Edi­to­rial/ Staff

High Class - - HC/CONTENIDO -

Es­te año que em­pie­za a des­pe­dir­se me de­jó más en­se­ñan­zas de las que hu­bie­ra ima­gi­na­do. Ha­ce un año atrás, es­ta­ba es­cri­bien­do el edi­to­rial con una pan­za de 30 se­ma­nas, es­pe­ran­do a que Jo­sé Ig­na­cio lle­ga­ra pa­ra re­vo­lu­cio­nar­lo to­do. Y así fue. El desafío de ser ma­má lle­gó an­tes de lo es­pe­ra­do y con más sa­cri­fi­cios de los que me ima­gi­na­ba. Pe­ro si al­go apren­dí es­te año es que, jus­ta­men­te, to­do se apren­de, y que hay que apren­der a asu­mir las co­sas co­mo son, res­pi­rar y acep­tar lo que la vi­da nos pro­po­ne sin ofre­cer tan­ta re­sis­ten­cia. Apren­dí así que es es­ta la me­jor ma­ne­ra de an­dar. Du­ran­te el per­mi­so por ma­ter­ni­dad no pu­de des­co­nec­tar­me del to­do de High Class. El te­ner el chip ins­ta­la­do ha­ce 10 años ha­ce que uno no pue­da de­jar por com­ple­to el avan­ce del día a día. Pe­ro ahí es­ta­ban otra vez las gue­rre­ras, mis com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo que con­for­man el staff de la re­vis­ta, en­se­ñán­do­me nue­va­men­te otra lec­ción: na­die es im­pres­cin­di­ble. Y por unos me­ses pu­de re­la­jar­me y sa­ber que ca­da edi­ción es­ta­ba en las me­jo­res ma­nos, las de quie­nes con la mis­ma pa­sión y el mis­mo amor ha­cia High Class em­pu­ja­ron el ca­rro en­tre to­das. Apren­dí tam­bién que si uno va a tra­ba­jar con amor y pa­sión es­pe­ran­do los aplau­sos al fi­nal de ca­da en­tre­ga, ter­mi­na frus­trán­do­se. Uno tie­ne que tra­ba­jar por una sa­tis­fac­ción que ca­da uno sa­brá en su in­te­rior có­mo sen­tir­la. Por­que es­pe­rar el aplau­so del otro pue­de ser muy de­cep­cio­nan­te. Por eso, me pro­pu­se le­van­tar­me to­dos los días y pre­gun­tar­me si lo que es­toy ha­cien­do si­gue va­lien­do la pe­na. Mien­tras la res­pues­ta si­ga sien­do un sí ro­tun­do, se­gui­ré de­trás de es­te es­cri­to­rio es­cri­bien­do es­tas lí­neas, que no es ni más ni me­nos que des­nu­dar un po­co mi al­ma pa­ra vos, que es­tás del otro la­do, es­pe­ran­do te­ner es­ta edi­ción en tus ma­nos. Tam­bién fue un año de des­pe­di­das, de esas que te ca­lan hon­do, pe­ro que de­jan tan­tos re­cuer­dos im­bo­rra­bles y que so­lo es cues­tión de ape­lar a la me­mo­ria pa­ra vol­ver a sen­tir la gra­cia de ha­ber com­par­ti­do con esas per­so­nas, aun­que sea un tra­yec­to de la vi­da. Pe­ro so­bre to­do, fue un año don­de apren­dí a agra­de­cer. Por la fa­mi­lia, por los ami­gos, por los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, por el amor, por la vi­da. Por­que al fin y al ca­bo, cuan­do mi­ra­mos des­de otra pers­pec­ti­va, des­de otras reali­da­des, es cuan­do nos da­mos cuen­ta de lo di­cho­sos que so­mos, y a ve­ces ni nos da­mos cuen­ta. Brin­do con­ti­go por un 2018 car­ga­do de nue­vas ex­pe­rien­cias y nue­vas emo­cio­nes. Por nue­vos de­sa­fíos que nos alien­ten a se­guir cre­cien­do sin per­der nues­tra esen­cia y nues­tra pa­sión, que en de­fi­ni­ti­va son el com­bus­ti­ble im­pres­cin­di­ble pa­ra ser fe­li­ces en don­de nos to­que es­tar. ¡Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.