Ar­te: Fer­nan­do Fe­rrei­ra

LA CU­RIO­SI­DAD CO­MO MO­TOR CREA­TI­VO

High Class - - CONTENIDO - Por Patricia Lu­ján Aré­va­los

Una agen­da re­ple­ta de tra­ba­jo y más de 15 años de pre­sen­cia en ga­le­rías son al­gu­nos de los ava­les del ta­len­to de Fer­nan­do Fe­rrei­ra. El ar­tis­ta plás­ti­co se to­mó un res­pi­ro pa­ra con­ver­sar con High Class so­bre sus ini­cios y su pró­xi­ma ex­po­si­ción: Co­mo en un prin­ci­pio, un ho­me­na­je a nues­tros an­ces­tros in­dí­ge­nas. Des­de ni­ño, Fer­nan­do Fe­rrei­ra Ira­la ma­ni­fes­tó cier­ta fa­ci­li­dad pa­ra crear y traer a la vi­da ideas abs­trac­tas. Su cu­rio­si­dad lo lle­vó a ex­pe­ri­men­tar con po­mos de pin­tu­ra al óleo que una vez le re­ga­ló una tía, con la pro­me­sa de que hi­cie­ra “al­go in­tere­san­te” con ellos. Eso fue a los 15 años, y hoy, a los 35, ya lle­va tra­ba­jan­do de for­ma pro­fe­sio­nal con ga­le­rías des­de 2002.

“No ha­bía con­si­de­ra­do vi­vir del ar­te por­que mis as­pi­ra­cio­nes eran otras. Co­mo me gus­tan las es­truc­tu­ras y el di­se­ño, fui a la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UNA. Tra­ba­ja­ba en una ofi­ci­na, y a la pin­tu­ra la con­si­de­ra­ba un pa­sa­tiem­po o una dis­trac­ción, una for­ma de ex­pre­sar ideas li­bre­men­te”, re­la­ta Fe­rrei­ra. Pe­ro co­mo la vi­da da mu­chas vuel­tas, sus obras co­men­za­ron a ga­nar acep­ta­ción, y su cu­rio­si­dad re­ci­bió un nue­vo em­pu­je. An­tes de dar­se cuen­ta, ya for­ma­ba par­te de Del Rey Ga­le­ría de Ar­te.

Lo no­ta­ble es que nun­ca es­tu­dió es­ta ma­te­ria for­mal­men­te, so­lo si­guió unos cur­sos cor­tos pa­ra pre­pa­rar mez­clas y co­lo­res pa­ra uti­li­zar co­rrec­ta­men­te sus ma­te­ria­les. A es­to hay que su­mar su ca­pa­ci­dad de au­to­ges­tión, ya que gra­cias a la ex­pe­ri­men­ta­ción evo­lu­cio­nó has­ta con­ver­tir­se en quien es hoy.

“No ha­bía con­si­de­ra­do vi­vir del ar­te. Co­mo me gus­tan las es­truc­tu­ras y el di­se­ño, fui a la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UNA”.

¿Cuá­les son los desafíos de ser un ar­tis­ta au­to­di­dac­ta?

¡El pro­pio ar­tis­ta! En mi ca­so, el ma­yor obs­tácu­lo soy yo mis­mo de­bi­do a que to­do de­pen­de de mi ins­pi­ra­ción. Es un sin­fín de co­sas que le lle­va a uno a ex­pe­ri­men­tar, a sol­tar­se y a en­con­trar su pro­pia téc­ni­ca; el ar­te es mu­cho más que una teo­ría es­truc­tu­ra­da.

Igual­men­te, creo que te­ner la po­si­bi­li­dad de ca­pa­ci­tar­se y es­tu­diar una ca­rre­ra es al­go fun­da­men­tal que apor­ta al en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal, pe­ro es cuan­do tras­pa­sa­mos nues­tros pro­pios lí­mi­tes per­so­na­les, o los que son im­pues­tos por la so­cie­dad, pa­ra traer a la vi­da lo que nos na­ce den­tro es cuan­do en­con­tra­mos ese to­que úni­co de ca­da uno, la ca­pa­ci­dad de ver­se re­fle­ja­do en una obra.

