El mun­do y sus es­qui­nas: PD: te amo mo

(Cartas de amor his­tó­ri­cas)

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Bea Bo­sio

“Ya na­die es­cri­be cartas”, me di­jo una ami­ga ha­ce po­co, re­cor­dan­do mi afi­ción a ellas, cuan­do em­pe­za­ba mi odi­sea de re­co­rrer el mun­do an­tes de la in­me­dia­tez del What­sApp te­le­grá­fi­co y los abre­via­dos co­rreos elec­tró­ni­cos. Ten­go co­rres­pon­den­cia guar­da­da de aque­llos tiem­pos de mi tem­pra­na ado­les­cen­cia: al­gún recorte de dia­rio con la fo­to del chi­co que me gus­ta­ba, ad­he­ri­do a una no­ta que me man­dó una ami­ga al in­vierno cruel de Mas­sa­chu­setts. Lo que que­da de un jaz­mín de la ca­sa de mi abue­la en una mi­si­va de mi pa­dre, en­via­da al otro la­do de los An­des.

Ac­tual­men­te el co­rreo pos­tal per­dió to­do el al­can­ce hu­mano que te­nía, y se li­mi­ta a la abu­rri­da ta­rea de en­viar fac­tu­ras: nu­me­ro­lo­gía te­dio­sa en un ba­lan­ce don­de ganó la tec­no­lo­gía. Hoy en­cuen­tro pla­cer en leer cartas de gran­des per­so­na­jes de la his­to­ria, en una suer­te de vo­yeu­ris­mo epis­to­lar, que me per­mi­te lle­gar a lo más ín­ti­mo y pro­fun­do de la co­ti­dia­nei­dad de quie­nes de­ja­ron un le­ga­do im­por­tan­te al mun­do.

Ha­ce po­co leía por ejem­plo, que An­toi­ne de Saint-Exu­péry, au­tor de El Prin­ci­pi­to, en ma­yo del 43 co­no­ció en un tren a una enfermera fran­ce­sa de 23 años que tra­ba­ja­ba pa­ra la Cruz Ro­ja. El es­cri­tor via­ja­ba pa­ra unir­se a la Fuer­za Aé­rea de su país, y en ese tra­yec­to se enamo­ró de su com­pa­ñe­ra de asien­to, que es­ta­ba ca­sa­da con un sol­da­do y no co­rres­pon­día al amor del au­tor. Saint-Exu­péry em­pe­zó a es­cri­bir­le cartas con di­bu­jos de El Prin­ci­pi­to, que ex­pre­sa­ban lo que se­ría su re­cien­te amor, no co­rres­pon­di­do y ob­se­si­vo.

“Per­do­ne que la mo­les­te, so­lo que­ría de­cir ho­la”, es­cri­bió en un glo­bi­to que sa­le de uno de los di­bu­jos del per­so­na­je. Car­ta que ac­tual­men­te con­ser­va el Mu­seo de Cartas y Ma­nus­cri­tos de Pa­rís co­mo reliquia.

La in­ti­mi­dad de po­der plas­mar el pen­sa­mien­to sin in­ter­fe­ren­cias, esa vul­ne­ra­bi­li­dad de po­ner el co­ra­zón so­bre la me­sa, nos per­mi­te ac­ce­der a una di­men­sión com­ple­ta­men­te dis­tin­ta.

“Nun­ca es­tá ahí cuan­do la lla­mas. Tam­po­co vuel­ve por la no­che. Nun­ca lla­ma. Me es­toy en­fa­dan­do con ella”, di­ce el au­tor en voz del Prin­ci­pi­to en una de sus cartas. En otra ilus­tra­ción que le en­vía a la ama­da, cu­yo nom­bre has­ta hoy día se des­co­no­ce, el per­so­na­je de Sain­tE­xu­péry apa­re­ce es­cri­bien­do una mi­si­va que di­ce: “Y no es­tá na­da bien no lla­mar­me nun­ca ni vi­si­tar­me, por­que no soy tan ol­vi­da­di­zo y me gus­ta­ría…”. La car­ta cie­rra con un pájaro ani­mán­do­lo a que la man­de.

