El mun­do y sus es­qui­nas: Coo­per Hefner ef­ner

COO­PER HEFNER

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Bea Bo­sio Si que­rés con­tac­tar co con Bea, es­cri­bí a co co­men­ta­rios@high­class.com.py el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Play­boy: next ge­ne­ra­tion

La in­fan­cia de Coo­per Hefner no fue tra­di­cio­nal. En­tre sus re­cuer­dos fi­gu­ra la ima­gen de un co­lo­sal des­nu­do de su ma­dre, la play­ma­te de 1989 Kimberly Con­rad, que en­mar­ca­ba la bi­blio­te­ca de su ca­sa. El hi­jo me­nor de Hugh Hefner –fun­da­dor de la re­vis­ta Play­boy– cre­ció en la mí­ti­ca Man­sión Play­boy de Ca­li­for­nia ju­gan­do jue­gos de su­per­hé­roes en aque­lla gru­ta fa­mo­sa, que el ima­gi­na­rio po­pu­lar creía que era el lu­gar don­de ocu­rrían las fies­tas más lo­cas.

Coo­per Hefner tie­ne hoy 26 años, es el he­re­de­ro del im­pe­rio de las co­ne­ji­tas crea­do por su pa­dre, y car­ga con el desafío de adap­tar el tra­di­cio­nal con­cep­to de la re­vis­ta a los nue­vos tiem­pos. Ya la ima­gen del hom­bre en pi­ja­mas de se­da, go­rra de ca­pi­tán y tri­pu­la­ción de ru­bias de en­sue­ño no se adap­ta a es­ta nue­va era, don­de el #Me­Too im­po­ne nue­vas re­glas.

A pe­sar de ha­ber cre­ci­do en la Man­sión Play­boy, Coo­per no pa­sa sus días en ba­ta y es muy di­fe­ren­te a su pa­dre. Es el chief crea­ti­ve of­fi­cer, o di­rec­tor crea­ti­vo de la com­pa­ñía, se pa­re­ce más a un es­tu­dian­te de una uni­ver­si­dad tra­di­cio­nal en la ma­ne­ra de ves­tir­se, pe­ro tie­ne la mi­sión de man­te­ner vi­vo el le­ga­do de Play­boy y lle­gar a una au­dien­cia jo­ven, co­mo él.

Una de las co­sas que mues­tra la tran­si­ción es la vuel­ta al des­nu­do –que ha­bía si­do sus­pen­di­do en la re­vis­ta en 2015– pe­ro con un en­fo­que di­fe­ren­te. El des­nu­do fue re­in­tro­du­ci­do con un ar­tícu­lo so­bre el mo­vi­mien­to Free The Nip­ple, mo­vi­mien­to igua­li­ta­rio que se con­cen­tra en la do­ble mo­ral en cuan­to a la cen­su­ra de los pe­chos fe­me­ni­nos pa­ra mar­car la de­sigual­dad de gé­ne­ro exis­ten­te al­re­de­dor del mun­do.

En una en­tre­vis­ta que dio al Holly­wood Re­por­ter, Coo­per ex­pli­có que sus pa­dres le en­se­ña­ron que la des­nu­dez no es ma­la. Que la vio­len­cia es lo que de­be­ría­mos abo­rre­cer, y que en es­te mo­men­to en USA se es­tá pro­mo­vien­do jus­to lo con­tra­rio.

A pe­sar de to­das las ex­cen­tri­ci­da­des del vie­jo Hugh, no hay du­da de que es­te era un li­ber­ta­rio: reali­zó va­rias donaciones al Par­ti­do De­mó­cra­ta a lo lar­go de su vi­da, e hi­zo de la lu­cha con­tra el con­ser­va­du­ris­mo es­ta­dou­ni­den­se una de sus ba­ta­llas. Coo­per con­si­de­ra un “bo­chorno per­so­nal” que Trump ha­ya si­do por­ta­da de Play­boy en 1990, y es­tá a fa­vor de la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na, otras de las cau­sas que su pa­dre tam­bién apo­yó.

Coo­per Hefner tie­ne hoy 26 años, es el he­re­de­ro del im­pe­rio de las co­ne­ji­tas crea­do por su pa­dre, y car­ga con el desafío de adap­tar el tra­di­cio­nal con­cep­to de la re­vis­ta a los nue­vos tiem­pos.

De igual mo­do sos­tie­ne una ex­ce­len­te re­la­ción con el co­lec­ti­vo LGTBI. A pe­sar de ha­ber pro­yec­ta­do Hugh una ima­gen mas­cu­li­na com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, siem­pre apo­yó la cau­sa gay, des­de el con­cep­to de li­ber­tad de ser.

A tra­vés de una se­rie de ar­tícu­los de­no­mi­na­dos “La fi­lo­so­fía Play­boy”, su pre­de­ce­sor abor­dó va­rias de es­tas cues­tio­nes, in­clu­yen­do pos­tu­ras so­bre el me­dioam­bien­te y el con­trol de ar­mas. En la pá­gi­na web de la re­vis­ta, hoy con­vi­ven sec­cio­nes so­bre te­mas LGTBI con las co­ne­ji­tas del mes y ga­le­rías de sus even­tos, don­de los hom­bres con es­mo­quin se mez­clan con las des­lum­bran­tes play­ma­tes.

A pe­sar de es­te en­fo­que más he­te­ro­gé­neo, el desafío más im­por­tan­te de Coo­per to­da­vía no ha si­do lo­gra­do: el pro­ble­ma de la re­pre­sen­ta­ción de la mu­jer den­tro de la re­vis­ta. Más allá de que Play­boy ha­ya cam­bia­do su le­ma, y ha­ya pa­sa­do de ser “en­tre­te­ni­mien­to pa­ra los hom­bres” a “re­bel­día pen­san­te”, el con­flic­to con­ti­núa.

En un in­ter­cam­bio acon­te­ci­do en las re­des so­cia­les, Coo­per Hefner ha­bló de su­pe­rar ro­les de gé­ne­ro por ser an­ti­cua­dos. A lo que una usua­ria de Twit­ter res­pon­dió que Play­boy pro­mue­ve esos ro­les con su ima­gen de la mu­jer co­mo ob­je­to se­xual. Coo­per ex­pre­só que no tie­ne nin­gún in­te­rés en vol­ver a la dé­ca­da de 1950, pe­ro que va­le la pe­na ce­le­brar la vi­da y la atrac­ción fí­si­ca.

Coo­per ex­pre­só que no tie­ne nin­gún in­te­rés en vol­ver a la dé­ca­da de 1950, pe­ro que va­le la pe­na ce­le­brar la vi­da y la atrac­ción fí­si­ca.

Aho­ra, ¿có­mo en­ca­ja to­do ese dis­cur­so con una ima­gen de play­ma­tes y co­ne­ji­tas, que per­te­ne­ce a otra era, sin per­der la esen­cia eró­ti­ca de la re­vis­ta?

Ha­brá que ver si Play­boy pue­de rein­ven­tar­se o, co­mo Hugh, pa­sa­rá a for­mar par­te de la ga­le­ría de re­cuer­dos, de esas co­sas ex­cén­tri­cas e im­pen­sa­bles del pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.