Psi­co­lo­gía: ¡Ce­le­brar, agra­de­cien­do!

Có­mo el ser agra­de­ci­do pue­de cam­biar ac­ti­tu­des

High Class - - CONTENIDO - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psicóloga

“El agra­de­ci­mien­to es la par­te prin­ci­pal de un hom­bre de bien”.

Francisco de Que­ve­do (1580-1645).

El ser hu­mano, en to­das las ci­vi­li­za­cio­nes y cul­tu­ras, ha en­con­tra­do mo­ti­vos pa­ra ce­le­brar y agra­de­cer. Ce­le­bra­mos acon­te­ci­mien­tos im­por­tan­tes o ba­na­les, con ri­tua­les sa­gra­dos o pa­ga­nos, re­la­cio­na­dos al pa­so del tiem­po, co­mo los cum­plea­ños y aniver­sa­rios, los na­cio­na­les, his­tó­ri­cos y re­li­gio­sos, y tam­bién ce­le­bra­mos los lo­gros per­so­na­les, co­mo los la­bo­ra­les y pro­fe­sio­na­les.

Es­tas ce­le­bra­cio­nes nos re­cuer­dan quié­nes so­mos y re­pre­sen­tan el agra­de­ci­mien­to por lo que te­ne­mos, por los en­cuen­tros, las opor­tu­ni­da­des, y por aque­llo que lo­gra­mos cons­truir. En es­te con­tex­to, de­te­ner­se a pen­sar en al­go tan sim­ple co­mo co­ti­diano de for­ma tras­cen­den­tal, pue­de de­ve­lar­nos in­for­ma­ción pa­ra en­ri­que­cer es­tos acon­te­ci­mien­tos, pa­ra te­ner­los en cuen­ta mas allá de su sig­ni­fi­ca­do co­no­ci­do; el de mar­car hi­tos y di­ver­tir­se, sino tam­bién el de en­con­trar un ri­tual per­so­nal de agra­de­ci­mien­to que nos co­nec­te con el es­ta­do de gra­cia que sig­ni­fi­ca di­men­sio­nar cons­cien­te­men­te lo que te­ne­mos, y en­ten­der la im­por­tan­cia de es­to, in­clu­si­ve pa­ra la sa­lud. En el mes aniver­sa­rio de nues­tra re­vis­ta ana­li­za­mos el con­cep­to de ce­le­brar y, de la mano, el de agra­de­cer, por­que son un dúo in­di­vi­si­ble.

Al res­pec­to, en un ar­tícu­lo de la pá­gi­na di­gi­tal Muy In­tere­san­te ti­tu­la­do “Dar las gra­cias me­jo­ra la sa­lud”, di­ce cuan­to si­gue: “El pro­fe­sor de psi­co­lo­gía Robert Em­mons es­cri­be que ‘es­ta ac­ti­tud pro­du­ce re­sul­ta­dos po­si­ti­vos muy im­por­tan­tes: sa­tis­fac­ción, vi­ta­li­dad, fe­li­ci­dad, au­to­es­ti­ma, op­ti­mis­mo, es­pe­ran­za, em­pa­tía y de­seos de ofre­cer apo­yo emo­cio­nal y tan­gi­ble a otras per­so­nas’. Lo ha pro­ba­do el es­tu­dio ‘Co­rre­la­cio­nes neu­ro­na­les de la gra­ti­tud’, he­cho en 2015 por el De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia y di­ri­gi­do por Glenn Fox. Du­ran­te el mis­mo, in­du­je­ron es­te sen­ti­mien­to

Dar las gra­cias se con­vir­tió en un ac­to re­fle­jo, lo ha­ce­mos más de vein­te ve­ces al día, se­gún las es­ta­dís­ti­cas, ya sea en per­so­na, por men­sa­jes, por te­lé­fono.

