500 DÍAS SIN EDE­LIO

Ma­dre sin consuelo

TVO - - Contents -

El lu­nes 16 de no­viem­bre se cum­plie­ron 500 días des­de que el au­to­de­no­mi­na­do Ejér­ci­to del Pue­blo Pa­ra­gua­yo (EPP) arre­ba­tó al sub­ofi­cial Ede­lio Mo­rí­ni­go del la­do de sus se­res que­ri­dos. En un pri­mer mo­men­to, se pen­só que era un se­cues­tro co­mo el de Ar­lan Fick, pe­ro lue­go, en una de las car­tas en­via- das por el EPP, se acla­ró que en reali­dad Mo­rí­ni­go fue to­ma­do co­mo pri­sio­ne­ro de gue­rra, pues, se­gún el gru­po ar­ma­do, el uni­for­ma­do ha­bía in­gre­sa­do al mon­te a ha­cer un ope­ra­ti­vo en­cu­bier­to pa­ra cap­tu­rar­los. En to­tal, la ban­da de­lin­cuen­cial del nor­te del país en­vió dos car­tas, en las que pu­so pla­zo al Go­bierno pa­ra li­be­rar a seis epe­pis- tas pre­sos a cam­bio de Ede­lio. De lo con­tra­rio, ase­gu­ra­ban, lo eje­cu­ta­rían. Des­de en­ton­ces, la úni­ca prue­ba de vi­da que en­vió el EPP a la familia fue un vi­deo, di­vul­ga­do el 22 de oc­tu­bre del año pa­sa­do, en el que se veía al uni­for­ma­do al la­do del jo­ven Ar­lan Fick, quien tam­bién es­ta­ba en ma­nos de los de­lin­cuen­tes en ese mo­men­to. En las imá­ge­nes se pu­do ver y oír a Ede­lio pe­dir a sus pa­dres, her­ma­nos y es­po­sa que lo es­pe­ra­ran, pues vol­ve­ría pron­to. Se lo veía tran­qui­lo y, al me­nos por lo que apa­ren­ta­ba, sin he­ri­das fí­si­cas. Po­co más de dos me­ses des­pués, cuan­do Ar­lan fue li­be­ra­do (25 de di­ciem­bre), con­tó a la pren­sa que es­tu­vo con Ede­lio has­ta el 22 de di­ciem­bre, es de­cir, tres días an­tes de que lo sol­ta­ran. El jo­ven Fick re­la­tó que du­ran­te el cau­ti­ve­rio Ede­lio y él se hi­cie­ron ami­gos, que to­ma­ban te­re­ré jun­tos to­dos los días. Aña­dió que en los úl­ti­mos días el po­li­cía an­da­ba de­pri­mi­do y no de­ja­ba de ha­blar de su familia. Tras el re­la­to de Ar­lan, nun­ca más se su­po na­da de Ede­lio.

DES­GA­RRA­DO­RA TRIS­TE­ZA

Nos pu­si­mos en con­tac­to con Ob­du­lia Flo­ren­ciano, ma­dre del sub­ofi­cial. Aun­que aten­dió ama­ble­men­te el te­lé­fono, se hi­zo muy di­fí­cil con­ver­sar con ella. Su tris­te­za es tan­ta, que la mu­jer ya no tie­ne pa­la­bras y ha­cer­le pre­gun­tas es reavi­var su do­lor. Pe­ro, con mu­cho tac­to, la sa­lu­da­mos y de­ja­mos que nos con­ta­ra có­mo se en­cuen­tra. “No pue­do mo­ver las pier­nas, ten­go mu­chos do­lo­res y pro­ble­mas de sa­lud. Es­toy to­do el tiem­po acos­ta­da, y lo mis­mo mi es­po­so (Apo­lo­nio Mo­rí­ni­go). Ha­ce mu­cho no tra­ba­ja, su en­fer­me­dad em­peo­ró. Los dos prác­ti­ca­men­te ya no nos le­van­ta­mos”, con­tó la mu­jer, con una voz que­bra­da. Ca­si ni se la pue­de es­cu­char, su ener­gía es­tá com­ple­ta­men­te des­gas­ta­da.