¿Cuál es tu me­dio de ex­pre­sión pre­fe­ri­do?

La pin­tu­ra den­tro del con­tex­to rea­lis­ta. Ca­da ar­tis­ta tie­ne un es­ti­lo que le cal­za y le re­sul­ta más fá­cil que otros, así que se­gui­ré ex­pe­ri­men­tan­do den­tro de esa co­rrien­te. Al­go que siem­pre es­tá pre­sen­te en mis obras es la im­pre­sión vi­sual; los co­lo­res vi­bran­tes es­tán ahí sin im­por­tar el te­ma que to­que. Me gus­ta ser ver­sá­til, tien­do a cam­biar cons­tan­te­men­te de te­mas.

¿Quié­nes in­flu­ye­ron en tu tra­ba­jo?

Ad­mi­ro mu­cho a los gran­des maes­tros que do­mi­na­ban re­crear las lu­ces y las som­bras a la per­fec­ción; Ve­láz­quez (hi­per­rea­lis­ta) y Salvador Da­lí (su­rrea­lis­ta) son al­gu­nos de ellos. En­tre otros ar­tis­tas ac­tua­les, me gus­tan Vla­di­mir Vo­le­gov y Mar­co Gras­si. Sien­to fas­ci­na­ción por ar­tis­tas na­cio­na­les co­mo En­ri­que Ca­rea­ga, Fi­del Fer­nán­dez, Jorge Ocam­pos y Se­bas­tián Díaz.

¿Có­mo se da tu pro­ce­so crea­ti­vo?

En prin­ci­pio, ten­go una idea fi­ja de lo que ne­ce­si­to ex­pre­sar. Des­pués le doy un for­ma­to, y por el ca­mino van sur­gien­do ideas que voy re­crean­do a me­di­da que evo­lu­cio­na la pin­tu­ra. La téc­ni­ca es lo me­nos im­por­tan­te a la ho­ra de ter­mi­nar una obra, to­do flu­ye, y de acuer­do a la ne­ce­si­dad voy usan­do pin­ce­les o es­pá­tu­las, o los de­dos, in­clu­so.

¿Qué te­mas te gus­ta­ría ex­plo­rar en el fu­tu­ro?

La vi­da del ar­tis­ta es un lar­go apren­di­za­je, va ma­du­ran­do ideas que lle­van a cul­mi­nar en dis­tin­tos for­ma­tos, se­gún el in­te­rés. Así es co­mo uno se en­cuen­tra a sí mis­mo. Me gus­ta­ría vol­ver a mis pri­me­ros for­ma­tos de des­nu­dos, pe­ro con tin­te su­rrea­lis­ta.

¿Có­mo ves el mer­ca­do del ar­te en Pa­ra­guay?

Sien­do op­ti­mis­ta, y ha­blan­do des­de mi ex­pe­rien­cia, po­dría de­cir que cre­ció bas­tan­te. El pú­bli­co se arries­ga a con­su­mir una ma­yor di­ver­si­dad de ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas y va­lo­ra más ca­da una de ellas, pe­ro to­da­vía fal­ta mu­cho. Ca­da ar­tis­ta tie­ne su pú­bli­co, y eso es lo im­por­tan­te.

¿Ves al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre lo de­co­ra­ti­vo y el ar­te des­ti­na­do a ga­le­rías o mu­seos? ¿Ca­be es­ta ca­te­go­ri­za­ción?

Exis­te una ca­te­go­ri­za­ción de obras de ar­te. El ar­te de­co­ra­ti­vo, po­dría de­cir, son las pro­duc­cio­nes ma­si­vas so­bre un mis­mo te­ma que caen bien al pú­bli­co; ca­da ar­tis­ta tie­ne al­gu­na obra cum­bre dig­na de mu­seos co­mo pie­za úni­ca.

