El mun­do y sus es­qui­nas: Más amor mor

Epílogo de un 2017 agi­ta­do

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Bea Bo­sio

Sin dar­nos cuen­ta ya es di­ciem­bre, y el ba­lan­ce de fin de año nos de­ja un mun­do tu­mul­tuo­so, con ten­den­cias que creía­mos ha­ber su­pe­ra­do. Lue­go de la glo­ba­li­za­ción, pen­sá­ba­mos que las fron­te­ras ha­bían ter­mi­na­do. Que nos abría­mos al mun­do, que los lí­mi­tes se ex­pan­dían, que ha­bía nue­vos ho­ri­zon­tes en to­dos la­dos. Pe­ro en reali­dad, la ten­den­cia glo­bal se ha vuel­to más bien xe­nó­fo­ba de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da, vol­vien­do a un na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do. Los ata­ques te­rro­ris­tas, la cri­sis de los re­fu­gia­dos, la mi­gra­ción ma­si­va tie­ne asus­ta­do al mun­do que eli­ge ce­rrar fron­te­ras an­tes que abrir la mano. Tam­bién han so­bra­do los con­flic­tos in­ter­nos.

Mo­vi­mien­tos se­pa­ra­tis­tas, po­la­ri­za­ción y pe­leas en­tre her­ma­nos. Hay to­do un mo­vi­mien­to de no­ti­cias fal­sas lan­za­das a las re­des so­cia­les; so­mos la ge­ne­ra­ción del Fa­ce­book que asi­mi­la in­for­ma­ción sin con­fir­mar las fuen­tes, y es esa con­fu­sión, tan­tas ve­ces fo­men­ta­da por in­tere­ses po­lí­ti­cos, lo que tien­de a abru­mar­nos, a des­con­fiar y a se­pa­rar­nos.

De­fi­ni­ti­va­men­te, la em­pa­tía no es­tu­vo de mo­da en es­te 2017. Hay un mie­do ins­ta­la­do ha­cia lo dis­tin­to, ha­cia lo ex­tra­ño. El mun­do pa­re­ce via­jar a al­ta ve­lo­ci­dad ha­cia otros tiem­pos, y hay un de­ses­pe­ro ge­ne­ra­li­za­do por po­ner­le un freno a los inevi­ta­bles cam­bios. En­ton­ces re­sur­gen mo­vi­mien­tos dis­cri­mi­na­to­rios que ya creía­mos su­pe­ra­dos. La is­la­mo­fo­bia y los gru­pos de su­pre­ma­cía ra­cial an­dan ron­dan­do, los in­mi­gran­tes ile­ga­les se en­cuen­tran ca­da vez más de­sam­pa­ra­dos. Paí­ses que se hi­cie­ron con la di­ver­si­dad tra­ba­ja­do­ra que lle­gó a la Amé­ri­ca a bus­car nue­vos ho­ri­zon­tes, cam­bia­ron sus po­lí­ti­cas. Eu­ro­pa se sien­te ase­dia­da, y pri­man los ró­tu­los so­bre los ros­tros hu­ma­nos.

Sin­ce­ra­men­te, creo que na­die quie­re ser “ile­gal” o “re­fu­gia­do”. ¿Quién quie­re sa­lir de sus raí­ces y de­jar to­do por cau­sa de un con­flic­to so­cial, po­lí­ti­co o bé­li­co? Y cuan­do la mi­gra­ción se ha­ce inevi­ta­ble, uno quie­re lle­var­se aun­que sea un po­qui­to de iden­ti­dad a cues­tas, y eso tam­bién es re­cha­za­do.

Es­te año, en Hous­ton, me to­có con­ver­sar con un ta­xis­ta mu­sul­mán so­bre los es­te­reo­ti­pos re­li­gio­sos. De­cía él que los ex­tre­mis­tas ha­bían se­cues­tra­do la iden­ti­dad is­lá­mi­ca, que na­da te­nía que ver con los mi­llo­nes de prac­ti­can­tes pa­cí­fi­cos es­par­ci­dos por el mun­do. De igual ma­ne­ra, el odio de es­tos ex­tre­mis­tas a cier­tas po­lí­ti­cas ex­ter­nas de los Es­ta­dos Uni­dos, no re­pre­sen­tan el sen­tir de to­dos los nor­te­ame­ri­ca­nos, que fi­nal­men­te son los que ter­mi­nan pa­gan­do. El Orien­te y el Oc­ci­den­te es­tán en gue­rra, y el da­ño co­la­te­ral es tan masivo co­mo in­jus­to. Del re­la­ti­vis­mo que nos per­mi­tía in­ten­tar ver el mun­do des­de la vi­sión del otro, pa­sa­mos sin es­ca­las al blan­co o al ne­gro. En to­das las es­fe­ras. A ni­vel in­ter­na­cio­nal y do­més­ti­co.

