Pu­bli­no­ta: Co­la­gre­co & An­gens­cheidt

Una amis­tad de al­to pa­la­dar

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

In­vi­ta­dos por Lui­gi Bos­ca, com­par­ti­mos un ameno mo­men­to con dos gran­des chefs la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Mau­ro Co­la­gre­co, ter­cer me­jor chef del mun­do, y Rodolfo An­gens­cheidt, quien pu­so la gas­tro­no­mía pa­ra­gua­ya en el ma­pa glo­bal, en­cen­die­ron las hor­na­llas de Tie­rra Co­lo­ra­da pa­ra ha­cer lo que más aman: co­ci­nar.

El pa­sa­do mes de agos­to sor­pren­dió a la co­mu­ni­dad gas­tro­nó­mi­ca de Pa­ra­guay con la lle­ga­da del chef Mau­ro Co­la­gre­co, pro­pie­ta­rio del ter­cer me­jor res­tau­ran­te del mun­do y or­gu­llo­so acree­dor de dos es­tre­llas Mi­che­lin. ¿El mo­ti­vo de su vi­si­ta? Dos ce­nas ex­clu­si­vas pre­pa­ra­das con su ami­go Rodolfo An­gens­cheidt en la in­ti­mi­dad de Tie­rra Co­lo­ra­da.

Con­ver­sa­mos con am­bos an­tes de la ve­la­da ofre­ci­da por Bo­de­ga Lui­gi Bos­ca pa­ra sus directivos y clien­tes más im­por­tan­tes; la fir­ma es una de las ar­tí­fi­ces de la vi­si­ta de Mau­ro Co­la­gre­co a Pa­ra­guay. El otro es, sin du­da, el Cha­po­ri.

Los co­ci­ne­ros se co­no­cen des­de ha­ce cua­tro años, más o me­nos. Su amis­tad se con­so­li­dó a tra­vés de vi­si­tas mu­tuas y la ad­mi­ra­ción que sien­ten por la tra­yec­to­ria del otro; Rodolfo via­jó a co­no­cer Mi­ra­zur, el res­tau­ran­te de Mau­ro lo­ca­li­za­do en Francia, y es­te via­jó a Pa­ra­guay pa­ra dis­fru­tar de la par­ti­cu­lar co­ci­na de Tie­rra Co­lo­ra­da. Ya en 2015 ofre­cie­ron jun­tos en nues­tro país una ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria si­mi­lar a la pre­sen­ta­da en es­ta oca­sión.

“Rodolfo es­tá ha­cien­do un tra­ba­jo increíble con los pro­duc­tos pa­ra­gua­yos, con un es­ti­lo muy per­so­nal. Fue ca­paz de im­po­ner­se en un mer­ca­do que no es fá­cil y don­de el pú­bli­co, por lo que en­tien­do, es rea­cio al cam­bio”, co­men­tó so­bre su co­le­ga.

Es­te es un gran acon­te­ci­mien­to pa­ra la gas­tro­no­mía pa­ra­gua­ya, evi­den­cia la im­por­tan­cia de cons­truir em­ba­ja­do­res gas­tro­nó­mi­cos.

Rodolfo An­gens­cheidt

ALE­GRÍA COM­PAR­TI­DA

Los chefs ex­pli­ca­ron que en la co­ci­na, los egos se de­jan de la­do. “Es­ta­mos acá pa­ra pa­sar un buen mo­men­to, com­par­tir, afian­zar una amis­tad y di­ver­tir­nos”, coin­ci­den en se­ña­lar. En ho­nor a es­te es­pí­ri­tu, in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par del even­to a otro co­le­ga su­yo, Fe­de­ri­co Des­seno, pro­pie­ta­rio del es­ta­ble­ci­mien­to uru­gua­yo Ma­ris­mo, uno de los lo­ca­les más top de Jo­sé Ig­na­cio (Pun­ta del Es­te).

“Es­te es un gran acon­te­ci­mien­to pa­ra la gas­tro­no­mía pa­ra­gua­ya”, de­cla­ró An­gens­cheidt en la rue­da de pren­sa so­bre es­ta im­por­tan­te co­la­bo­ra­ción, y aña­dió que “evi­den­cia la im­por­tan­cia de cons­truir em­ba­ja­do­res gas­tro­nó­mi­cos pa­ra es­tre­char víncu­los con otros co­ci­ne­ros de to­do el mun­do y lle­var nues­tra cul­tu­ra a otras la­ti­tu­des”.

