SAN FRAN­CIS­CO

High Class - - HC/DESTINOS -

En los úl­ti­mos tiem­pos, Ins­tra­gram se ha con­ver­ti­do en un cóm­pli­ce de via­jes. Al mo­men­to de pla­ni­fi­car tus va­ca­cio­nes, es­te si­tio te per­mi­te ex­plo­rar pai­sa­jes idí­li­cos con so­lo ha­cer scroll en la pan­ta­lla y se­guir di­fe­ren­tes hash­tags. En ese sen­ti­do, la Cos­ta Oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos aca­pa­ra to­dos los flas­hes. Sea cual sea la pers­pec­ti­va, es­te pri­vi­le­gia­do rin­cón del pla­ne­ta cuenta con pos­ta­les de pe­lí­cu­la que despiertan las ga­nas de via­jar y dis­fru­tar de lo que ofre­ce en vi­vo y en di­rec­to. Sin lu­gar a du­das, es un pai­sa­je idí­li­co des­ti­na­do a en­gro­sar las pu­bli­ca­cio­nes en es­ta fa­mo­sa red so­cial. Apun­tá es­tas ideas, pre­pa­ra­te pa­ra la llu­via de co­ra­zo­nes que van re­ci­bir tus fotos y, so­bre to­do, pa­ra dis­fru­tar de la aven­tu­ra au­tén­ti­ca­men­te far west. “Si vas a San Fran­cis­co, ase­gu­ra­te de usar flo­res en tu ca­be­llo. Si vas a San Fran­cis­co, vas a co­no­cer a gen­te muy ama­ble ahí”, re­za par­te de la cé­le­bre can­ción que Scott Mc­ken­zie in­ter­pre­ta­ba en la dé­ca­da de los 60, que al pa­re­cer si­gue sien­do uti­li­za­da co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra la ciu­dad más eu­ro­pea de los Es­ta­dos Uni­dos. Hay quie­nes pre­fie­ren arran­car el re­co­rri­do des­de es­te pun­to pa­ra te­ner el mar a uno de los la­dos y, de fon­do, las in­con­fun­di­bles to­rres ro­ji­zas del Gol­den Ga­te, más co­no­ci­do co­mo el puen­te im­po­si­ble, el de las mil fotos.

Pa­ra re­ve­lar sus se­cre­tos me­jor guar­da­dos, hay que su­bir una cues­ta que pa­sa por el Gol­den Ga­te Vi­si­tors Pla­za, don­de uno pue­de pro­fun­di­zar la ri­que­za de su his­to­ria. Pa­ra cru­zar­lo, sin em­bar­go, se re­co­rre a pie o en bi­ci, en sus res­pec­ti­vas sen­das, de mo­do a ex­pe­ri­men­tar las vi­bra­cio­nes de los au­tos que pa­san a al­ta ve­lo­ci­dad. Tam­bién es­tá la po­si­bi­li­dad de de­te­ner­se en el cen­tro, pa­ra apre­ciar del es­pec­tácu­lo que brin­da el sol cuan­do cae so­bre el océano e inun­da con su luz do­ra­da la bahía, la is­la de Al­ca­traz en me­dio y la ciu­dad, a lo le­jos, ba­jo las nubes. Des­de cual­quie­ra de sus án­gu­los, las vistas son glo­rio­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.