Ar­te: Fé­lix To­ran­zos

Un in­ven­tor de emo­cio­nes

High Class - - CONTENIDO - Por Mariela García

Es hoy uno de los más des­ta­ca­dos ar­tis­tas plás­ti­cos del país, y su ge­nio crea­ti­vo fue do­cu­men­ta­do por nues­tra re­vis­ta a lo lar­go de es­tos 11 años. De su pul­so es­pon­tá­neo, sus téc­ni­cas ar­tís­ti­cas y al­gu­nas de las ex­po­si­cio­nes que des­ta­can en su bio­gra­fía, re­me­mo­ra­mos con Fé­lix To­ran­zos sus ini­cios y, jun­tos, nos mos­tra­mos ex­pec­tan­tes a lo que ven­drá más ade­lan­te.

Des­de que pre­sen­tó su pri­me­ra mues­tra, en 1979, Fé­lix To­ran­zos no pa­ra. En High Class tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad en­tre­vis­tar­lo en dos mo­men­tos de su vas­ta carrera. La pri­me­ra vez fue en 2008, cuan­do charlamos con él so­bre Pie­zas de es­com­bros, una par­ti­cu­lar se­rie en la que com­bi­nó ob­je­tos re­cu­pe­ra­dos de vie­jas cons­truc­cio­nes con pin­tu­ras abs­trac­tas, re­mi­tién­do­nos así al con­cep­to de lo de­rrui­do y de lo que al­gu­na vez fue usa­do y lue­go desecha­do.

Aque­lla fue una en­tre­vis­ta en la que nos re­ve­ló có­mo su tra­ba­jo, en ese pre­ci­so mo­men­to, se es­ta­ba vol­vien­do más abs­trac­to. “Apar­te del atrac­ti­vo de la es­pon­ta­nei­dad y la li­be­ra­ción que me per­mi­te co­mo ar­tis­ta; lo abs­trac­to tam­bién tie­ne la ven­ta­ja de que la obra siem­pre que­da abier­ta a múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes”, nos di­jo To­ran­zos.

Trans­cu­rrió el tiem­po y lle­ga­mos has­ta el 2014. Re­des­cu­brien­do La Úl­ti­ma Ce­na fue la ex­po­si­ción que pre­sen­tó ese año, una re­lec­tu­ra al clá­si­co de Leo­nar­do Da Vin­ci que dio co­mo fru­to una sus pues­tas más per­so­na­les y re­pre­sen­ta­ti­vas, en la que com­bi­nó la téc­ni­ca grá­fi­ca con la di­gi­tal.

Le­jos de con­te­ner un men­sa­je re­li­gio­so o me­ta­fí­si­co, esa obra fue con­ce­bi­da más bien por su ca­rác­ter es­té­ti­co y por un in­te­rés par­ti­cu­lar en el Re­na­ci­mien­to, un mo­vi­mien­to cul­tu­ral muy li­ga­do a la for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria de To­ran­zos: la ar­qui­tec­tu­ra.

“Yo que­ría for­mar­me co­mo ar­qui­tec­to, y pa­ra apren­der a di­bu­jar mi pa­dre me en­vió a la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes. Así fue co­mo co­no­cí las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de la ex­pre­sión. Lo de ser ar­tis­ta vi­sual vino so­lo, y a buen tiem­po”, re­me­mo­ra en es­ta bre­ve con­ver­sa­ción, que gi­ra en­torno a sus ini­cios y su pro­yec­ción ha­cia el fu­tu­ro.

“To­do lo que soy aho­ra es pro­duc­to de una sor­pre­sa”, res­pon­de an­te la pre­gun­ta de si al­gu­na vez se ima­gi­nó el rum­bo que to­ma­ría su vi­da. El ha­ber po­di­do co­no­cer a mu­chos ar­tis­tas y tra­ba­jar en sus ta­lle­res le sir­vió pa­ra con­so­li­dar su téc­ni­ca, a la que de­fi­ne co­mo el “re­sul­ta­do de mu­chas ex­pe­rien­cias pic­tó­ri­cas y grá­fi­cas”.

