Coaching: La tec­no­lo­gía y vos

Co­nec­ta­te con­ti­go mis­mo pa­ra co­nec­tar­te con el otro

High Class - - CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psicóloga y coach on­to­ló­gi­co

Es­ta­mos en la era tec­no­ló­gi­ca, don­de los es­tí­mu­los vi­sua­les son pre­pon­de­ran­tes y cons­tan­te­men­te es­ta­mos es­ti­mu­la­dos por las pan­ta­llas: si no es el ce­lu­lar, es la compu­tado­ra, la ta­blet, el GPS o la TV. Vi­vi­mos en la nue­va co­nec­ti­vi­dad que nos em­pu­ja a postear cons­tan­te­men­te to­do aque­llo que pen­sa­mos, sen­ti­mos o ha­ce­mos, lo que nos lle­va a que, de al­gu­na ma­ne­ra, es­te­mos pen­dien­tes de las re­des so­cia­les, vi­vien­do así “vir­tual­men­te”. De he­cho, pa­ra mu­chas per­so­nas es­tar pre­sen­tes en las re­des so­cia­les es una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo vi­tal, ya que es sa­bi­do que se ven­de más en las re­des que en cual­quier otro me­dio del si­glo pa­sa­do.

Así tam­bién es­to nos lle­va a es­tar acos­tum­bra­dos a la in­me­dia­tez, a la ra­pi­dez de los re­sul­ta­dos o a las res­pues­tas de las ac­cio­nes que ha­ce­mos. Lo que a su vez nos ha­ce me­nos to­le­ran­tes a la frus­tra­ción, la pa­cien­cia, la es­pe­ra; cua­li­da­des que ne­ce­si­ta­mos ad­qui­rir­las, pues las co­sas bue­nas de la vi­da ge­ne­ral­men­te lle­van tiem­po.

Una usua­ria de las re­des so­cia­les me co­men­ta­ba días atrás: “Me sien­to atra­pa­da en el ce­lu­lar, si bien tra­ba­jo con es­to, es­toy pen­dien­te to­do el tiem­po”. Hay es­tu­dios que re­ve­lan que más del 60 % de la po­bla­ción mun­dial es­tá co­nec­ta­da per­ma­nen­te­men­te a las re­des so­cia­les. Es­ta es una co­ne­xión apa­ren­te por­que el es­tar on­li­ne no im­pli­ca es­tar re­la­cio­nán­do­nos con otro de ver­dad, sino que tam­bién pue­de lle­var­nos a la so­le­dad, la de­pre­sión o el ais­la­mien­to.

Una in­ves­ti­ga­ción he­cha a adul­tos re­ve­la que, al sa­lir de sus ca­sas, el 80 % de las per­so­nas se pue­den ol­vi­dar de la bi­lle­te­ra, la car­te­ra o al­gún ac­ce­so­rio, pe­ro el ce­lu­lar siem­pre lo lle­van con­si­go. Hoy por hoy, pa­ra al­gu­nos es co­mo una ex­ten­sión de la mano, un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra vi­vir.

De he­cho, la tec­no­lo­gía –co­mo to­da he­rra­mien­ta– es bue­na y pro­ve­cho­sa en la me­di­da en que se­pa­mos usar­la. Por lo tan­to, ra­di­ca en la li­ber­tad, la crea­ti­vi­dad y el cri­te­rio per­so­nal pa­ra que es­to así sea.

En­ton­ces, ¿có­mo nos co­nec­ta­mos? ¿Qué es es­tar pre­sen­te? ¿Có­mo po­de­mos ha­cer pa­ra es­tar cons­cien­tes de lo que ha­ce­mos y so­mos sin de­jar­nos apa­bu­llar por el ex­ce­si­vo uso de la tec­no­lo­gía? ¿Cuán­to del dis­fru­te de las ex­pe­rien­cias las de­jás pa­sar por tu pro­pio cuer­po vi­vien­do in­ten­sa­men­te sin ne­ce­si­dad de com­par­tir­lo en lo vir­tual? ¿Qué creés que es­tás bus­can­do o ne­ce­si­tan­do? ¿Es un me­dio de ex­pre­sión? ¿Es­tás que­rien­do au­men­tar tu au­dien­cia, bus­cás po­pu­la­ri­dad? ¿Es­tás lle­nan­do al­gún va­cío?

Si bien las re­des so­cia­les son el es­pa­cio pú­bli­co don­de nos vin­cu­la­mos (an­tes eran las pla­zas), va­le la pe­na ana­li­zar có­mo y pa­ra que lo ha­ce­mos. Vol­ver a co­nec­tar­nos con no­so­tros mis­mos, bus­car en­cuen­tros más ge­nui­nos y ver­da­de­ros que no sean so­lo a tra­vés de las pan­ta­llas, las cua­les no de­jan que po­da­mos ahon­dar en esa re­la­ción.

Es­tar pre­sen­tes im­pli­ca es­tar cons­cien­tes de quié­nes so­mos en es­te mo­men­to: qué pien­so, qué sien­to, qué de­seo, qué me emo­cio­na, qué ha­go. Es de­jar la au­to­ma­ti­za­ción pa­ra en­trar en un es­ta­do de ma­yor in­ten­si­dad y co­ne­xión con las ex­pe­rien­cias que vi­vo.

Sos­ten­go que va­mos adap­tán­do­nos a los cam­bios de es­ta nue­va era, va­mos cons­tru­yen­do jun­tos las me­jo­res prác­ti­cas de acuer­do a las reali­da­des que nos to­can vi­vir, pe­ro na­die tie­ne el ma­nual pa­ra ha­cer­lo sin erro­res; pues gra­cias a es­tos va­mos mo­di­fi­can­do nues­tras prác­ti­cas, y por en­de va­mos evo­lu­cio­nan­do.

Evo­lu­cio­ne­mos jun­to con la tec­no­lo­gía, si­ga­mos co­nec­tán­do­nos con no­so­tros mis­mos, ex­plo­ran­do nues­tro ser y si­ga­mos bus­can­do la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos, lo que se tra­du­ci­rá en la bús­que­da per­ma­nen­te de nues­tro cre­ci­mien­to per­so­nal

Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a da­ben­te@su­pe­rar­te.com.py

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.