El mun­do y sus es­qui­nas: Francisco, el va­lien­te. te.

Por pri­me­ra vez, un pon­tí­fi­ce ha­bla so­bre el te­ma del abu­so se­xual en la co­mu­ni­dad ecle­sial

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Bea Bo­sio

No es la pri­me­ra vez que el su­mo pon­tí­fi­ce de la Igle­sia ca­tó­li­ca sor­pren­de con sus men­sa­jes fir­mes y re­vo­lu­cio­na­rios en cuan­to a la vi­sión tra­di­cio­nal de cier­tos pre­cep­tos de la Igle­sia, o que to­ma pos­tu­ras mu­cho me­nos con­ser­va­do­ras que aque­llos que lo an­te­ce­die­ron.

El pa­sa­do 20 de agos­to, el pa­pa mar­có un nue­vo hi­to al es­cri­bir una vehe­men­te car­ta a los ca­tó­li­cos del mun­do, con­de­nan­do las atro­ci­da­des del abu­so se­xual his­tó­ri­co den­tro de la ins­ti­tu­ción –y su en­cu­bri­mien­to sis­te­má­ti­co– y pi­dien­do más responsabilidad, tan­to a fie­les co­mo al cle­ro, ape­lan­do así a la ayu­da de to­dos pa­ra jun­tar fuer­zas y “aca­bar con es­ta cul­tu­ra de muer­te”. El pa­pa se mos­tró fir­me di­cien­do que no va a ce­sar en sus es­fuer­zos por ase­gu­rar que esas si­tua­cio­nes no vuel­van a re­pe­tir­se. Aun­que re­co­no­ció que mu­cho da­ño ya se ha he­cho, y que la Igle­sia no ha es­ta­do a la al­tu­ra de su responsabilidad an­te los ni­ños y los fie­les, no du­dó en re­cal­car su re­pu­dio, de­jan­do bien en cla­ro su po­si­ción al res­pec­to.

“Con ver­güen­za y arre­pen­ti­mien­to, co­mo co­mu­ni­dad ecle­sial asu­mi­mos que no su­pi­mos es­tar don­de te­nía­mos que es­tar, que no ac­tua­mos a tiem­po re­co­no­cien­do la mag­ni­tud y la gra­ve­dad del da­ño que se es­ta­ba cau­san­do en tan­tas vi­das. He­mos des­cui­da­do y aban­do­na­do a los pe­que­ños”. (Frag­men­to de Car­ta del pa­pa Francisco al Pue­blo de Dios, agos­to de 2018).

Un por­ta­voz del Va­ti­cano di­jo que bien pue­de ha­ber si­do la pri­me­ra vez que un pa­pa se ha­ya dirigido a la po­bla­ción de 1.2 bi­llo­nes de ca­tó­li­cos al­re­de­dor del mun­do, so­bre el te­ma del abu­so se­xual. El men­sa­je an­te­ce­dió a su via­je a Ir­lan­da, don­de el te­ma del abu­so ha do­mi­na­do las no­ti­cias de­bi­do a un re­por­te de un ju­ra­do in­ves­ti­ga­dor en Pen­sil­va­nia, que en­con­tró que la Igle­sia ha­bía en­cu­bier­to el abu­so de más de mil menores por par­te de 300 cu­ras en un pe­rio­do de 70 años. El re­por­te to­mó dos años en rea­li­zar­se, y re­ve­ló que al­gu­nos lí­de­res de la Igle­sia en­cu­brie­ron los crí­me­nes, tras­la­dan­do a los sa­cer­do­tes in­vo­lu­cra­dos a cen­tros de reha­bi­li­ta­ción y a pa­rro­quias, sin in­for­mar a los pa­dres de los menores ni a las au­to­ri­da­des ci­vi­les.

Lue­go del es­cán­da­lo de abu­so se­xual que ha­bía sal­pi­ca­do a la Igle­sia en 2002, se

El pa­pa mar­có un nue­vo hi­to al es­cri­bir una vehe­men­te car­ta a los ca­tó­li­cos del mun­do, con­de­nan­do las atro­ci­da­des del abu­so se­xual his­tó­ri­co den­tro de la ins­ti­tu­ción.

to­ma­ron va­rias me­di­das pa­ra re­for­mar cier­tos usos que po­drían ge­ne­rar es­tas si­tua­cio­nes. De he­cho, el in­for­me re­ve­ló que des­de en­ton­ces no se en­con­tra­ron otros nuevos ca­sos.