UNA LLA­MI­TA DE ES­PE­RAN­ZA

En me­dio de la an­gus­tia que sien­te, to­da­vía res­ca­ta una pe­que­ña es­pe­ran­za. “Pue­de ser que lo li­be­ren es­te fin de año. No quie­ro que ter­mi­ne es­te 2015 sin mi hi­jo. El que­bran­to es te­rri­ble, y el he­cho de que yo no pue­da ha­cer na­da es lo que me en­fer­ma. Ya no sé ni qué de­cir. Son 500 días, es de­ma­sia­do largo es­to”, se la­men­tó. Por otra par­te, Ob­du­lia Flo­ren­ciano se­ña­ló que au­to­ri­da­des co­mo el mi­nis­tro del In­te­rior, Francisco de Var­gas, y el nue­vo co­man­dan­te de la Fuer­za de Ta­reas Con­jun­tas, el co­ro­nel Mar­tín Cáceres, no la vi­si­tan des­de ha­ce tiem­po. “Ellos, si no les re­cla­más, no te ha­cen lue­go ca­so”, ma­ni­fes­tó. Pa­ra re­ci­bir aten­ción mé­di­ca, Ob­du­lia y Apo­lo­nio de­ben ha­cer nu­me­ro­sos sa­cri­fi­cios, co­mo ve­nir has­ta Asun­ción, pues ya no es­tán re­ci­bien­do la asis­ten­cia de doc­to­res que ha­bía pro­me­ti­do el se­cre­ta­rio de la car­te­ra del In­te­rior.

PI­DIÓ PIE­DAD

En una char­la más per­so­nal con Car­los Aquino, co­rres­pon­sal del dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra en el nor­te del país, do­ña Ob­du­lia pi­dió a los epe­pis­tas pie­dad pa­ra su hi­jo. “Si us­te­des no pien­san li­be­rar­lo, aun­que sea en­víen­nos una prue­ba de vi­da. Eso nos tran­qui­li­za­ría un po­co. Por fa­vor, en­tien­dan que de­trás de él es­tá una familia po­bre co­mo las de us­te­des y no lo me­re­ce­mos. Es­ta­mos des­tro­za­dos por la fal­ta de in­for­ma­ción”, ex­pre­só la mu­jer en­tre otras co­sas.

CON­MO­VE­DO­RAS LÍ­NEAS

En la ta­pa de Úl­ti­ma Ho­ra del pa­sa­do lu­nes 16, cuan­do se cum­plían 500 días sin Ede­lio, se pu­bli­có una emo­ti­va car­ta que Ob­du­lia le es­cri­bió a su hi­jo. La mi­si­va de­cía: “A vos, mi que­ri­do hi­jo Ede­lio, ten fe, fuer­za, que Dios es gran­de y ha­rá que es­to ter­mi- ne bien. Quie­ro que se­pas que no­so­tros, tus pa­dres, her­ma­nos, ami­gos y mu­cha gen­te en to­do el país, re­za­mos to­dos los días por tu li­be­ra­ción. Aquí te es­pe­ra­mos con los bra­zos abier­tos; lo úni­co que te pi­do es que con­fíes en Dios, que te da­rá fuer­zas pa­ra so­por­tar to­do es­to. No que­re­mos que te preo­cu­pes por na­da, re­fu­gia­te en la fe y la ora­ción. Tu ma­má”.

UNA CAR­TA MUY ES­PE­CIAL

Re­cor­de­mos que el pa­sa­do vier­nes 6 de no­viem­bre, la familia Mo­rí­ni­go Flo­ren­ciano re­ci­bió una car­ta del pa­pa Francisco, en la que el Su­mo Pon­tí­fi­ce pe­día a Dios que “en­cuen­tren la paz y la fuer­za es­pi­ri­tual que so­lo el Se­ñor con­ce­de y así, ayu­da­dos por la mi­se­ri­cor­dia y la pro­vi­den­cia di­vi­na, se sien­tan con­for­ta­dos en las di­fi­cul­ta­des”. La mi­si­va es­tu­vo acom­pa­ña­da por un ro­sa­rio y re­con­for­tó bas­tan­te a la familia del sub­ofi­cial. Po­co es lo que se pue­de de­cir pa­ra con­so­lar el co­ra­zón de es­ta ma­dre. So­lo que­da te­ner a Ede­lio siem­pre pre­sen­te en las ora­cio­nes de ca­da pa­ra­gua­yo.

Es­te­fanhy Can­tié / Fo­tos: Ar­chi­vo

No quie­ro que ter­mi­ne es­te 2015 sin mi hi­jo. El que­bran­to es te­rri­ble”, Ob­du­lia

AN­GUS­TIA. Ob­du­lia y Apo­lo­nio es­tán en­fer­mos. De la tris­te­za, ya ni se le­van­tan de la ca­ma.

ME­JO­RES TIEM­POS. An­tes del se­cues­tro, el sub­ofi­cial Ede­lio tra­ba­ja­ba en la co­mi­sa­ría de Arro­yi­to. Se­gún su ma­dre, ama­ba su em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.