Di­se­ño na­cio­nal: Adria­na Or­tiz

CUM­PLIEN­DO SUE­ÑOS

High Class - - CONTENIDO - Por Mariela García

Ha­ce sie­te años irrum­pió en el mun­do de los com­ple­men­tos de al­ta cos­tu­ra y prêt-à-por­ter con una ener­gía y una ori­gi­na­li­dad úni­cas. Dis­tin­gui­das crea­cio­nes se lu­cie­ron en va­rias de nues­tras pro­duc­cio­nes de mo­da. En es­ta edi­ción 120 de High Class, Adria­na Or­tiz vuel­ve a es­tar pre­sen­te, y es­ta vez co­mo una en­tre­vis­ta­da muy es­pe­cial. Mien­tras se en­cuen­tra in­mer­sa en­tre va­rios pro­yec­tos, nos cuen­ta so­bre sus ex­pe­rien­cias en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da. Mu­cho an­tes de de­di­car­se a la con­fec­ción ar­te­sa­nal de ac­ce­so­rios pa­ra no­vias, Adria­na Or­tiz era, co­mo mu­chas, una es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria. Ha­ce 11 años es­ta­ba cul­mi­nan­do la carrera de Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca, a la par que tra­ba­ja­ba en pro­yec­tos del área so­cial. Tam­bién se en­con­tra­ba pre­pa­ran­do lo que se­ría su via­je a Mé­xi­co DF, ciu­dad en la que vi­vió pa­ra con­ti­nuar con sus es­tu­dios.

Pe­ro no fue has­ta ha­ce un par de años, pre­ci­sa­men­te en 2010, cuan­do de­ci­dió ex­plo­rar un área com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Lo hi­zo con su pri­me­ra lí­nea de to­ca­dos que, re­cuer­da, tu­vo muy bue­na acep­ta­ción. A par­tir de allí, se en­fo­có más de­ci­di­da­men­te en es­te ru­bro.

Por eso, a la ho­ra de mi­rar pa­ra atrás y con­tem­plar to­do lo re­co­rri­do, co­men­ta: “Es­ta úl­ti­ma dé­ca­da me mos­tró el ca­mino de la cons­truc­ción de un pro­yec­to pro­pio de ne­go­cio, una ta­rea que de­man­da pa­cien­cia y per­se­ve­ran­cia, pe­ro que ter­mi­na ofre­cien­do re­com­pen­sas muy sa­tis­fac­to­rias, fru­to del es­fuer­zo per­so­nal”.

Asi­mis­mo, es­tos sie­te años en el mun­do del di­se­ño de to­ca­dos y ac­ce­so­rios de al­ta cos­tu­ra y prêt-à-por­ter, le en­se­ña­ron que es fun­da­men­tal en­ten­der que los gus­tos y las ten­den­cias es­tán en con­ti­nua evo­lu­ción. La cla­ve pa­ra man­te­ner­se es in­ves­ti­gar y no te­mer a in­no­var. Por eso, se con­si­de­ra en un per­ma­nen­te apren­di­za­je, “bus­can­do cons­tan­te­men­te in­cor­po­rar ele­men­tos y he­rra­mien­tas que me per­mi­tan ofre­cer al­go no­ve­do­so”, se­gún de­ta­lla.

Siem­pre se man­tie­ne al fren­te del ate­lier que lle­va su mis­mo nom­bre, en el que se de­di­ca a la con­fec­ción a me­di­da, y ade­más crea nue­vos pro­duc­tos, co­mo la lí­nea de jo­ye­ría con­tem­po­rá­nea, en lo que es­tá in­mer­sa ac­tual­men­te. Una se­rie que pró­xi­ma­men­te se co­mer­cia­li­za­rá en Bra­sil, Es­ta­dos Uni­dos y en el mer­ca­do eu­ro­peo. “Igual­men­te, es­toy crean­do una se­rie de pie­zas úni­cas en el mar­co de un nue­vo pro­yec­to per­so­nal, que se vin­cu­la a mi afi­ción por lo es­cul­tó­ri­co. Es un pro­ce­so que lle­va tiem­po, pe­ro que ya lo ten­go ini­cia­do”, agre­ga.

Ella tam­bién es pro­pie­ta­ria de la tien­da Ca­sa No­via, un ex­clu­si­vo es­pa­cio mul­ti­mar­cas don­de no­vias, ma­dri­nas e in­vi­ta­das pue­den en­con­trar pren­das, com­ple­men­tos y ac­ce­so­rios pa­ra el gran día. Por es­ta ra­zón es que uno de los tan­tos pro­yec­tos que tie­ne en men­te es po­ten­ciar su es­que­ma, “pa­ra que es­te mo­de­lo pue­da ser una fran­qui­cia a ni­vel lo­cal y, por qué no, in­ter­na­cio­nal”. Apun­tar con Ca­sa No­via al mer­ca­do del e-com­mer­ce es otro de sus ob­je­ti­vos a fu­tu­ro.

Adria­na con­si­de­ra que en nues­tro país la con­cep­ción so­bre la mo­da dio un gi­ro ex­tra­or­di­na­rio. “Por un la­do, no­so­tros los di­se­ña­do­res con­ta­mos aho­ra con un mer­ca­do más con­so­li­da­do, di­ver­so y abier­to al mun­do. Por otra par­te los con­su­mi­do­res de­man­dan ca­da vez ma­yor ca­li­dad y va­rie­dad, de­mos­tran­do un gus­to re­fi­na­do y cos­mo­po­li­ta, afín a las gran­des ten­den­cias a ni­vel mun­dial”, de­ta­lla.

Con es­ta cla­ra opi­nión, Adria­na de­ja en­tre­ver que no se cie­rra a la po­si­bi­li­dad de in­cur­sio­nar en otros sec­to­res del di­se­ño, en­tre los cua­les el de la in­du­men­ta­ria des­ta­ca co­mo una de sus pre­fe­ren­cias. Pe­ro más que na­da, se cen­tra en el pre­sen­te, siem­pre con el afán de se­guir crean­do y con­quis­tar al pú­bli­co con su im­pe­ca­ble gus­to. “In­ten­to apren­der de las vi­ven­cias po­si­ti­vas y de los erro­res, pa­ra pro­yec­tar­me de la me­jor ma­ne­ra ha­cia ade­lan­te”, con­clu­ye

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.