De­co­ra­ción: Ha­ble­mos de so­fás

CÓ­MO ELE­GIR AL REY DEL SA­LÓN

High Class - - CONTENIDO - Por Ga­brie­la Fa­ri­ña

Tes­ti­go y so­por­te de mo­men­tos de tum­bling, ma­ra­to­nes de pe­lí­cu­las con los ami­gos, ter­tu­lias fa­mi­lia­res, o sim­ple­men­te de má­gi­cas se­sio­nes li­te­ra­rias, el so­fá pro­ta­go­ni­za, in­dis­cu­ti­ble­men­te, uno de los cen­tros neu­rál­gi­cos del ho­gar. Por tal mo­ti­vo, su elec­ción se con­vier­te en una de­ci­sión cla­ve, pa­ra lo que con­vie­ne pres­tar aten­ción en la fir­me­za del mis­mo, el es­ti­lo y el ta­ma­ño que le pro­por­cio­na al sa­lón. An­tes del “sí, quie­ro”, lo ideal es ase­so­rar­se de ma­ne­ra ade­cua­da pa­ra acer­tar con la de­ci­sión. En es­ta sec­ción, com­par­ti­mos un re­per­to­rio de su­ge­ren­cias pa­ra dis­fru­tar có­mo­da­men­te de uno de los re­yes de la ca­sa.

¿Al­gu­na vez pen­sas­te cuán­tas ho­ras uno pue­de pa­sar sen­ta­do en el so­fá? Sus for­mas en­vol­ven­tes, la pin­ce­la­da de co­lor que con­ce­de y la ex­pec­ta­ti­va de re­lax que su­po­ne, su par­ti­ci­pa­ción en el con­jun­to, son con­di­cio­nes que con­vier­ten al se­ñor so­fá en el rey del sa­lón. Un buen si­llón de­be ser –al mis­mo tiem­po– atrac­ti­vo y re­sis­ten­te, con una es­truc­tu­ra que im­pri­ma ca­rác­ter y asien­tos cu­yos re­lle­nos ga­ran­ti­cen el con­fort desea­do. Pe­ro tam­bién de­be res­pon­der a de­ter­mi­na­das ne­ce­si­da­des es­pa­cia­les co­mo el ta­ma­ño y la dis­tri­bu­ción, a mo­do de ge­ne­rar una ar­mo­nio­sa con­vi­ven­cia con quie­nes lo van a uti­li­zar.

So­fá ca­ma, ti­po ches­ter­field, mo­du­lar, si­llón de una o más pla­zas, rin­co­ne­ro o chai­se lon­gue. De es­ti­lo clá­si­co o de cor­te con­tem­po­rá­neo, es­tas pie­zas se adap­tan a di­fe­ren­tes ti­pos de ho­ga­res, con la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar di­ver­sos aca­ba­dos o de­ta­lles a la me­di­da. En la va­rie­dad es­tá el gus­to. Sin du­da, se tra­ta de una de las ad­qui­si­cio­nes más me­di­ta­das, y es­tá co­rrec­to que así sea, por­que de acer­tar en la elec­ción de­pen­de pa­ra que sea un re­man­so de paz o, de lo con­tra­rio, un po­tro de tor­tu­ras. An­te la am­pli­tud de di­se­ños, ta­ma­ños y for­mas que ofre­ce el mer­ca­do, los es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan no guiar­se por el pri­mer mo­de­lo “que nos en­tre por los ojos”.

Es­ta pie­za de­be ser co­mo un tra­je a me­di­da, de ma­ne­ra que con el tiem­po y el pe­so so­por­ta­do, se va­ya adap­tan­do al cuer­po y a las cos­tum­bres del usua­rio, sin re­nun­ciar al con­fort. A mo­do orien­ta­ti­vo, se re­co­mien­da ana­li­zar el uso que va a te­ner, el nú­me­ro de pla­zas que se ne­ce­si­ta y si hay ni­ños en la ca­sa. En es­te ca­so, es pre­fe­ri­ble op­tar por una ta­pi­ce­ría la­va­ble o con tra­ta­mien­to an­ti­man­chas co­mo las de piel, las lo­ne­tas de al­go­dón, las che­ni­llas y las fi­bras sin­té­ti­cas, ya que se de­be con­tem­plar la po­si­bi­li­dad de “ac­ci­den­tes in­vo­lun­ta­rios”.

“Si bien los mo­de­los clá­si­cos siem­pre van a ser una apues­ta se­gu­ra, los so­fás de lí­neas rec­tas ti­po nór­di­co e ita­liano mues­tran una mo­da en al­za”, di­ce Ana Lorena Ló­pez, de­co­ra­do­ra y ase­so­ra de Qua­lity.