En cuan­to a su vi­sión del ar­te, y có­mo es­ta se fue desa­rro­llan­do a tra­vés de los años, afir­ma con se­gu­ri­dad ple­na: “To­da la con­cep­ción del ar­te, y lo que te lle­va a la cons­truc­ción del mis­mo, siem­pre es­tá su­je­to a una evo­lu­ción dia­ria y sis­te­má­ti­ca. Mi cons­tan­cia en el tra­ba­jo crea­ti­vo es lo que me lle­va siem­pre a des­cu­brir una in­fi­ni­dad de opor­tu­ni­da­des. Los co­no­ci­mien­tos y los cam­bios se van ad­qui­rien­do, o se van dan­do a tra­vés de es­te cre­ci­mien­to”.

Y es que, en po­cas pa­la­bras, el ar­te pa­ra él es “una ne­ce­si­dad pal­pa­ble y emo­ti­va, que siem­pre es­tu­vo li­ga­da al ges­to uti­li­ta­rio. Eso es lo que ha­ce po­si­ble que to­da ne­ce­si­dad se vis­ta del con­cep­to crea­ti­vo de un ar­tis­ta”.

Cuan­do le plan­tea­mos a Fé­lix To­ran­zos la idea de co­la­bo­rar pa­ra es­te es­pe­cial aniver­sa­rio de High Class, no so­lo di­jo que sí ca­si al ins­tan­te, sino que ade­más reali­zó una in­ter­ven­ción que tie­ne mu­cho que ver con su obra grá­fi­ca.

Su tra­ba­jo con­sis­tió en con­ver­tir na­da más y na­da me­nos que nues­tra ta­pa en una pie­za ar­te, y pa­ra ello, el ar­tis­ta ob­ser­vó las fo­to­gra­fías se­lec­cio­na­das, or­de­nó sus ideas y plan­teó un sis­te­ma de co­lla­ge y trans­pa­ren­cias so­bre la ima­gen ele­gi­da.

No qui­si­mos de­jar pa­sar es­ta oca­sión sin pre­gun­tar­le cuán­do ve­ría­mos una nue­va ex­po­si­ción su­ya. Sin dar ma­yo­res de­ta­lles, ade­lan­tó que se en­cuen­tra pre­pa­ran­do una im­por­tan­te mues­tra so­bre su obra y sus co­lec­cio­nes. La mis­ma se inau­gu­ra­rá en di­ciem­bre, y du­ra­rá un año y cin­co me­ses. Pa­ra él, es­ta se­rá una ex­hi­bi­ción muy ín­ti­ma y es­pe­cial.

To­do es­to mien­tras cum­ple con sus res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo di­rec­tor del Mu­seo Pa­ra­gua­yo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo. Así tam­bién, ac­tual­men­te se en­cuen­tra pro­du­cien­do ex­po­si­cio­nes en el Mu­seo del Ba­rro y tra­ba­ja en ase­so­ría con sus com­pa­ñe­ros del Cen­tro de Ar­tes Vi­sua­les.

“Mi fu­tu­ro es tan real co­mo lo que soy hoy: un crea­dor. Un in­ven­tor de emo­cio­nes; y mi obra se apli­ca­rá ca­da vez más al uso co­ti­diano de la vi­da”, de­cla­ra, pre­di­cien­do de es­ta ma­ne­ra un por­ve­nir lleno de ex­pe­rien­cias nue­vas y crea­ti­vas. Fi­nal­men­te, afir­ma que el me­jor mo­men­to de su carrera es el pre­sen­te, “cuan­do uno es­tá en la me­sa de tra­ba­jo rea­li­zan­do la pró­xi­ma obra. Una obra lle­va a la otra, y ese es mi ca­mino: no pa­rar”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.