Coaching: Sue­ños a con­quis­tar

Año nue­vo, me­tas nue­vas

High Class - - CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y coach on­to­ló­gi­co

Em­pie­za el ci­clo, em­pie­za el año. Lin­da opor­tu­ni­dad pa­ra dar ini­cio a to­do eso que desea­mos. To­dos te­ne­mos sue­ños, al­gu­nos lo iden­ti­fi­can más rá­pi­do que otros, pe­ro si bus­ca­mos bien, den­tro de ca­da co­ra­zón hay un mon­tón de sue­ños.

¿Cuá­les son los tu­yos? ¿Qué te mo­ti­va, te apa­sio­na? Si no tu­vie­ras que ga­nar di­ne­ro (por­que ya lo tie­nes ase­gu­ra­do), ¿qué ha­rías, a qué te de­di­ca­rías? ¿Qué co­sas aún te gus­ta­rían ex­pe­ri­men­tar en es­ta vi­da? Si fue­ras a mo­rir pron­to, ¿qué co­sas no de­ja­rías de ha­cer­las?

Ya lo de­cía Carl Sand­burg: “Na­da su­ce­de si pri­me­ro no ha ha­bi­do un sue­ño. Los sue­ños son el pun­to de par­ti­da. Pri­me­ro: son to­dos vá­li­dos, sim­ple­men­te por ser pro­pios de ca­da uno. Se­gun­do: es el ini­cio de gran­des co­sas”. ¿No te pa­só que es­cu­chas­te de­cir, o di­jis­te vos mis­mo?: “Al­gún día ten­dré tal co­sa”; es­ta ex­pre­sión de­ve­la una in­ten­ción, pe­ro eso no im­pli­ca la con­cre­ción.

Trans­for­mar los de­seos en me­tas es el pa­so si­guien­te, y las me­tas pre­ci­san de un plan de ac­ción pa­ra que se lle­ven a ca­bo. De es­ta ma­ne­ra se con­ver­ti­rán en proyectos. Proyectos que tie­nen fe­cha to­pe, ac­cio­nes con­cre­tas, y mu­chos as­pec­tos afec­ti­vos in­vo­lu­cra­dos co­mo de­ter­mi­na­ción, per­se­ve­ran­cia, en­fo­que, pa­cien­cia. De­pen­dien­do de la en­ver­ga­du­ra de ca­da pro­yec­to, es­tos se­rán de cor­to, me­diano o lar­go pla­zo, por lo que la mi­ra­da de­be ser in­te­gral pa­ra po­der con­cre­tar­los.

Pa­ra dar una aten­ción in­te­gral a tus proyectos, su­gie­ro es­tos pa­sos:

PO­NER­SE ME­TAS

Ha­cer una lis­ta es­cri­ta de to­dos los de­seos que ten­gas, lue­go ha­cer un ran­king de las mis­mas. Al­gu­nas quizá sean pri­me­ras por aña­di­du­ra; y otras, ten­drás que dar­le vos el lu­gar que que­rés que ocu­pen. Pa­ra po­der con­ti­nuar con ener­gía, es bueno ver los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos has­ta aquí. ¿Qué obs­tácu­los ya ven­cis­te y, a pe­sar de ellos, se­guís con el plan?

PERSEVERAR, NO CLAUDICAR

En to­dos los proyectos se pre­ci­sa de una con­cen­tra­ción y cons­tan­cia pa­ra lle­gar a los re­sul­ta­dos. Las co­sas bue­nas lle­van su tiem­po y de­di­ca­ción pa­ra go­zar del re­sul­ta­do con más in­ten­si­dad.

Si no hay una idea cla­ra de me­tas, o los sue­ños no son tan ní­ti­dos, una idea es pen­sar en las di­fe­ren­tes áreas de nues­tra vi­da pa­ra in­ter­ve­nir en ellas, por ejem­plo en el plano fí­si­co, es­pi­ri­tual, afec­ti­vo, fi­nan­cie­ro, la­bo­ral, fa­mi­liar y so­cial. Es de­cir, en es­tas áreas, ¿qué ten­go ga­nas de que me pa­se es­te año? ¿Qué es­toy dis­pues­to a ha­cer pa­ra que ha­ya cam­bios en es­tos es­pa­cios? ¿Quie­ro vi­vir­los de una ma­ne­ra di­fe­ren­te?

De es­ta for­ma ha­ce­mos que el año no sea un ci­clo au­to­má­ti­co de ver pa­sar las lu­nas, sino que le po­ne­mos in­ten­ción des­de el fon­do de nues­tro ser a ca­da se­gun­do que va­ya­mos a vi­vir; dán­do­le sen­ti­do a nues­tra la­bor co­ti­dia­na, a nues­tras de­ci­sio­nes y al es­ti­lo de vi­da que ele­gi­mos te­ner.

Ya sean sue­ños, me­tas, proyectos, ideas, as­pec­tos a me­jo­rar, te in­vi­to a que di­se­ñes la vi­da que que­rés lle­var y que, so­bre to­do, pue­das ver rea­li­zar­se tus sue­ños, re­cor­dan­do que ca­da uno es res­pon­sa­ble de lo que ha­ce­mos o de­ja­mos de ha­cer. ¡Sor­pren­de­le a es­te 2018!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.