Editorial/ Staff

High Class - - CONTENIDO -

Co­mien­za un nue­vo año, y a mu­chos les aga­rra des­aper­ci­bi­do. Ha­cer ese cor­te pa­ra to­mar­se unos días y des­pe­jar la men­te ca­da vez se vuel­ve más fun­da­men­tal, por los tiem­pos que co­rren. La tec­no­lo­gía que nos ha sim­pli­fi­ca­do la vi­da en mu­chos as­pec­tos se ha vuel­to trai­cio­ne­ra, y en va­ca­cio­nes es fun­da­men­tal “po­ner­nos en off”, jus­ta­men­te pa­ra re­se­tear­nos y vol­ver a arran­car.

En es­tos me­ses, las re­des so­cia­les se vuel­ven un ca­tá­lo­go de des­ti­nos a co­no­cer, y a ve­ces por iner­cia no de­ja­mos ni un pai­sa­je sin “com­par­tir”, co­mo una ne­ce­si­dad in­na­ta que mu­chas ve­ces nos vuel­ve es­cla­vos del disfrute y nos con­di­cio­na a es­tar pen­dien­tes de la mi­ra­da del otro pa­ra po­der dis­fru­tar nues­tro pro­pio pre­sen­te.

Si ha­ce­mos el ejer­ci­cio de mi­rar a las per­so­nas ma­yo­res, quie­nes no es­tán ata­das a la tec­no­lo­gía, po­dría­mos ob­ser­var có­mo se vi­ve el ver­da­de­ro disfrute. Y la idea es con­ta­giar­nos un po­co de esa ana­lo­gía pa­ra vi­vir el pre­sen­te, sin es­tar pen­dien­tes de los li­kes o de la co­ne­xión a wi­fi.

An­tes, cuan­do bus­cá­ba­mos un si­tio de alo­ja­mien­to pa­ra va­ca­cio­nar en una ciu­dad le­ja­na, lo pri­me­ro que pre­gun­tá­ba­mos era su ubi­ca­ción, sus co­mo­di­da­des, su prac­ti­ci­dad. Hoy, lo pri­me­ro es pre­gun­tar si hay co­ne­xión a wi­fi y si la ope­ra­do­ra te­le­fó­ni­ca no te co­bra un extra por sa­lir del país.

A ve­ces no nos da­mos cuen­ta de cuán­to de­pen­de­mos de la tec­no­lo­gía has­ta que nos fal­ta. Has­ta que de­ci­di­mos co­rrer­nos de ese si­tio y ha­cer ese apa­gón tec­no­ló­gi­co tan ne­ce­sa­rio en nues­tra pro­pia vi­da, pa­ra en­con­trar­nos dis­fru­tan­do de un atar­de­cer sin flas­hes, de un li­bro que se va ajan­do a me­di­da que lo lee­mos, de un abra­zo eterno a quie­nes ama­mos, sin po­ses ni selfies, y de esas ri­sas que ha­cen do­ler la pan­za, que no ne­ce­si­tan fil­tros ni hash­tags.

Ha­ga­mos un off per­so­nal, re­se­teé­mo­nos, or­de­ne­mos prio­ri­da­des, que la vi­da se nos va mien­tras in­ten­ta­mos co­nec­tar­nos al wi­fi. Y que es­te nue­vo año nos en­cuen­tre en don­de quie­ra­mos es­tar, más ple­nos, más cons­cien­tes de nues­tra pro­pia vi­da, más co­nec­ta­dos, pe­ro con lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta, y que no se mi­de con un “me gus­ta”.

¡Fe­liz reini­cio!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.