Ar­te: Da­niel Ma­llor­quín

Dan­za de hu­mo e imágenes

High Class - - CONTENIDO - Por Ma­rie­la Gar­cía

Él pre­fie­re pre­sen­tar­se co­mo al­guien que fi­lo­so­fa con las ma­nos, an­tes que co­mo ar­tis­ta. Es que a Da­niel Ma­llor­quín le in­tere­sa, más allá del re­sul­ta­do es­té­ti­co de una obra, ad­qui­rir cier­to co­no­ci­mien­to so­bre có­mo em­plear un ma­te­rial, en­tre ellos, el fue­go y sus de­ri­va­dos.

Así tam­bién, la mul­ti­pli­ci­dad de lec­tu­ras que pue­da ad­qui­rir una pie­za es su com­bus­ti­ble pa­ra se­guir crean­do. El pin­tor Fran­cis Ba­con di­jo al­gu­na vez: “to­dos los co­lo­res coin­ci­di­rán en la os­cu­ri­dad”. No es que es­ta frase en par­ti­cu­lar ha­ya mo­ti­va­do a Da­niel Ma­llor­quín a em­pren­der su ca­rre­ra den­tro de las ar­tes vi­sua­les, pe­ro ex­pli­ca, en cier­ta ma­ne­ra, la mo­no­cro­mía pre­sen­te en sus obras. Y es que él op­ta por tra­ba­jar con el pig­men­to na­tu­ral de los di­ver­sos ma­te­ria­les que em­plea pa­ra lle­var­las a ca­bo. Hu­mo, car­bón, óxi­do, pól­vo­ra son so­lo al­gu­nos de ellos.

Pe­ro lo in­tere­san­te de su la­bor no se cen­tra so­lo en esa sin­gu­la­ri­dad, sino en có­mo su se­rie de cua­dros, lá­mi­nas y ob­je­tos in­ter­ve­ni­dos son pro­duc­to de una in­ves­ti­ga­ción, que a su vez de­ri­va de un de­seo de des­cu­brir có­mo reac­cio­nan es­tos ele­men­tos an­te di­fe­ren­tes es­tí­mu­los. “La cu­rio­si­dad es par­te del ser hu­mano, es al­go in­trín­se­co. En mi ca­so, bus­co tra­ba­jar con me­nos ele­men­tos y ge­ne­rar con ellos ma­yor re­sul­ta­do. Em­pleo re­cur­sos co­ti­dia­nos que es­tán a mi al­can­ce, con los que me pue­do equi­vo­car. Mis tra­ba­jos es­tán lle­nos de erro­res, pe­ro esos erro­res son los que le apor­tan iden­ti­dad a lo que quie­ro y es­toy ha­cien­do”, ex­pli­ca Da­niel so­bre la con­cep­ción que él tie­ne so­bre su ar­te, des­de su ta­ller y es­pa­cio ex­po­si­ti­vo.

Allí nos cuen­ta que na­ció en Asun­ción en 1984, y aun­que di­bu­ja des­de que tie­ne me­mo­ria, no fue sino has­ta 2007 que em­pe­zó

a de­di­car­le más tiem­po a su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca, lle­gan­do ya en 2009 a tra­ba­jar sis­te­má­ti­ca­men­te en es­to que le apa­sio­na, aun­que se si­gue con­si­de­ran­do au­to­di­dac­ta. Tan so­lo un año des­pués re­ci­bió una men­ción es­pe­cial del pre­mio Hen­ri Ma­tis­se (2010), del cual fue ga­na­dor en 2013. Gra­cias a es­to, ob­tu­vo una re­si­den­cia ar­tís­ti­ca en Pa­rís.

Lo que a Ma­llor­quín en ver­dad le in­tere­sa es ex­traer de la co­ti­dia­nei­dad cier­tos ele­men­tos y co­lo­car­los en otro con­tex­to, otor­gán­do­le un nue­vo sig­ni­fi­can­te. Es así co­mo con­si­de­ra que, más que ar­te, lo que ha­ce se com­pa­ra con la ta­rea de un ma­te­má­ti­co re­sol­vien­do una ecua­ción pa­ra en­con­trar un re­sul­ta­do que, en su ca­so, son ejer­ci­cios con de­ri­va­cio­nes vi­sua­les.

“Hoy en día hay mu­chos ar­tis­tas, pe­ro no sé si sea tan fá­cil ser­lo. El ar­te es más que téc­ni­ca, ya que es­ta es so­lo una he­rra­mien­ta más. Por eso, más que un ar­tis­ta, yo me con­si­de­ro al­guien que fi­lo­so­fa con las ma­nos. Una es­pe­cie de afi­cio­na­do que tra­ba­ja en re­plan­tear las imágenes con lo que hay. Se­ría ri­dícu­lo afir­mar que ge­ne­ro imágenes cuan­do hoy en día es­ta­mos sa­tu­ra­dos de ellas, y que prác­ti­ca­men­te to­do está he­cho”, confiesa.

De ahí pro­vie­ne su in­ten­ción de re­uti­li­zar, val­ga la re­dun­dan­cia, ma­te­ria­les e imágenes pa­ra co­mu­ni­car co­sas nue­vas por­que, tam­bién

‟Em­pleo re­cur­sos co­ti­dia­nos que es­tán a mi al­can­ce, con los que me pue­do equi­vo­car. Mis tra­ba­jos es­tán lle­nos de erro­res, pe­ro esos erro­res son los que le apor­tan iden­ti­dad a lo que quie­ro y es­toy ha­cien­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.