Se­xo: Men­ti­me que me gus­ta

Las men­ti­ras se­xua­les más fre­cuen­tes

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Eli­na von Dyck

Los in­ves­ti­ga­do­res di­cen que la ma­yo­ría de las per­so­nas mien­ten al me­nos una o dos ve­ces al día, y que las men­ti­ras más gran­des se las de­ci­mos a aque­llas per­so­nas a quie­nes más que­re­mos. No es de ex­tra­ñar que tam­bién min­ta­mos en la ca­ma. La ra­zón por la que lo ha­ce­mos es prin­ci­pal­men­te pa­ra no he­rir los sen­ti­mien­tos de nues­tra pa­re­ja y tal vez tam­bién un po­qui­to pa­ra ha­cer pa­re­cer a nues­tras vi­das se­xua­les un po­co más in­tere­san­tes de lo que en reali­dad son. A con­ti­nua­ción te pre­sen­ta­mos al­gu­nas de las men­ti­ras más co­mu­nes que se pro­nun­cian en la ca­ma.

“EL SE­XO CON­TI­GO SI­GUE SIEN­DO IGUAL DE EX­CI­TAN­TE QUE CUAN­DO NOS CO­NO­CI­MOS”

El tiem­po jun­tos ha­ce que las re­la­cio­nes se­xua­les me­jo­ren, que ha­ya más co­mu­ni­ca­ción, más in­ti­mi­dad, más co­mo­di­dad, así co­mo tam­bién au­men­ta el amor, el ca­ri­ño. Pe­ro de ahí a que la lla­ma si­ga tan ar­dien­te co­mo en los pri­me­ros tiem­pos ya es un cuen­to. La pa­sión ne­ce­si­ta no­ve­dad y ex­ci­ta­ción pa­ra en­cen­der­se.

Si bien hay si­tua­cio­nes, no­ches es­pe­cia­les, o nue­vas co­sas que uno va pro­ban­do que dan la sen­sa­ción de no­ve­dad y ayu­dan a sa­lir de la mo­no­to­nía, sus ce­re­bros ya re­co­no­cen ca­da cen­tí­me­tro del cuer­po de su pa­re­ja de años. Por lo ge­ne­ral, la ma­yo­ría de las pa­re­jas tran­si­tan el ca­mino de la pa­sión eró­ti­ca ha­cia una re­la­ción ín­ti­ma afec­tuo­sa y car­ga­da de se­gu­ri­dad emo­cio­nal. El se­xo no pue­de man­te­ner­se igual ya que con los años la di­ná­mi­ca de la re­la­ción, así co­mo no­so­tros, va cam­bian­do, a ve­ces de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria y otras pa­ra peor.

“TER­MI­NA­MOS JUN­TOS”

Es­to es tan di­fí­cil co­mo en­con­trar un león al­bino. La evi­den­cia cien­tí­fi­ca nos ha de­mos­tra­do que los or­gas­mos si­mul­tá­neos son muy ra­ros. Exis­ten va­rias ra­zo­nes pa­ra ello, sien­do la prin­ci­pal que las mu­je­res to­man mu­cho más tiem­po pa­ra al­can­zar el or­gas­mo que el hom­bre. Si bien es im­por­tan­te que am­bos al­can­cen el or­gas­mo, no es ab­so­lu­ta­men­te im­por­tan­te que lo ha­gan al mis­mo tiem­po.

“TE­NE­MOS SE­XO TO­DO EL TIEM­PO”

Es­to pue­de ser cier­to en las pa­re­jas nue­vas. Si bien mu­chas per­so­nas afir­man que tie­nen se­xo to­dos los días, hay en­cues­tas que afir­man que la fre­cuen­cia se­ma­nal de en­cuen­tros se­xua­les de una pa­re­ja es­ta­ble es de en­tre 1 y 2 ve­ces por se­ma­na.

