MAIA NI­KIP­HO­ROFF

“Re­plan­teé mi vi­da”

TVO - - Contents - Es­te­fanhy Can­tié / Fo­tos: Gentileza

Cuan­do hay un sue­ño la­ten­te, no exis­ten re­glas, edad, ni ex­pec­ta­ti­vas que pue­dan im­pe­dir­lo. Maia Ni­kip­ho­roff (30) es la prue­ba de es­to. Es­ta pa­ra­gua­ya, que siem­pre amó el tea­tro y la dan­za, so­ña­ba con vi­vir de la ac­tua­ción, pe­ro no se ani­mó ni si­quie­ra a de­cir­lo en voz alta. Pen­sa­ba que no era fac­ti­ble, que lo me­jor era de­di­car­se a otra ca­rre­ra, una que le pro­por­cio­na­ra un tra­ba­jo rá­pi­do y es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Así que via­jó a Du­bái, don­de tra­ba­jó un tiem­po co­mo aza­fa­ta y lue­go es­tu­dió Mar­ke­ting. Pe­ro ella sen­tía que le fal­ta­ba al­go, por­que lo su­yo era la ac­tua­ción. Así que, fi­nal­men­te, en el 2012, se re­plan­teó su vi­da y de­ci­dió mu­dar­se a Los Án­ge­les, EEUU, pa­ra es­tu­diar ac­tua­ción. A par­tir de ese cam­bio ra­di­cal co­men­zó un pro­ce­so de cre­ci­mien­to ar­tís­ti­co y de mu­cho apren­di­za­je. Has­ta hoy, las cla­ses nun­ca ter­mi­nan, por­que to­do el tiem­po hay al­go nue­vo que apren­der. Ha­ce po­co vi­si­tó Pa­ra­guay, y du­ran­te esas bre­ves va­ca­cio­nes apro­ve­cha­mos pa­ra co­no­cer­la. Es­ta pa­ra­gua­ya com­ple­ta­men­te en­tre­ga­da al ar­te nos con­tó có­mo trans­cu­rre su vi­da en la me­ca del ci­ne nor­te­ame­ri­cano.

¿Con qué pro­fe­so­res te pre­pa­ras­te ar­tís­ti­ca­men­te en Pa­ra­guay?

- De muy pe­que­ña to­mé cla­ses de ac­tua­ción con Ed­da de los Ríos. Lue­go, en mi ado­les­cen­cia, me in­cli­né más ha­cia el ba­llet. Es­tu­dié en la Aca­de­mia de Dan­zas Ma­ri­sol Pec­ci y en el Es­tu­dio de Ba­llet Ni­co­le Dijk­huis. Me es­pe­cia­li­cé en ba­llet, dan­za mo­der­na, con­tem­po­rá­nea y jazz. Hoy si­go to­man­do cla­ses, pe­ro más co­mo com­ple­men­to de la ac­tua­ción. Me en­can­ta bai­lar sal­sa, me­ren­gue y ba­cha­ta.

¿Có­mo fue tu vi­da en Du­bái?

- Muy bo­ni­ta, pe­ro sen­tía que me fal­ta­ba al­go. Re­cién a los 27 años me re­plan­teé mi vi­da.

Asis­tí a cla­ses de im­pro­vi­sa­ción en ese país y fue ahí cuan­do to­mé im­pul­so pa­ra lue­go vol­car­me com­ple­ta­men­te a lo que me apa­sio­na: la ac­tua­ción.

Y te mu­das­te a Los Án­ge­les de una...

- Sí, fui a es­tu­diar a la Aca­de­mia de Ac­tua­ción pa­ra Tea­tro y Ci­ne de Ste­lla Ad­ler. Fue una tran­si­ción ar­tís­ti­ca im­por­tan­te, en don­de aprendí que el ar­te exis­te no so­lo pa­ra en­tre­te­ner, sino tam­bién pa­ra cues­tio­nar, pro­vo­car y has­ta re­plan­tear ideas, siem­pre en busca de la ver­dad. Pro­fe­so­res co­mo Tim McNeil real­men­te in­fluen­cia­ron mi pro­ce­so y cre­ci­mien­to ar­tís­ti­co. To­da­vía hoy si­go to­man­do cla­ses. Es­toy bus­can­do abrir­me ca­mino en es­te ám­bi­to.

