LAS VEGAS

High Class - - HC/DESTINOS -

¡Wel­co­me to fa­bu­lous Las Vegas! Di­ver­sión, shows, per­for­man­ces y to­do lo que se pue­dan ima­gi­nar. Las lu­ces de neón son par­te del cie­lo. Así es la ciu­dad que nun­ca duer­me, don­de el prin­ci­pal atrac­ti­vo es la fa­mo­sa Las Vegas Strip. En es­ta ca­lle se en­cuen­tran los ho­te­les, ca­si­nos y cen­tros co­mer­cia­les más co­no­ci­dos y, por en­de, más fo­to­gra­fia­dos. Un plan obli­ga­to­rio en la ho­ja de ru­ta por la me­ca del jue­go, ade­más de las apues­tas, es vi­si­tar la High Ro­ller, que con sus 167,6 me­tros de al­tu­ra, es con­si­de­ra­da la rue­da de la for­tu­na más al­ta del mun­do.

No to­do lo que pa­sa en las Vegas se que­da en las Vegas. Es­te des­tino ins­ta­gramea­ble es, an­te to­do, un lu­gar in­dis­cre­to, en el que se van des­cu­brien­do ca­da vez más e in­só­li­tos atrac­ti­vos, en la me­di­da que se tran­si­ta por sus ca­pri­cho­sas ca­lles. Es una tram­pa pa­ra que el via­je­ro no de­je nin­gu­na fo­to al azar. Aquí to­do pue­de pa­sar. Con de­cir que has­ta los lu­ga­re­ños ha­cen su partida, sa­can­do fotos a cam­bio de pro­pi­na. Co­mo si de un jue­go se tra­ta­se, na­die se pue­de ir de es­te lu­gar sin ha­ber apos­ta­do, aun­que sea un dó­lar. Al fi­nal, no to­do es des­con­trol, tie­ne un le­gen­da­rio letrero que des­pi­de a los vi­si­tan­tes con un acer­ta­do con­se­jo: “Con­duz­ca con cui­da­do, re­gre­se pron­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.