en los par­ti­ci­pan­tes al tiem­po que su ac­ti­vi­dad ce­re­bral que­da­ba re­gis­tra­da en imá­ge­nes por re­so­nan­cia mag­né­ti­ca. Si la gra­ti­tud es per­ci­bi­da co­mo una emo­ción mo­ral, ex­pli­ca­ban, en­ton­ces la ex­pe­rien­cia de­be­ría aso­ciar­se con las zo­nas del ce­re­bro re­la­cio­na­das con el co­no­ci­mien­to mo­ral. Pe­ro, se­gún los au­to­res, las zo­nas que se ac­ti­va­ban, ‘so­bre to­do las si­tua­das en las re­gio­nes ven­tral y sub­ge­nual del cór­tex pre­fron­tal me­dio, son las que se aso­cian nor­mal­men­te con la re­com­pen­sa so­cial y los la­zos in­ter­per­so­na­les’. Ha­bía, pues, una re­la­ción en­tre el agra­de­ci­mien­to y el bie­nes­tar men­tal que pro­vo­can las emo­cio­nes po­si­ti­vas”.

Dar las gra­cias se con­vir­tió en un ac­to re­fle­jo, lo ha­ce­mos más de vein­te ve­ces al día, se­gún las es­ta­dís­ti­cas, ya sea en per­so­na, por men­sa­jes, por te­lé­fono. Es­ta es una cos­tum­bre li­ga­da a la edu­ca­ción y al don de bue­na gen­te, al pun­to que “des­gra­cia­do” es un in­sul­to o si­nó­ni­mo de per­so­na in­fe­liz.

Tam­bién se pu­so de mo­da con to­das las teo­rías del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo, los li­bros de au­to­ayu­da, el coaching, las téc­ni­cas de me­di­ta­ción, que nos in­vi­tan a to­mar con­cien­cia de lo que te­ne­mos, aquí y aho­ra, y de­jar de que­jar­nos por lo que no te­ne­mos, por lo que pa­só o no pa­só; agra­de­cer por lo bueno y tam­bién por lo ma­lo, por­que to­da ex­pe­rien­cia, po­si­ti­va o ne­ga­ti­va, in­clu­ye un apren­di­za­je.

AGRA­DE­CER INS­PI­RA A LOS DE­MÁS

El agra­de­ci­mien­to tam­bién ins­pi­ra en los de­más el sen­tir­se va­lio­sos. Po­ne en mar­cha una ca­de­na de ener­gía po­si­ti­va en aque­llos que sien­ten que lo que es­tán ha­cien­do es im­por­tan­te pa­ra al­guien, que sir­ve, que ayu­da, y to­do es­to des­en­ca­de­na sen­ti­mien­tos y ga­nas de se­guir ha­cien­do las co­sas bien, con pa­sión y ener­gía. El agra­de­ci­mien­to es­tá pre­sen­te en to­das las ci­vi­li­za­cio­nes, em­pre­sas y pro­yec­tos que pro­gre­san y lo­gran sus ob­je­ti­vos. Se ca­rac­te­ri­zan por lle­var co­mo ban­de­ra la ca­li­dad hu­ma­na va­lo­ran­do a sus in­te­gran­tes co­mo par­tes del to­do. Con­ti­núa di­cien­do el ar­tícu­lo: “Hay mu­cho de­trás de la gra­ti­tud. Un ca­so no­ta­ble es el de Doug Co­nant. En 2001, es­te eje­cu­ti­vo fue nom­bra­do pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de la co­no­ci­da em­pre­sa de so­pas Camp­bell’s, que no pa­sa­ba por su me­jor mo­men­to, ade­más de ha­ber per­di­do una gran cuo­ta de mer­ca­do y con su va­lor en bol­sa re­du­ci­do a la mi­tad en tres años, el per­so­nal es­ta­ba des­ani­ma­do y des­con­ten­to. Pa­ra le­van­tar el es­pí­ri­tu, Co­nant em­pe­zó una política de mo­ra­li­za­ción. To­dos los días es­cri­bía no­tas pa­ra agra­de­cer a al­gún em­plea­do un tra­ba­jo bien he­cho. No se tra­ta­ba de co­rreos elec­tró­ni­cos, sino pa­pe­les es­cri­tos y fir­ma­dos de su pu­ño y le­tra. En to­tal, cal­cu­la que re­dac­tó y en­vió más de 30.000 en los diez años que es­tu­vo en la em­pre­sa; cual­quier tra­ba­ja­dor de cual­quier par­te del mun­do, in­de­pen­dien­te­men­te de su ca­te­go­ría, po­día en­con­trar­se con una no­ta de agra­de­ci­mien­to de su pre­si­den­te. Ba­jo su li­de­raz­go, Camp­bell’s re­cu­pe­ró te­rreno y be­ne­fi­cios, pe­ro el epí­lo­go lle­gó en 2009, cuan­do su­frió un gra­ví­si­mo ac­ci­den­te de co­che. Los em­plea­dos de to­das las fá­bri­cas y ofi­ci­nas inun­da­ron su des­pa­cho con cartas y pos­ta­les desean­do su re­cu­pe­ra­ción. El mé­to­do de Co­nant fi­gu­ra en la web de la Har­vard Bu­si­ness School, y su crea­dor ac­tual­men­te cuen­ta con su pro­pia es­cue­la de li­de­raz­go: Co­nant Lea­ders­hip; pe­ro pro­ba­ble­men­te no es­pe­ra­ba una re­com­pen­sa tan cer­ca­na co­mo los bue­nos de­seos de tan­tos em­plea­dos”.