LA ES­CE­NA DEL REY

Por su si­lue­ta y su tex­tu­ra, es un ele­men­to su­ma­men­te afa­ble pa­ra el in­terio­ris­mo. En efec­to, es así. Pe­ro con ma­ti­ces, tal y co­mo nos co­men­ta Ana Lorena Ló­pez, de­co­ra­do­ra y ase­so­ra de Qua­lity: “El es­ti­lo del so­fá de­be­rá en­cua­drar­se a la de­co­ra­ción del es­pa­cio. Por tan­to, siem­pre se tra­ta de res­pe­tar el gus­to del pro­pie­ta­rio y te­ner una em­pa­tía en cuan­to a có­mo le gus­ta­ría sen­tir­se en el es­pa­cio a acon­di­cio­nar. Pa­ra las per­so­nas que pre­fie­ren lí­neas clá­si­cas, re­co­mien­do una pie­za gla­mo­ro­sa y ta­pi­za­da en una te­la li­sa y de to­nos neu­tros, mien­tras que pa­ra las per­so­na­li­da­des más atre­vi­das su­gie­ro la com­bi­na­ción de te­las li­sas con es­tam­pa­das, otor­gan­do pro­ta­go­nis­mo a al­gún co­lor ale­gre o im­pac­tan­te”.

Prác­ti­ca­men­te, to­da la or­na­men­ta­ción del am­bien­te gi­ra­rá al­re­de­dor del so­fá. En lo que res­pec­ta al co­lor, cuan­to más cla­ro, más li­ge­ro se­rá el am­bien­te en tér­mi­nos de vi­sua­li­za­ción. Adi­cio­nal­men­te, se pue­de co­lo­car co­ji­nes lla­ma­ti­vos y al­gún plaid que sin­to­ni­ce con la ga­ma cro­má­ti­ca de la es­tan­cia, pa­ra dar­le una no­ta de di­na­mis­mo. Lo fun­da­men­tal en la elec­ción de la co­ber­tu­ra del si­llón es su ca­pa­ci­dad de trans­pi­ra­ción, pues­to que es­ta va­ria­ble de­ter­mi­na­rá su re­sis­ten­cia. “Es pre­ci­so con­si­de­rar que los ta­pi­za­dos de al­cán­ta­ra (te­ji­dos que re­pe­len el agua) son de fá­cil ma­nu­ten­ción”, cer­ti­fi­ca la de­co­ra­do­ra de in­te­rio­res.

Pa­ra el si­llón cu­yo ar­ma­zón sea de ace­ro o de ma­de­ra ma­ci­za, el tiem­po jue­ga a su fa­vor, se­gún Ana Ló­pez: “En cuan­to a ca­li­dad se re­fie­re, los so­fás ame­ri­ca­nos son los re­yes del con­fort. Co­mo el mer­ca­do ame­ri­cano es muy exi­gen­te, los es­tán­da­res de fa­bri­ca­ción son muy ele­va­dos, por en­de, exis­ten si­llo­nes que pue­den du­rar to­da una vi­da”. Tam­bién, se de­be op­tar por mo­bi­lia­rios que ten­gan el plus de ma­xi­mi­zar el es­pa­cio, co­mo los so­fás mo­du­la­res que brin­dan la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar­se de di­fe­ren­tes mo­dos y adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des de los usua­rios, o aque­llos que in­clu­yan es­truc­tu­ras mul­ti­fun­cio­na­les, co­mo me­sas o ca­jo­nes si­tua­dos a lo lar­go y an­cho de la par­te in­fe­rior.

En cuan­to a las ten­den­cias de­co­ra­ti­vas que se afian­za­rán en los pró­xi­mos me­ses, la en­tre­vis­ta­da an­ti­ci­pa: “Si bien los mo­de­los clá­si­cos siem­pre van a ser una apues­ta se­gu­ra, los so­fás de lí­neas rec­tas ti­po nór­di­co e ita­liano mues­tran una mo­da en al­za. En cues­tio­nes de es­ti­los, no hay re­glas. Sin em­bar­go, las te­las en com­po­sé es­tán que­dan­do en un se­gun­do plano, por lo que tam­po­co es obli­ga­to­rio te­ner mo­de­los de si­llo­nes ge­me­los. Aho­ra las pro­pues­tas son más osa­das, ya que com­bi­nan so­fás de di­fe­ren­tes es­ti­los, co­lo­res y tex­tu­ras con si­llo­nes in­di­vi­dua­les, o pufs”. Se tra­ta de se­guir ten­den­cias, pe­ro con cohe­ren­cia ¿La cla­ve? Crear el equi­li­brio en­tre te­las y di­se­ños pa­ra dar­le un to­que de charm a la sa­la de es­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.