Coaching: Un amor que te quie­ra bien ien

Amar es al­go her­mo­so, pe­ro no es su­fi­cien­te

High Class - - HC/CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y coach on­to­ló­gi­co

En el mes de los enamo­ra­dos, no me mo­ti­va pen­sar en lo frí­vo­lo y efí­me­ro del acon­te­ci­mien­to en sí, sino, al con­tra­rio, creo que es opor­tuno el mo­men­to pa­ra pen­sar en se­rio so­bre es­te gran te­ma que nos ocu­pa la vi­da: el amor.

Des­de el coaching, el amor es una de las declaraciones fun­da­men­ta­les que, jun­to con otras más, to­das las per­so­nas te­ne­mos ge­nui­na­men­te ne­ce­si­dad de ex­pre­sar. Es de­cir, por na­tu­ra­le­za ve­ni­mos del amor y so­mos amor. Ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos ama­dos, y ne­ce­si­ta­mos tam­bién dar amor.

Co­mo to­do en la vi­da, el opues­to siem­pre es­tá presente. Y sa­be­mos que el desamor (pa­ra no lla­mar­lo vio­len­cia) es­tá y es­ta­rá presente, por­que es par­te tam­bién de nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Es­tá en no­so­tros ape­gar­nos a ma­ne­ras de ser y ac­tuar amo­ro­sas, con­tro­lan­do así la vio­len­cia in­trín­se­ca que te­ne­mos. En otras palabras, a de­jar­nos sen­tir y lle­var por ese amor pu­ro que so­mos, y así po­der ex­pre­sar­nos de es­ta ma­ne­ra con más fre­cuen­cia, evi­tan­do la vio­len­cia que tan­to da­ño nos ha­ce.

“De­seo ten­gas un amor que te quie­ra, y que te quie­ra bien” es un di­cho bas­tan­te co­mún de nues­tras ma­dres. “Que te quie­ra bien”, es­to sig­ni­fi­ca que no to­dos los amo­res son sa­nos, fruc­tí­fe­ros y po­si­ti­vos; por eso, con­si­de­ro que el que te quie­re bien de­be a la vez te­ner la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sar que:

acep­ta quien sos y quien vas sien­do. Bus­ca tu me­jor ver­sión y te la ha­ce sa­ber. No impone, su­gie­re;

bus­ca tu pro­tec­ción, te de­fien­de y ha­bla de lo me­jor de ti, a so­las o fren­te a otros. No te eti­que­ta, te va­lo­ra;

Amar bien es un apren­di­za­je. Si bien na­ce­mos y so­mos amor, de­pen­de­mos de las car­gas ge­né­ti­cas y am­bien­ta­les que nos de­ter­mi­nan.

TE RES­PE­TA; TE CUI­DA; ES FE­LIZ VIÉNDOTE FE­LIZ;

el que te quie­re de ver­dad go­za viéndote fe­liz, acep­tan­do tus gus­tos y elec­cio­nes. No obli­ga, sino que re­co­no­ce;

TE AYU­DA A CRE­CER;

un buen amor es quien te ha­ce de espejo y te mues­tra el la­do os­cu­ro que tie­nes. De una ma­ne­ra aser­ti­va, pue­de re­ve­lar­te lo que po­dés su­pe­rar o cam­biar, siem­pre pa­ra avan­zar. No se apre­su­ra, te es­pe­ra;

PRO­MUE­VE UNA RE­LA­CIÓN DE A DOS;

en la que se pro­cu­ra con­vi­vir con las lu­ces y som­bras de am­bas par­tes. No se cul­pa, sino que se acuer­da.

Es­tas ma­ne­ras de “amar bien” re­quie­ren de una ma­du­rez pro­pia de ca­da uno de los in­te­gran­tes de la pa­re­ja. Tam­bién de­man­da for­ta­le­za y pa­cien­cia, pues es un pro­ce­so de cons­truc­ción per­so­nal que re­per­cu­te no so­lo en la per­so­na sino tam­bién en la pa­re­ja mis­ma. Pa­ra po­der re­ci­bir, hay que dar. El ini­cio em­pie­za por la au­to­re­fle­xión so­bre uno mis­mo, ana­li­zan­do qué doy, qué ins­pi­ro, qué trans­mi­to, qué co­mu­ni­co; sin des­cui­dar los va­lo­res y prin­ci­pios en los cua­les me ba­so, ya que son los pi­la­res de mi ser.

Sa­be­mos que no ne­ce­si­ta­mos en­con­trar nues­tra otra mi­tad, por­que so­mos per­so­nas ín­te­gras y com­ple­tas, que ele­gi­mos li­bre­men­te a otro ser pa­ra com­par­tir y vi­vir des­de el amor.

Si es­ta­mos en pa­re­ja es pa­ra ser fe­li­ces con y jun­to a ella, bus­car que la re­la­ción sea así de po­si­ti­va pa­ra am­bos; por lo tan­to, el cui­da­do es res­pon­sa­bi­li­dad de los dos. Si hay do­lor o su­fri­mien­to, es un sín­to­ma im­por­tan­te de alar­ma que re­quie­re ac­cio­nes y de­ci­sio­nes con­cre­tas que se ne­ce­si­tan to­mar; de lo con­tra­rio, la pa­re­ja pue­de aca­bar.

Amar bien es un apren­di­za­je. Si bien na­ce­mos y so­mos amor, de­pen­de­mos de las car­gas ge­né­ti­cas y am­bien­ta­les que nos de­ter­mi­nan, y cuan­do por vo­lun­tad pro­pia de­ci­di­mos avan­zar en es­tas ma­ne­ras de ex­pre­sión, po­de­mos cre­cer en nues­tra ca­pa­ci­dad de amar, en­ta­blan­do así re­la­cio­nes amo­ro­sas que nos ele­ven es­pi­ri­tual y emo­cio­nal­men­te.

El amor es la ba­se de to­do. Re­cuer­da amar de ver­dad, y en­cuen­tra a la per­so­na que ha­ga lo mis­mo con­ti­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.