El mun­do y sus es­qui­nas: La cien­cia de la fe­li­ci­dad

Re­so­lu­ción pri­me­ra pa­ra arran­car un buen año

High Class - - CONTENIDO - Por Bea Bo­sio

Co­mien­za un año nue­vo, un nue­vo ci­clo, y con él arran­ca ese sa­lu­do que es tan 31 de di­ciem­bre y prin­ci­pio de enero, cuan­do ve­mos a los ami­gos por pri­me­ra vez. “¡Fe­liz año!”, les de­ci­mos a to­dos pa­ra ce­le­brar­lo, ca­da quien con sus su­pers­ti­cio­nes, re­so­lu­cio­nes cons­cien­tes o in­cons­cien­tes que lle­var a ca­bo. Pe­ro más allá de lo que ca­da quien de­ci­da, en es­te enero, des­de nues­tra co­lum­na, nos abo­ca­mos al co­ra­zón de lo que im­pli­ca ese de­seo: la fe­li­ci­dad. ¿Có­mo de­fi­ni­mos un año fe­liz, y qué tan­to de­pen­de de no­so­tros esa fe­li­ci­dad que an­he­la­mos?

Ha­ce po­co en­con­tré en un es­tan­te del su­per­mer­ca­do un ejem­plar de la revista Ti­me, de­di­ca­do es­pe­cial­men­te a la “cien­cia de la fe­li­ci­dad y sus nue­vos des­cu­bri­mien­tos”. Una de las pre­mi­sas edi­to­ria­les de­cía: “En la ca­rre­ra por en­con­trar lo que real­men­te nos ha­rá fe­li­ces, de he­cho es­ta­mos coar­tan­do nues­tras chan­ces de lle­gar a ser­lo”. La gran obs­truc­ción –de acuer­do a la cien­cia de la fe­li­ci­dad– es que nun­ca es­ta­mos sa­tis­fe­chos.

La ma­yo­ría de los es­tu­dios se­ña­lan que, con re­la­ción al di­ne­ro, bus­car la bue­na vi­da en una tien­da, por ejem­plo, es un ejer­ci­cio ca­ro e inú­til. La gra­ti­fi­ca­ción del con­su­mo nun­ca tie­ne un efec­to du­ra­de­ro. El pri­mer pa­so pa­ra ser más fe­li­ces es la pre­sen­cia. Así de sim­ple y com­ple­jo co­mo sue­na. Uno de los gran­des obs­tácu­los pa­ra lo­grar es­ta pre­sen­cia es la in­va­sión de la tec­no­lo­gía, que ya no co­no­ce de­co­ro ni fron­te­ras. Lle­va­mos años per­di­dos en las pan­ta­llas bus­can­do la po­se per­fec­ta que re­gis­tre la fies­ta de fa­mi­lia, via­jan­do en re­des so­cia­les a otros even­tos, a otras fies­tas, de­jan­do en el ol­vi­do la nues­tra.

Re­gis­tra­mos en vi­deos los con­cier­tos, en vez de en­tre­gar­nos al pla­cer de la mú­si­ca. Com­par­ti­mos con su­pues­tos “ami­gos” de Fa­ce­book ca­da mo­men­to, en vez de dis­fru­tar de lo be­llo y efí­me­ro de ca­da uno de ellos. Ca­si to­dos, en al­gún mo­men­to, lo he­mos he­cho. Y ahí re­pro­ba­mos es­ta cien­cia que sos­tie­ne que al es­tar pre­sen­tes, en­tra­mos en un es­ta­do de fluir al­ta­men­te pro­duc­ti­vo, y eso nos da em­pa­tía y co­ne­xión con quie­nes com­par­ten con no­so­tros el día a día. El re­sul­ta­do es evi­den­te: las re­la­cio­nes mejoran a par­tir de esa pre­sen­cia, y eso es uno de los pre­dic­to­res más cer­te­ros del éxi­to y de la fe­li­ci­dad en es­ta vi­da.

Con­tra­rio a cier­tas creen­cias, la cien­cia de la fe­li­ci­dad ex­pli­ca que ca­da uno de no­so­tros tie­ne el con­trol so­bre su fe­li­ci­dad y bie­nes­tar fí­si­co mu­cho más de lo que ima­gi­na. ¿Por qué? Por­que son nues­tras de­ci­sio­nes las que de­ter­mi­nan nues­tros há­bi­tos, las que con­du­cen a un es­ta­do de bie­nes­tar –o ma­les­tar– ge­ne­ra­li­za­do. Y pa­ra que to­do es­to no sue­ne a cli­chés bien sa­bi­dos, voy a pa­sar a los nú­me­ros.

Se­gún una ta­bla nu­mé­ri­ca, hay una car­ga ge­né­ti­ca im­por­tan­te en la pro­pen­sión a ser fe­li­ces. Tan al­ta co­mo el 50 %. A es­to le si­gue el com­por­ta­mien­to. Es de­cir, las de­ci­sio­nes que nos lle­van a un es­ta­do de bie­nes­tar. So­lo el 10 % está aso­cia­do a cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas, co­mo el di­ne­ro o la be­lle­za.

¿Y cuá­les son los com­por­ta­mien­tos que pro­ba­da­men­te nos ayudan a ser fe­li­ces? Vea­mos:

DOR­MIR ME­JOR

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en 2014, la gen­te que con­si­gue des­can­sar tie­ne mu­cho más chan­ce de ob­te­ner un bie­nes­tar emo­cio­nal. La gen­te más fe­liz es la que duer­me al­re­de­dor de ocho ho­ras por no­che. No to­dos te­ne­mos ese pri­vi­le­gio, cla­ro. En los Es­ta­dos Uni­dos, so­lo el 42 % de los adul­tos lo lo­gran.

EJER­CI­TAR­SE

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca ayu­da a li­be­rar en­dor­fi­nas, que son la for­ma na­tu­ral de po­ner­nos de buen hu­mor. No so­lo a cor­to pla­zo. Hoy día, el ejer­ci­cio se ha con­ver­ti­do en una par­te es­tan­da­ri­za­da en los tra­ta­mien­tos de de­pre­sión, y co­mo man­te­ni­mien­to pa­ra evi­tar las re­caí­das.

AI­RE LI­BRE

Aun­que es cier­to que el sol ca­da vez está más da­ñino, una cier­ta ex­po­si­ción al mis­mo es pri­mor­dial pa­ra la sa­lud men­tal. El sol au­men­ta la sín­te­sis de se­ro­to­ni­na, que es un neu­ro­trans­mi­sor que ayu­da a re­gu­lar el hu­mor y a com­ba­tir la de­pre­sión y las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas.

CO­MER MÁS PESCADO

Apa­ren­te­men­te, el Ome­ga 3 que tie­nen los pe­ca­dos de agua fría ha si­do re­la­cio­na­do a la

El pri­mer pa­so pa­ra ser más fe­li­ces es la pre­sen­cia. Así de sim­ple y com­ple­jo co­mo sue­na. Uno de los gran­des obs­tácu­los pa­ra lo­grar es­ta pre­sen­cia es la in­va­sión de la tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.