El mer­ca­do de EEUU es muy exi­gen­te, ¿te es­tá cos­tan­do en­con­trar tu opor­tu­ni­dad?

- So­lo to­mar la de­ci­sión de mu­dar­me a Los Án­ge­les ya re­pre­sen­tó un gran desafío. Fue un cam­bio enor­me y vi­ví mu­chos al­ti­ba­jos, pe­ro creo que mi de­ter­mi­na­ción es más fuer­te que cual­quier caí­da. Aho­ra es­toy con­si­guien­do más tra­ba­jos pa­gos co­mo ac­triz. Siem­pre ayu­da ac­tuar en co­mer­cia­les, por­que pa­gan bien. Tam­bién ten­go un tra­ba­jo de me­dio tiem­po pa­ra sos­te­ner­me y cuen­to con el apo­yo de mis pa­dres. Ya lo­gré ga­nar mi pro­pio di­ne­ri­to, de a po­co van sa­lien­do más pro­yec­tos.

En­tre la dan­za y la ac­tua­ción, ¿cuál es tu ma­yor amor?

- Son amo­res dis­tin­tos. Hoy en día mi en­fo­que es­tá en la ac­tua­ción y el bai­le es un com­ple­men­to. Soy quien soy en gran par­te gra­cias a la dis­ci­pli­na que el ba­llet me en­se­ñó, pe­ro aho­ra bai­lo con más sol­tu­ra, sin la ri­gi­dez de an­tes.

SE VIE­NE AL­GO GRAN­DE

El mo­ti­vo de la vi­si­ta de Maia a Pa­ra­guay no fue so­lo ver a la familia. La ac­triz se trae en­tre ma­nos un gran proyecto: una pe­lí­cu­la, en la que ac­túa y co­di­ri­ge jun­to a su ami­ga Jean Lee. El lar­go­me­tra­je se lla­ma Pe­ca­do ori­gi­nal, am­bas es­cri­bie­ron la his­to­ria y pla­nean es­tre­nar el lar­go­me­tra­je en 2017. A Maia le gus­ta­ría que la cin­ta sea una co­pro­duc­ción pa­ra­gua­ya, pe­ro pa­ra eso es­tá bus­can­do res­pal­do eco­nó­mi­co.

¡Maia, sos codirectora de una pe­lí­cu­la! Eso es al­go gran­dio­so...

- Sí, la ver­dad es­ta­mos emo­cio­na­das. Co­no­cí a Jean a co­mien­zos de es­te año a tra­vés de un cas­ting pa­ra un cor­to­me­tra­je lla­ma­do Paloma, que ella es­cri­bió y di­ri­gió pa­ra un ta­ller de AFI (Ame­ri­can Film Ins­ti­tu­te). Yo que­dé seleccionada pa­ra ac­tuar y lue­go de la fil­ma­ción nos hi­ci­mos muy ami­gas. Te­nía­mos el sue­ño de vol­ver a tra­ba­jar jun­tas. En me­nos de do­ce me­ses ese sue­ño es una reali­dad. Co­men­za­re­mos a fil­mar Pe­ca­do ori­gi­nal en di­ciem­bre de es­te año.

¿Có­mo sur­gió la idea pa­ra la his­to­ria de Pe­ca­do ori­gi­nal?

- Pe­ca­do ori­gi­nal sur­gió a par­tir del cues­tio­na­mien­to: ¿qué em­pu­ja a una per­so­na al bor­de de sus lí­mi­tes, ya sean es­tos lí­mi­tes im­pues­tos por la mis­ma per­so­na o la so­cie­dad?

¿Qué nos con­ta­rá Pe­ca­do ori­gi­nal?

- Pe­ca­do ori­gi­nal es una co­me­dia ne­gra en es­pa­ñol que nos con­ta­rá so­bre una pa­re­ja de ca­sa­dos de la alta so­cie­dad, que se dis­tan­ció de­bi­do a las pre­sio­nes so­cia­les. Un día, am­bos se ven for­za­dos a en­fren­tar sus de­seos más os­cu­ros, cuan­do un ar­tis­ta en­tre­ga a la pa­re­ja un cua­dro pro­vo­ca­dor.

¿Ya tie­nen a los ac­to­res pa­ra el re­par­to?