Po­de­mos to­mar es­ta política de mo­ra­li­za­ción

en cual­quier con­tex­to de nues­tras vi­das, en don­de vea­mos que fal­ta esa ener­gía y mo­ti­va­ción que so­lo la pue­de otor­gar el va­lor hu­mano, el que no se pue­de com­prar, el que no tie­ne va­lor de mer­ca­do, el que no lle­va más que unos mi­nu­tos de nues­tro tiem­po, un men­sa­je de tex­to, una lla­ma­da, una vi­si­ta, una ce­le­bra­ción pre­pa­ra­da o sor­pre­sa, pa­ra hon­rar a quie­nes más que­re­mos.

La ex­pe­rien­cia fes­ti­va des­pier­ta en el ser hu­mano di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes a par­tir de los ri­tua­les que en ella se vi­ven; la co­mu­nión al com­par­tir los ali­men­tos, el re­me­mo­rar un even­to del pa­sa­do, co­mo el aniver­sa­rio de nues­tra pa­re­ja, el día que na­cie­ron los hi­jos, aniver­sa­rio de nues­tros pa­dres, aniver­sa­rios la­bo­ra­les, lo­gros pro­fe­sio­na­les, o ha­ber sa­li­do de una en­fer­me­dad. Los even­tos que for­man par­te de nues­tra bio­gra­fía, que te­jen nues­tra iden­ti­dad y que los re­cor­da­mos con mú­si­ca, bai­les, jú­bi­lo, ale­gría y ma­gia, los ce­le­bra­mos co­mo un signo de es­pe­ran­za y de agra­de­ci­mien­to por lo que fue y por aque­llo que po­drá ser.

Co­mo la pa­la­bra “gra­cias” es­tá so­bre­uti­li­za­da y se ha con­ver­ti­do en un au­to­ma­tis­mo, es ne­ce­sa­rio to­mar con­cien­cia de que hay mo­ti­vos por los que se pue­de de­mos­trar sin­ce­ra gra­ti­tud. A ve­ces no bas­ta con un “gra­cias” ver­bal o es­cri­to, sino un ac­to. Ayu­dar a una ami­ga en al­gún te­ma en el que ten­ga­mos co­no­ci­mien­to, pres­tar ser­vi­cios o he­rra­mien­tas a al­guien que ne­ce­si­ta, ha­cer­lo sin es­pe­rar na­da, so­lo re­tri­bu­yen­do por aque­llo que al­gu­na vez esa per­so­na pu­do ha­ber he­cho por no­so­tros, o co­mo agra­de­ci­mien­to por su exis­ten­cia en nues­tras vi­das, con es­to qui­zá po­da­mos sal­dar aque­llos agra­de­ci­mien­tos que no pu­di­mos dar en su mo­men­to, o so­lo de­mos­trar gra­ti­tud por su vi­da.