En un gru­po de What­sApp, ha­ce un par de me­ses, aso­cia­ron al mo­vi­mien­to LGBT con prác­ti­cas de zoo­fi­lia y ne­cro­fi­lia (prác­ti­cas se­xua­les con ani­ma­les y con muer­tos, res­pec­ti­va­men­te). Cuan­do pre­gun­té –ex­tra­ña­da– de dón­de ha­bían sa­ca­do esa in­for­ma­ción, la fuen­te que me die­ron no te­nía nin­gu­na se­rie­dad pe­rio­dís­ti­ca o cien­tí­fi­ca. Pe­ro na­die se to­ma­ba el tiem­po de ave­ri­guar las fuen­tes in­for­ma­ti­vas. El de­ba­te es­ta­ba de­ma­sia­do cal­dea­do. Se ha­bía per­di­do la ca­pa­ci­dad de dis­tin­guir en­tre las pro­pues­tas reales y el ab­sur­do in­ven­ta­do. So­mos víc­ti­mas de la ma­ni­pu­la­ción de la in­for­ma­ción irres­pon­sa­ble, que se ha vuel­to ma­si­va con la fa­ci­li­dad de pro­pa­ga­ción de las re­des so­cia­les.

Que el mun­do que so­ña­mos pa­ra nues­tros hi­jos sea más hu­mano, más abier­to al diá­lo­go y en­fo­ca­do a so­lu­cio­nar pro­ble­mas reales, co­mo lo es el gran desafío del cam­bio cli­má­ti­co, que no dis­tin­gue ra­za, se­xo o re­li­gio­nes.

Es to­tal­men­te le­gí­ti­mo di­ver­gir en opi­nio­nes. Nos gus­te o no nos gus­te, el mun­do es­tá pla­ga­do de di­ver­si­dad, y es al­go na­tu­ral que en esa plu­ra­li­dad sur­jan fric­cio­nes. Fal­tan me­sas de de­ba­te a ni­vel glo­bal, con las di­ver­sas cri­sis que es­ta­mos atra­ve­san­do. Fal­ta en­con­trar un mo­de­lo nue­vo en diá­lo­gos que bus­quen pun­tos in­ter­me­dios. Fal­ta com­pro­me­ter­nos. Bus­car una voz con­ci­lia­do­ra que in­ten­te po­ner cor­du­ra en­tre la ne­ce­dad de los ex­tre­mos. Re­co­nec­tar­nos con los ve­ci­nos, no so­lo por al­gu­na ca­tás­tro­fe cli­má­ti­ca que nos her­ma­ne. Sino por­que al abrir los ho­ri­zon­tes es cuan­do na­ce la em­pa­tía.

Es ver­dad que el mun­do ci­ber­né­ti­co nos tie­ne ais­la­dos. Es un signo de nues­tro tiem­po, a es­tas al­tu­ras inevi­ta­ble. Pe­ro si va­mos a ser na­ve­ga­do­res de las re­des so­cia­les, mi­re­mos las fuen­tes de la in­for­ma­ción que nos lle­ga. Va­ya­mos has­ta el fon­do de la ver­dad de­trás de ca­da pos­tu­ra, de ca­da de­ba­te.

Es bien sa­bi­do a ni­vel mun­dial có­mo se hac­kean elec­cio­nes; có­mo se in­ven­tan his­to­rias que pro­pa­gan el mie­do –o el odio– pa­ra lo­grar la ad­he­sión de la gen­te que cree lo que lee; y có­mo se vo­ta –o se ad­hie­re– a lo que a cier­tos gru­pos eco­nó­mi­cos re­li­gio­sos o po­lí­ti­cos les con­vie­ne. Te­ne­mos que ga­nar­le de mano a quie­nes han coop­ta­do el in­men­so po­der de la in­for­ma­ción, pa­ra que en to­do ca­so nues­tros mie­dos, cuan­do los ha­ya, sean reales.

Que el mun­do que so­ña­mos pa­ra nues­tros hi­jos sea más hu­mano, más abier­to al diá­lo­go y en­fo­ca­do a so­lu­cio­nar pro­ble­mas reales, co­mo lo es el gran desafío del cam­bio cli­má­ti­co, que no dis­tin­gue ra­za, se­xo o re­li­gio­nes. Y que el 2018 nos en­cuen­tre más uni­dos en ca­da es­qui­na del mun­do. Hay una fra­se de Pa­blo Ne­ru­da de la que me adue­ña­ré pa­ra ce­rrar es­ta co­lum­na de di­ciem­bre: “Si na­da nos sal­va de la muer­te, al me­nos que el amor nos sal­ve de la vi­da”.

¡Fe­li­ces Fies­tas pa­ra to­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.