Es­ce­na na­cio­nal: Ta­na Schém­bo­ri y Juan Car­los Ma­ne­glia

“Que­re­mos se­guir con­tan­do his­to­rias”

High Class - - CONTENIDO - Por Mariela García

El co­rrer de los años no hi­zo más que afian­zar su amor por el ci­ne. “Es­ta­mos más ma­du­ros, pe­ro se­gui­mos con el mis­mo en­tu­sias­mo”, di­ce Ta­na Schém­bo­ri, quien jun­to con Juan Car­los Ma­ne­glia aca­ban de es­tre­nar su se­gun­do lar­go­me­tra­je. Qué me­jor ma­ne­ra de ce­le­brar nues­tra edi­ción aniver­sa­rio que char­lan­do con dos de los rea­li­za­do­res au­dio­vi­su­laes más pro­me­te­do­res de nues­tro país, en uno de los me­jo­res mo­men­tos de su carrera.

Cin­co años atrás, la pe­lí­cu­la 7 ca­jas, la pri­me­ra de Juan Car­los Ma­ne­glia y Ta­na Schém­bo­ri, se es­tre­na­ba en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de San Se­bas­tián, Es­pa­ña, don­de ga­nó el pre­mio “Ci­ne en Cons­truc­ción”. Me­ses des­pués, ya en 2013, High Class en­tre­vis­tó a es­tos dos res­pe­ta­dos rea­li­za­do­res au­dio­vi­sua­les, quie­nes, en ese mo­men­to, nos ha­bla­ron del ca­mino re­co­rri­do des­de que se co­no­cie­ron, en la ple­ni­tud de su ju­ven­tud, has­ta ese en­ton­ces.

Hoy con Los bus­ca­do­res, su se­gun­da pe­lí­cu­la ya en car­te­le­ra, es im­po­si­ble no pre­gun­tar­les si al­gu­na vez se ima­gi­na­ron has­ta dón­de lle­ga­rían. “Vos sa­bés que sí”, res­pon­de Ta­na. “Siem­pre lo so­ña­mos con Juanca. Em­pe­za­mos ha­cien­do cor­tos, mi­ni­se­ries, se­ries, lo que nos dio mu­cha fuer­za pa­ra ha­cer lar­go­me­tra­jes, nues­tra ver­da­de­ra me­ta. Tar­da­mos 22 años en ha­cer el pri­me­ro, co­mo re­sul­ta­do de ese lar­go pro­ce­so. Aho­ra, ya con el se­gun­do, es co­mo de­cir: ¡qué in­creí­ble!”, di­ce en­tu­sias­ma­da.

Los rea­li­za­do­res aún no con­ver­sa­ron res­pec­to a un ter­cer y nue­vo pro­yec­to. “Creo que ella ya tie­ne unas ideas y yo otras”, di­ce Juanca, dan­do a en­ten­der, de pa­so, que el pró­xi­mo fil­me tra­ta­ría nue­va­men­te so­bre nues­tra reali­dad co­mo so­cie­dad. “Pa­ra­guay me ins­pi­ra mu­cho y me pa­re­ce que po­de­mos ser úni­cos con­tan­do al­go que nos per­te­ne­ce a no­so­tros, los pa­ra­gua­yos. Tam­bién pa­sa que hi­ci­mos tan po­co ci­ne que nos me­re­ce­mos en­con­trar nues­tra iden­ti­dad a tra­vés de es­to que ama­mos”, ase­gu­ra el di­rec­tor.

Pe­ro mi­ran­do nue­va­men­te ha­cia atrás, la pro­duc­to­ra y ci­neas­ta con­fie­sa: “Si vos me pre­gun­tás qué fue lo que cam­bió con es­tos años, te di­ría que es­ta­mos más ma­du­ros pe­ro con el mis­mo en­tu­sias­mo”, a lo que su co­le­ga y her­mano de vi­da agre­ga: “El ci­ne es tan im­pre­de­ci­ble que hay que dis­fru­tar ca­da eta­pa de lo que te to­que vi­vir, por­que lo que va a pa­sar des­pués con la pe­lí­cu­la na­die sa­be. De al­gu­na ma­ne­ra, con Los bus­ca­do­res fui­mos cons­cien­tes de eso. Apren­di­mos a dis­fru­tar del pro­ce­so y a en­ten­der tam­bién que ca­da lar­go­me­tra­je es dis­tin­to, con una ener­gía y un ca­rác­ter pro­pios”.