SI NO TE NA­CE, NO LO HA­GAS

Por otro la­do, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que no siem­pre re­ci­bi­re­mos las gra­cias por to­do lo que ha­ga­mos por los de­más, lo que ha­ce­mos no de­be de­pen­der de esa re­tri­bu­ción, de lo con­tra­rio, so­lo es­ta­mos bus­can­do una con­tri­bu­ción emo­cio­nal, nar­ci­sís­ti­ca o his­té­ri­ca de “al­ma be­lla” (con­cep­to psi­coa­na­lí­ti­co que ex­pli­ca có­mo el neu­ró­ti­co nie­ga a me­nu­do su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad por lo que su­ce­de a su al­re­de­dor o co­mo en la his­te­ria, don­de pro­vo­ca una si­tua­ción de la que lue­go se que­ja o no se ha­ce car­go, de­seo de in­sa­tis­fac­ción) ejem­plo; ha­cer al­go por al­guien y lue­go re­cla­mar o que­jar­se por­que “no le agra­de­ció”, sa­bien­do que esa per­so­na no lo ha­ría, pe­ro igual lo ha­ce pa­ra ubi­car­se en lu­gar de víc­ti­ma y te­ner ar­gu­men­tos por los que que­jar­se.

Cual­quier co­sa o fa­vor que pres­te­mos de­be ser de co­ra­zón, sin es­pe­rar na­da a cam­bio, a pe­sar de que, por lo ge­ne­ral, las per­so­nas son agra­de­ci­das. No to­dos lo son, o no lo son siem­pre, nos bas­ta con sa­ber que he­mos he­cho al­go que, sa­bía­mos, era lo co­rrec­to y ne­ce­sa­rio.

Pa­ra aque­llos a los que les re­sul­ta un po­co ro­mán­ti­co (por no de­cir cur­si) to­do lo re­la­cio­na­do con adop­tar ac­ti­tu­des po­si­ti­vas u op­ti­mis­tas en la vi­da, pue­den op­tar por un pen­sa­mien­to más prag­má­ti­co y prác­ti­co a te­ner en cuen­ta, y sa­ber que agra­de­cer ac­túa co­mo ver­da­de­ra pro­fi­la­xis con­tra los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos y pe­si­mis­tas, lo que evi­ta la de­pre­sión y la amar­gu­ra en la vi­da, una mo­ti­va­ción per­so­nal pe­ro cier­ta, al mo­men­to de to­mar el es­ti­lo de vi­da “agra­de­ci­do” co­mo un ejer­ci­cio vi­tal, y que, si­mul­tá­nea­men­te, po­ten­cia nues­tras re­la­cio­nes con los de­más.

Sen­tir agra­de­ci­mien­to sin­ce­ro es un pri­vi­le­gio, por­que es dar re­co­no­ci­mien­to a al­guien que hi­zo al­go por no­so­tros y, co­mo di­ce la fra­se: “Lo que ha­ce­mos por no­so­tros mis­mos mue­re con no­so­tros. Lo que ha­ce­mos por otros y el mun­do per­ma­ne­ce y es in­mor­tal”. Y ese sen­ti­mien­to lo ce­le­bro con es­te gru­po her­mo­so de per­so­nas que dan vi­da a la re­vis­ta más ex­ce­len­te del país. ¡Gra­cias! ¡Fe­liz y agra­de­ci­da de co­ra­zón por for­mar par­te de High Class! ¡Fe­liz aniver­sa­rio! Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bí a ga­brie­la­cas­cob@hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.