De to­das ma­ne­ras, los abu­sos del pa­sa­do sa­cu­die­ron a los fie­les al­re­de­dor del mun­do y han vuel­to a po­ner en la palestra la an­ti­gua pre­gun­ta que vie­ne ron­dan­do des­de ha­ce años: ¿de­be­ría re­con­si­de­rar la Igle­sia ca­tó­li­ca su pos­tu­ra so­bre el sa­cer­do­cio ex­clu­si­va­men­te mas­cu­lino y el ce­li­ba­to?

To­da­vía no se sa­be cuá­les se­rán las me­di­das que to­ma­rá el Va­ti­cano a la luz de es­te nue­vo in­for­me. Lo que es bueno re­cal­car es la pos­tu­ra fir­me del pa­pa Francisco, en su de­seo de ir has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias pa­ra eliminar cual­quier for­ma de abu­so, so­bre to­do por­que en las úl­ti­mas dos dé­ca­das la Igle­sia se mos­tró más bien re­ti­cen­te en re­co­no­cer la es­ca­la de la cri­sis.

Es­te mis­mo año, el pa­pa Francisco se di­ri­gió a los ca­tó­li­cos de Chi­le, por el mis­mo me­dio, cuan­do un es­cán­da­lo de abu­so for­zó a la je­rar­quía lo­cal a re­nun­ciar. En aque­lla car­ta, el su­mo pon­tí­fi­ce de­nun­cia­ba el cle­ri­ca­lis­mo, la prác­ti­ca de en­fo­car­se más en el cle­ro que en los fie­les. En la car­ta que es­cri­bió es­te agos­to, vol­vió a to­car ese te­ma: “El cle­ri­ca­lis­mo, fa­vo­re­ci­do sea por los pro­pios sa­cer­do­tes co­mo por los lai­cos, ge­ne­ra una es­ci­sión en el cuer­po ecle­sial que be­ne­fi­cia y ayu­da a per­pe­tuar mu­chos de los ma­les que hoy de­nun­cia­mos. De­cir no al abu­so es de­cir enér­gi­ca­men­te no a cual­quier for­ma de cle­ri­ca­lis­mo”.

El pa­pa di­jo que es esen­cial que to­dos los ca­tó­li­cos pue­dan re­co­no­cer y con­de­nar con pe­na y ver­güen­za las atro­ci­da­des per­pe­tra­das por per­so­nas con­sa­gra­das, clé­ri­gos y to­dos aque­llos con­fia­dos con la misión de cui­dar y guiar a los más vul­ne­ra­bles.

To­do lo que se reali­ce pa­ra erra­di­car la cul­tu­ra del abu­so de nues­tras co­mu­ni­da­des, sin una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de to­dos los miem­bros de la Igle­sia, no lo­gra­rá ge­ne­rar las di­ná­mi­cas ne­ce­sa­rias pa­ra una sa­na y rea­lis­ta trans­for­ma­ción.

Ese es el enor­me desafío que en­fren­ta la Igle­sia ca­tó­li­ca hoy, que tie­ne la suer­te de con­tar con un pon­tí­fi­ce lú­ci­do co­mo lo es Francisco, que dio el pri­mer pa­so al re­co­no­cer y re­pu­diar vehe­men­te­men­te esa prác­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta de las éli­tes den­tro de la Igle­sia, e in­vo­lu­crar a to­dos los fie­les pa­ra erra­di­car el abu­so.

El pa­pa no se equi­vo­ca. Tan­to en la es­truc­tu­ra de la Igle­sia ca­tó­li­ca co­mo en cual­quier es­truc­tu­ra social, el abu­so se erra­di­ca con el com­pro­mi­so de to­dos.

Y si al­guien tie­ne la per­so­na­li­dad y el co­ra­je de rom­per con to­dos los es­que­mas, y li­de­rar una trans­for­ma­ción real den­tro mis­mo de la Igle­sia, sin du­da es él: Francisco, el Va­lien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.