Fue­ron mu­chas las en­se­ñan­zas que les de­jó aquel pri­mer pro­yec­to –muy aplau­di­do tan­to por la crí­ti­ca co­mo por el pú­bli­co– que no du­da­ron en apli­car en es­ta se­gun­da vuel­ta. Pe­ro por so­bre­to­do, ella des­ta­ca el amor y la en­tre­ga de to­do el equi­po hu­mano con el que les to­có tra­ba­jar en am­bas rea­li­za­cio­nes. “Pa­ra pro­du­cir una pe­lí­cu­la es muy im­por­tan­te ser pro­fe­sio­nal, que es lo que ha­ce que ha­ya una in­dus­tria. Pe­ro más allá de eso, no hay que ol­vi­dar la pa­sión y el amor al ci­ne; que es lo que ha­ce que aguan­tes días de llu­via, frío y ca­lor. Que so­por­tes to­do”, cuen­ta.

Fren­te a las ad­ver­si­da­des que se les pre­sen­ta al mo­men­to de lle­var a ca­bo sus pro­yec­tos, ya sea pre­su­pues­to, fal­ta de re­cur­sos o in­clu­so el he­cho de que no con­tar en el país con una ley de ci­ne, Juanca con­si­de­ra pri­mor­dial res­ca­tar cons­tan­te­men­te el por­qué uno se en­cuen­tra en ese lu­gar. Él mis­mo se pre­gun­ta ¿por qué es­tá acá? Y se con­tes­ta: “Por­que creo en es­to. Por­que soy fiel a lo que de­ci­dí amar. Por­que me apa­sio­na con­tar his­to­rias”.

Jus­ta­men­te, así es co­mo am­bos se ven de aquí a otros 11 años más. “Que­re­mos se­guir con­tan­do his­to­rias”, re­pi­te Ta­na, no sin an­tes aña­dir que tam­bién les gus­ta­ría con­ti­nuar con la do­cen­cia. “No­so­tros te­ne­mos nues­tro Ta­ller In­te­gral de Ac­tua­ción (TIA), y en un fu­tu­ro nos lo ima­gi­na­mos con más ac­to­res, más gen­te es­tu­dian­do. Sue­lo de­cir­le a Juanca que cuan­do sea­mos vie­ji­tos va­mos a se­guir en­se­ñan­do. Es una la­bor que nos lle­na de sa­tis­fac­ción”, con­fie­sa Ta­na.

Lo cu­rio­so es que nin­guno de los dos se ima­gi­na de­jar de tra­ba­jar jun­tos. Él se to­ma un mo­men­to pa­ra con­tar que cuan­do te­nía 11 años le di­jo a su pa­pá que él que­ría ha­cer es­to por el res­to de su vi­da. “Hoy me sien­to co­mo un ca­ra­du­ra por­que nun­ca más pro­bé de­di­car­me a otra co­sa y, a la ho­ra de tra­ba­jar con Ta­na lo que me pa­sa es que nos apor­ta­mos tan­to mu­tua­men­te. Ella tie­ne la mis­ma pa­sión que yo y, al fi­nal, to­do se cen­tra en po­der en­con­trar al­guien con quien lo­grar una si­ner­gia tan her­mo­sa”, ase­gu­ra.

“Y es que nos co­no­ce­mos tan bien el uno al otro”, de­cla­ra ella, afir­man­do que jun­tos ya pa­sa­ron por di­ver­sas si­tua­cio­nes. “Tu­vi­mos mu­chas eta­pas, y hoy, al su­pe­rar­las to­das, bas­ta con una mi­ra­da pa­ra en­ten­der­nos. Pe­ro eso no quie­re de­cir que siem­pre es­ta­mos de acuer­do en to­do. La di­fe­ren­cia es­tá en que cuan­do eso pa­sa, lo charlamos y al­guien siem­pre tie­ne que ce­der. En mi ca­so, yo ce­do cuan­do me doy cuen­ta de que ha­cer­lo apor­ta­rá más a la his­to­ria”, fi­na­li­za

“En Pa­ra­guay hi­ci­mos tan po­co ci­ne que nos me­re­ce­mos en­con­trar nues­tra iden­ti­dad a tra­vés de es­to que ama­mos”, ase­gu­ra el di­rec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.