Rodolfo ex­pli­có que el me­nú fue ela­bo­ra­do a dis­tan­cia, a tra­vés de lla­ma­das, co­rreos y men­sa­jes. La se­lec­ción se ba­só en el pes­ca­do, una de­ci­sión que pu­do asom­brar a al­gu­nos, pe­ro que An­gens­cheidt ex­pli­có re­cor­dan­do que la pro­teí­na no ne­ce­si­ta ve­nir de la car­ne ro­ja pa­ra cum­plir con su co­me­ti­do.

El Cha­po­ri apro­ve­chó la oca­sión pa­ra de­ve­lar una nue­va crea­ción pro­pia: El su­ru­bí se cree mor­ci­lla. Es­ta ver­sión de la clá­si­ca mor­ci­lla es si­mi­lar en for­ma y co­lor a la que co­no­ce­mos gra­cias a la tin­ta de ca­la­mar, con­di­men­ta­da con hier­bas de ori­gen ni­va­clé pa­ra des­ta­car el va­lor de la co­ci­na de ori­gen lo­cal. Es­te pla­to fue ma­ri­da­do con Lui­gi Bos­ca Ro­sé.

Los in­gre­dien­tes de nues­tro mer­ca­do no son ex­tra­ños al pa­la­dar del rio­pla­ten­se Co­la­gre­co, aun­que es­te ha­ya emi­gra­do ya ha­ce 18 años a Francia. “Hoy por hoy, los co­ci­ne­ros via­ja­mos mu­cho y te­ne­mos cier­to co­no­ci­mien­to de lo que po­de­mos lle­gar a en­con­trar en ca­da lu­gar. Y yo, co­mo sud­ame­ri­cano, más aún; los pes­ca­dos de río los co­noz­co, los he tra­ba­ja­do y me­jor con las re­co­men­da­cio­nes de Rodolfo. He es­ta­do en Asun­ción con mi pa­dre, mu­chas ve­ces, de chi­co. Re­cuer­do con ca­ri­ño el te­re­ré y el chi­pá, ¡es más ri­co el de acá!”, di­jo rien­do al com­pa­rar­lo con el que co­mía de ni­ño en su na­tal Buenos Ai­res.

El ca­ris­ma na­tu­ral y la per­so­na­li­dad ac­ce­si­ble de Mau­ro ha­cen que sea fá­cil de­jar de la­do to­dos sus lo­gros, los que co­se­chó de jo­ven y los que si­gue ob­te­nien­do hoy, con so­lo 41 años. “Los nú­me­ros son so­lo eso, pe­ro es una ale­gría pa­ra nues­tro equi­po por­que lo que ha­ce es

“Rodolfo es­tá ha­cien­do un tra­ba­jo increíble con los pro­duc­tos pa­ra­gua­yos, con un es­ti­lo muy per­so­nal. Fue ca­paz de im­po­ner­se en un mer­ca­do que no es fá­cil. ” Mau­ro Co­la­gre­co

pro­mo­ver el res­tau­ran­te y nues­tro tra­ba­jo. Es tam­bién gra­ti­fi­can­te por­que ha­ce cin­co años que ve­ni­mos en­tre los diez me­jo­res del mun­do y pri­mer lu­gar de Francia. Es­ta vez, es­tar en el po­dio fue al­go muy emo­ti­vo por­que fui­mos con una par­te gran­de del equi­po”, con­tó.

Pe­ro Mau­ro sa­be que el an­sia­do pues­to nú­me­ro 1 del mun­do no es al­go que de­ba per­se­guir­se, sino al­go que se cons­tru­ye y que lle­ga co­mo re­co­no­ci­mien­to al es­fuer­zo: “Apar­te, si la meta es lle­gar a eso, cuan­do lle­gás ¿qué si­gue? La vi­da con­ti­núa. Lo que bus­ca­mos es su­pe­rar­nos ca­da día, tra­ba­jar con pla­cer y el go­zo de nues­tros clien­tes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.