“NO LE CUEN­TO SO­BRE NUES­TRAS IN­TI­MI­DA­DES A NA­DIE”

Pe­ro cla­ro que to­dos ha­bla­mos de nues­tros pro­ble­mas ín­ti­mos, in­clui­dos los pro­ble­mas se­xua­les. Ob­via­men­te no lo ha­ce­mos con to­do el mun­do, pe­ro to­dos te­ne­mos un con­fi­den­te, una per­so­na de con­fian­za que es­cu­cha sin juz­gar, o nos da bue­nos con­ce­jos, y que es su­ma­men­te dis­cre­to con nues­tros asun­tos.

Una en­cues­ta re­cien­te rea­li­za­da en Es­ta­dos Uni­dos arro­jó el re­sul­ta­do de que 63 % de los en­cues­ta­dos afir­ma­ban ha­ber con­fia­do a una ter­ce­ra per­so­na al­gún pro­ble­ma con su pa­re­ja, mien­tras que un 73 % afir­mó que una ter­ce­ra per­so­na les con­fió un pro­ble­ma ín­ti­mo.

“NUN­CA FINGÍ UN OR­GAS­MO”

Si un hom­bre lo di­ce, hay una gran chan­ce de que sea cier­to (si bien los hom­bres tam­bién pue­den fin­gir un or­gas­mo, es me­nos fre­cuen­te). Si es una mu­jer quien lo di­ce, lo más pro­ba­ble es que sea una men­ti­ra. Los hom­bres tie­nen or­gas­mos el 90 % de las ve­ces que tie­nen re­la­cio­nes ín­ti­mas, mien­tras que las mu­je­res so­lo el 25 %.

El se­xo no pue­de man­te­ner­se igual siem­pre ya que con los años la di­ná­mi­ca de la re­la­ción, así co­mo no­so­tros, va cam­bian­do, a ve­ces de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria y otras pa­ra peor.

“NUN­CA VI POR­NO­GRA­FÍA”

La ma­yo­ría de las per­so­nas se aver­güen­za de ad­mi­tir que ven por­no­gra­fía. Pe­ro los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas más re­cien­tes son con­tun­den­tes: el 98 % de los hom­bres y el 96 % de las mu­je­res han vis­to por­no­gra­fía en al­gún mo­men­to de sus vi­das.

“YO NO ME MAS­TUR­BO”

Si un hom­bre lo di­ce po­dría es­tar min­tien­do, sin em­bar­go a las mu­je­res se po­dría dar­les el be­ne­fi­cio de la du­da. El Es­tu­dio Kin­sey de 1950 re­ve­ló que el 92 % de los hom­bres se mas­tur­ban, com­pa­ra­dos al 58 % de las mu­je­res que lo ha­cen.

“NI SI­QUIE­RA SÉ USAR UN VIBRADOR”

Ca­da vez hay más mu­je­res usan­do vi­bra­do­res de ma­ne­ra ha­bi­tual (gra­cias en gran par­te a las dis­cre­tas ven­tas por in­ter­net y su en­mas­ca­ra­mien­to co­mo “ma­sa­jea­do­res”). Es­to es al­go muy po­si­ti­vo ya que las in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­can que las mu­je­res que usan ju­gue­tes se­xua­les tie­nen li­bi­dos más al­tos y al­can­zan más fá­cil­men­te el or­gas­mo.

“SO­LO FANTASEO CON TE­NER SE­XO CON­TI­GO”

Por lo ge­ne­ral, las fan­ta­sías tie­nen que ver más con per­so­nas o si­tua­cio­nes prohi­bi­das, no con la per­so­na que te­nés al la­do y a tu al­can­ce. Por es­te mo­ti­vo, es bas­tan­te se­gu­ro creer que cuan­do al­guien te di­ce es­to, te es­tá min­tien­do. Sin em­bar­go, es­to no quie­re de­cir que no fan­ta­seen so­bre te­ner se­xo con­ti­go. Es­to po­dría ser cier­to, pe­ro no to­das las ve­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.