¿Exis­te un lu­gar en el ho­gar pa­ra una obra?

Siem­pre hay lu­gar en cual­quier rin­cón pa­ra una pie­za de ar­te que ins­pi­re y dé vi­da al es­pa­cio. Fer­nan­do tu­vo bue­nas opor­tu­ni­da­des a lo lar­go de su ca­rre­ra, opor­tu­ni­da­des que apro­ve­chó pa­ra dar­se a co­no­cer. Du­ran­te su pro­ce­so de bús­que­da de una iden­ti­dad fue­ron na­cien­do obras que hoy for­man par­te de co­lec­cio­nes en el ex­tran­je­ro, ade­más de fun­da­cio­nes de­di­ca­das al ru­bro en nues­tro país. “Mi prin­ci­pal lo­gro fue ha­ber lle­ga­do a la acep­ta­ción de per­so­nas en­ten­di­das que con­su­men ar­te”, aco­ta.

Sus pie­zas na­cen tan­to de pe­di­dos par­ti­cu­la­res co­mo de ins­pi­ra­ción pro­pia, con­ce­dien­do es­pa­cio a lo co­mer­cial sin de­jar de la­do aque­llos te­mas que le preo­cu­pan co­mo ar­tis­ta. A la fe­cha, for­mó par­te de ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas que en­ca­be­zó con nom­bres de gran tra­yec­to­ria, y aho­ra se ha­lla desa­rro­llan­do su pri­me­ra ex­po­si­ción in­di­vi­dual.

Sus pie­zas na­cen tan­to de pe­di­dos par­ti­cu­la­res co­mo de ins­pi­ra­ción pro­pia, con­ce­dien­do es­pa­cio a lo co­mer­cial sin de­jar de la­do aque­llos te­mas que le preo­cu­pan co­mo ar­tis­ta.

¿De qué se tra­ta es­ta mues­tra?

Es­toy pre­pa­ran­do una se­rie con 12 obras pa­ra el pró­xi­mo 30 de agos­to, que se de­ve­la­rá en el even­to anual No­che de Ga­le­rías, en su cuar­ta edi­ción. Me to­ca ex­po­ner con la ga­le­ría Ar­te Ac­tual, en don­de pre­ten­de­mos mos­trar lo me­jor de nues­tros an­ces­tros in­dí­ge­nas; es­ta idea par­tió de la acep­ta­ción que ob­tu­vo mi re­pre­sen­ta­ción de un ni­ño tu­pí gua­ra­ní, la cual for­mó par­te del pro­yec­to de unos ar­qui­tec­tos en Ca­sa­cor Pa­ra­guay.

¿Có­mo es­co­gis­te es­ta fuen­te de ins­pi­ra­ción?

Más que fuen­te de ins­pi­ra­ción, es un ho­me­na­je a nues­tro ori­gen y al ta­len­to na­tu­ral, al ver­da­de­ro con­cep­to de vi­vir del ar­te. Son re­tra­tos con in­du­men­ta­rias y ar­te­sa­nías que ti­tu­lé Co­mo en un prin­ci­pio, en for­ma­tos de 150 x 150 cm, 150 x 100 cm y 180 x 100 cm.

¿Có­mo te ves de acá a cin­co años?

Co­mo un ar­tis­ta ya con­sa­gra­do, ca­paz de im­po­ner su pro­pio es­ti­lo y con­ti­nuar sien­do acep­ta­do co­mo al prin­ci­pio.

¿Te gus­ta­ría ex­plo­rar otros mer­ca­dos?

Ya es­toy ex­pe­ri­men­tan­do otros mer­ca­dos. So­lo es cues­tión de per­se­ve­rar pa­ra se­guir crean­do y ex­pan­dir fron­te­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.