- Sí, el elen­co es­tá com­pues­to por el ac­tor es­pa­ñol Cé­sar Di Be­llo, quien in­ter­pre­ta al es­po­so; el ac­tor me­xi­cano Ale­jan­dro To­rres, quien en­car­na al ar­tis­ta, y yo, que ha­go el pa­pel de la es­po­sa. La his­to­ria trans­cu­rre en Es­pa­ña, pe­ro ro­da­re­mos en di­ciem­bre en las afue­ras de Los Án­ge­les. Uti­li­za­re­mos co­mo lo­ca­ción una her­mo­sa vi­lla de es­ti­lo me­di­te­rrá­neo.

¿Có­mo ob­ten­drán el pre­su­pues­to pa­ra el proyecto?

- Se­gui­mos bus­can­do par­te de los fon­dos tan­to en Pa­ra­guay co­mo en el ex­te­rior. Es­pe­ro que den­tro de po­co ten­ga­mos más no­ve­da­des.

¿Ya te adap­tas­te a la vi­da en Los Án­ge­les, o igual se ex­tra­ña mu­cho Pa­ra­guay?

- Vi­vir en dis­tin­tos paí­ses me en­se­ñó a es­tar pre­sen­te. Cuan­do es­toy en Pa­ra­guay, dis­fru­to de mi familia y ami­gos. Cuan­do me to­ca es­tar en Los Án­ge­les, dis­fru­to de la familia que creé ahí. Ex­tra­ñar es inevi­ta­ble, pe­ro con el tiem­po aprendí a re­mar con la co­rrien­te.

¿Te gus­ta­ría en al­gún mo­men­to la­bu­rar co­mo ar­tis­ta en tu país?

- ¡Cla­ro! Me en­can­ta­ría par­ti­ci­par del cre­ci­mien­to ar­tís­ti­co que se es­tá dan­do acá. Por aho­ra mi cre­ci­mien­to ar­tís­ti­co es­tá en Los Án­ge­les, pe­ro me gus­ta­ría ve­nir más a me­nu­do a Pa­ra­guay y co­la­bo­rar en pro­yec­tos.

¿Qué co­no­cés del es­pec­tácu­lo de Pa­ra­guay?

- Es­tu­ve co­no­cien­do al­go aho­ra. Re­co­rrí las dis­tin­tas ex­po­si­cio­nes ar­tís­ti­cas de la Bie­nal, fui a ver la obra Un via­je di­fe­ren­te y has­ta pu­de par­ti­ci­par de un ta­ller de ac­tua­ción con Ta­na Schém­bo­ri.

¿Ca­da cuán­to ve­nís a vi­si­tar a la familia?

- Ca­da vez que pue­do. Ten­go la suer­te de que mi familia me vi­si­ta a me­nu­do, en­ton­ces no pa­so mu­cho tiem­po sin ver­la.

¿Te­nés no­vio?

- Sí, pe­ro la ver­dad pre­fie­ro no dar de­ta­lles. Sí les pue­do de­cir que me ha­ce muy fe­liz. Pron­to ten­dre­mos más no­ti­cias de la pe­lí­cu­la de Maia. Una cin­ta que, al con­tar con una pa­ra­gua­ya en la di­rec­ción, ob­via­men­te tam­bién ten­drá al­go de esen­cia gua­ra­ní. Em­pie­zan a gra­bar en se­ma­nas na­da más. Es­pe­re­mos que es­te nue­vo tra­ba­jo ci­ne­ma­to­grá­fi­co sea to­do un éxi­to.

Vi­vir en dis­tin­tos paí­ses me en­se­ñó a es­tar pre­sen­te. Cuan­do es­toy en Pa­ra­guay, dis­fru­to de mi familia y ami­gos”

EN­FO­CA­DA. Maia tie­ne en men­te tra­ba­jar en Pa­ra­guay en al­gún mo­men­to, pe­ro por aho­ra su lu­gar es­tá en Los Án­ge­les, don­de bus­ca­rá cre­cer mu­cho más co­mo ac­triz.

CI­NEAS­TA. Jun­to a su ami­ga Jean Lee, Maia es­cri­bió y di­ri­gi­rá la cin­ta Pe­ca­do ori­gi­nal. Pla­nean es­tre­nar­la en el 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.