Es­tas cartas, subas­ta­das en 2007, son las úl­ti­mas de amor que es­cri­bió el au­tor an­tes de des­apa­re­cer en un vue­lo que sa­lió de Cór­ce­ga el 31 de ju­lio de 1944.

La re­la­ción en­tre la plu­ma y el pa­pel es una co­ne­xión di­rec­ta con el al­ma. La in­ti­mi­dad de po­der plas­mar el pen­sa­mien­to sin in­ter­fe­ren­cias, esa vul­ne­ra­bi­li­dad de po­ner el co­ra­zón so­bre la me­sa, nos per­mi­te ac­ce­der a una di­men­sión com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Lo que nos se­pa­ra de los fa­mo­sos por su ce­le­bri­dad, nos acer­ca a ni­vel hu­mano en el con­te­ni­do de una car­ta. Una de las fra­ses más re­ve­la­do­ras de la sen­si­bi­li­dad de He­ming­way, de­trás de su per­so­na­je de chi­co ru­do, es­tá acu­ña­da a pu­ño y le­tra, en una no­ta di­ri­gi­da a su es­po­sa: “Pue­des las­ti­mar­me de la peor ma­ne­ra, por­que mi amor por ti es una grie­ta en la ar­ma­du­ra con la que en­fren­to y di­go al mun­do que se va­ya al in­fierno”.

“Mi co­ra­zón y mi per­so­na se rin­den an­te ti su­pli­cán­do­te que si­gas fa­vo­re­cién­do­me con tu amor”, es­cri­bió de­ses­pe­ra­do En­ri­que VIII a Ana Bo­le­na. To­do el po­de­río de un Tu­dor ren­di­do, un va­sa­llo an­te la as­tu­cia se­duc­to­ra de quien se­ría, bre­ve y trá­gi­ca­men­te, su fu­tu­ra rei­na.

El Ta­lón de Aquiles del gran Na­po­león Bo­na­par­te fue in­dis­cu­ti­ble­men­te su es­po­sa Jo­se­fi­na: “Mi dul­ce Jo­se­fi­na, áma­me, que es­tés bien y que pien­ses muy a me­nu­do en mí”. Pe­ro Jo­se­fi­na pe­ca­ba más de cas­qui­va­na que de Pe­né­lo­pe su­mi­sa. Y Na­po­león lo sa­bía. Me­ses des­pués, col­ma­do de vic­to­rias y con el al­ma en pe­na, es­cri­bía: “Es im­po­si­ble es­tar más dé­bil y de­gra­da­do. Tus pen­sa­mien­tos en­ve­ne­nan mi vi­da, des­ga­rran mi al­ma”.

Sig­mund Freud im­pre­sio­na­ba con su bri­llan­tez psi­coa­na­lí­ti­ca, pe­ro a tra­vés de sus cartas, se re­ve­la un hom­bre de ti­mi­dez lla­ma­ti­va: a los 25 años, to­da­vía vir­gen, se enamo­ró de una ami­ga de su her­ma­na y man­tu­vo con ella un ro­man­ce pla­tó­ni­co. Ape­nas la vio seis ve­ces en cua­tro años, pe­ro le es­cri­bió más de no­ve­cien­tas cartas de amor, en las que la lla­ma­ba “Prin­ce­si­ta”.

No im­por­ta la pro­fe­sión, la edad o el ran­go. Al es­car­bar un po­co, los per­so­na­jes his­tó­ri­cos de­jan en al­gu­na mi­si­va su la­do vul­ne­ra­ble y hu­mano. Si­món Bo­lí­var en su lar­ga co­rres­pon­den­cia con Ma­nue­la Sáez, Chur­chill y su es­po­sa Cle­men­ti­na, Pe­rón y la inol­vi­da­ble Evi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.