a es­ta­ble­cer­se en Pa­ra­guay. A lo lar­go del ca­mino, per­fec­cio­na­ron sus ha­bi­li­da­des co­mo ex­per­tos en li­de­raz­go edu­ca­ti­vo, di­se­ño cu­rri­cu­lar y tu­to­ría de es­tu­dian­tes, y en la ac­tua­li­dad PAIS con­ti­núa be­ne­fi­cián­do­se de su vas­ta ex­pe­rien­cia.

Su tiem­po en Pa­ra­guay ha si­do desafian­te co­mo tam­bién gra­ti­fi­can­te. Han fun­da­do PAIS, un co­le­gio úni­co en Pa­ra­guay; una ins­ti­tu­ción que ofre­ce una só­li­da edu­ca­ción, ba­sa­da en es­tán­da­res edu­ca­ti­vos in­ter­na­cio­na­les, rea­li­za­da ín­te­gra­men­te en in­glés, en un ver­da­de­ro am­bien­te in­ter­na­cio­nal.

El 50 % del alum­na­do de PAIS es­tá for­ma­do por es­tu­dian­tes pa­ra­gua­yos; el res­to de los es­tu­dian­tes pro­ce­den de 24 paí­ses di­fe­ren­tes que re­pre­sen­tan a sie­te em­ba­ja­das y va­rias cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les. A me­di­da que los es­tu­dian­tes in­ter­ac­túan dia­ria­men­te con com­pa­ñe­ros de di­ver­sos orí­ge­nes, cre­cen in­te­lec­tual y emo­cio­nal­men­te, y PAIS tra­ba­ja pa­ra pro­mo­ver es­te va­lio­so com­ple­men­to a su de­sa­rro­llo edu­ca­ti­vo en ge­ne­ral.

Los es­tu­dian­tes tam­bién apren­den la to­le­ran­cia y el res­pe­to por las di­fe­ren­cias en la cul­tu­ra y desa­rro­llan una men­ta­li­dad más glo­bal. Es­te im­por­tan­te be­ne­fi­cio se vuel­ve ca­da vez más im­por­tan­te, ya que tan­to las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras en Pa­ra­guay co­mo la par­ti­ci­pa­ción de Pa­ra­guay en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les con­ti­núan cre­cien­do.

El fru­to de la la­bor de los Da­via es evi­den­te en el gran éxi­to al­can­za­do por los gra­dua­dos de PAIS. La ma­yo­ría de los egre­sa­dos de PAIS con­ti­núan sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa. Tra­ba­jan co­mo pro­fe­sio­na­les en campos que van des­de la me­di­ci­na y los ne­go­cios has­ta la edu­ca­ción y la in­ge­nie­ría. To­dos es­tos alum­nos se han be­ne­fi­cia­do de la bue­na edu­ca­ción que re­ci­bie­ron en PAIS, y son un tes­ti­mo­nio de que los ni­ños real­men­te “vi­ven lo que apren­den”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.