Eco­no­mía: Mi­ni­ma­lis­mo fi­nan­cie­ro ro

De­ci­sio­nes au­tén­ti­cas y cohe­ren­tes ali­vian el es­trés

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a abock@su­pe­rar­te.com.py

Lle­gó el úl­ti­mo mes del año, mes de pro­me­sas y exi­gen­cias, de com­pras y alo­ca­das co­rri­das de úl­ti­ma ho­ra. Pa­re­cie­ra que di­ciem­bre es una bús­que­da cons­tan­te de sím­bo­los que nos ayu­den a sen­tir que el año, aun­que ha­ya pa­sa­do vo­lan­do, no pa­só en vano. Es sim­pá­ti­co, co­mo si qui­sié­ra­mos afe­rrar­nos a co­sas ma­te­ria­les pa­ra ali­viar el mie­do al pa­so del tiem­po.

Si bien en es­ta épo­ca del año es­te fre­ne­sí pue­de afec­tar­nos a to­dos –en me­nor o ma­yor gra­do–, lla­ma la aten­ción que ha­ya quie­nes, de cier­ta ma­ne­ra, vi­ven sus vi­das co­mo si ca­da fin de mes fue­ra di­ciem­bre, co­rrien­do y com­pran­do co­mo si el mun­do se aca­ba­ra pe­ro la pla­ta no. Bas­ta con ob­ser­var el mo­vi­mien­to en las ca­lles en torno al 30 de ca­da mes; y si cae vier­nes, peor.

Es­te ti­po de con­duc­ta tien­de a ser un há­bi­to, y con el tiem­po pue­de trans­for­mar­se en un pa­trón en torno al cual la vi­da en­te­ra se con­fi­gu­ra y se orien­ta ha­cia un so­lo fin: con­se­guir más di­ne­ro pa­ra po­der com­prar más.

Aun­que po­dría­mos creer que mien­tras las cuen­tas cie­rren no ha­brían mo­ti­vos pa­ra preo­cu­par­se, ne­ce­si­ta­mos co­no­cer las cau­sas y me­dir las con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo de man­te­ner una vi­da de gas­tos des­con­tro­la­dos.

CAU­SAS

En­tre un mon­tón de fac­to­res que in­flu­yen, hay una creen­cia en par­ti­cu­lar que alien­ta a bus­car te­ner más y más co­sas, y es aque­lla que en­vuel­ve nues­tro con­cep­to de fe­li­ci­dad: “Si ten­go es­to o aque­llo se­ré fe­liz, y cuan­to más, me­jor”. El pro­ble­ma con es­to es que la acu­mu­la­ción de co­sas, des­de ro­pas has­ta in­mue­bles, tam­bién trae con­si­go la res­pon­sa­bi­li­dad de ges­tio­nar­las, y por tal in­cre­men­ta tan­to el ni­vel de es­trés co­mo la ne­ce­si­dad de gas­tar más di­ne­ro, y se pa­sa mu­cho más tiem­po tra­tan­do de lo­grar un or­den.

En es­te sen­ti­do, con­si­de­ro ne­ce­sa­rio dis­tin­guir en­tre es­tar abier­tos a la abun­dan­cia –a re­ci­bir de la vi­da siem­pre más y lo me­jor de to­do– y la avi­dez in­sa­cia­ble que pue­de es­tar re­la­cio­na­da con un va­cío afec­ti­vo o emo­cio­nal.

DES­OR­DEN

A lo an­te­rior po­de­mos aña­dir que, cuan­do a la ho­ra de ha­cer com­pras el foco es­tá en la gra­ti­fi­ca­ción emo­cio­nal, se tien­de a des­cui­dar el sen­ti­do del or­den que se re­quie­re pa­ra evi­tar otros pro­ble­mas, co­mo la im­pun­tua­li­dad en los pa­gos, o in­clu­so pa­ra con­tro­lar que no nos co­bren dos ve­ces un mis­mo car­go. Re­sul­ta­do: más es­trés.

CUÁN­DO ME­NOS ES MÁS Y MÁS PUE­DE SER ME­NOS

A Wa­llis Sim­pson, cé­le­bre por ha­ber si­do la mu­jer a quien amó Eduardo VIII, se le atri­bu­ye una fra­se muy co­mún en­tre ri­cos y fa­mo­sos: “Nun­ca pue­des ser de­ma­sia­do ri­co ni de­ma­sia­do del­ga­do”. Pa­ra al­gu­nos po­drá te­ner sen­ti­do, sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia nos de­mues­tra que los ex­ce­sos no son sa­lu­da­bles, y por lo tan­to a ve­ces hay que sa­ber de­cir "no" y po­ner cier­tos lí­mi­tes pa­ra te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da. Pe­ro ojo, no se tra­ta de de­cir no a to­do lo que nos gus­ta, sino prin­ci­pal­men­te a aque­llas co­sas en las cua­les gas­ta­mos pre­sio­na­dos por el en­torno so­cial y que, o no son lo que real­men­te que­re­mos, o sim­ple­men­te es­tán fue­ra de nues­tro al­can­ce.

Tal vez sea por eso que hoy en día ha­ya ca­da vez más per­so­nas mi­ni­ma­lis­tas o que op­tan por es­ti­los de vi­da más sim­ples y me­nos es­tre­san­tes, va­lo­ran­do más el tiem­po que el di­ne­ro o las po­se­sio­nes.

Pue­de ser que mu­chos aún no es­tén lis­tos pa­ra ha­cer un cam­bio ra­di­cal en sus vi­das, pe­ro si apli­cá­ra­mos al­go de es­te mi­ni­ma­lis­mo qui­zá po­da­mos evi­tar vol­ver­nos lo­cos en los días que se vie­nen, y así pa­sar no so­lo un fin de año “fe­liz”, sino tam­bién vi­vir 365 días con más tran­qui­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.