“Aún no lle­gó mi mo­men­to de bri­llar”

Se des­cri­be co­mo de­por­tis­ta y una se­gui­do­ra in­can­sa­ble de la re­don­da. Y no es pa­ra me­nos: con un pa­dre que fue ár­bi­tro y una “fa­mi­lia re­fut­bo­le­ra”, Nathu cre­ció ma­man­do del De­por­te Rey y hoy es una de sus gran­des pa­sio­nes. Aun­que man­tie­ne los ojos pues­tos

TVO - - Sumario -

Asus 29 años, Nathu Gon­zá­lez ase­gu­ra que aún no mos­tró to­das sus ar­mas y sin dra­ma con­fie­sa que ca­yó en los me­dios ca­si por ac­ci­den­te, cuan­do a los 17, su pa­pá, el exár­bi­tro Epi­fa­nio Gon­zá­lez, le asig­nó una ta­rea en el pro­gra­ma que con­du­cía en la 98.5 FM, ra­dio Yacy­re­tá. “Me di­jo: ‘Te vas a ir a leer los men­sa­jes no­más’. Y fue muy lo­co, por­que él ter­mi­nó le­yen­do los men­sa­jes y yo que­dé co­mo con­duc­to­ra”. En ese mo­men­to, Nathu no te­nía la más mí­ni­ma in­ten­ción de in­cur­sio­nar en los me­dios. “Al prin­ci­pio me ne­gué, por­que te­nía ver­güen­za, a pe­sar de que siem­pre fui ca­ra­du­rí­si­ma. Pe­ro apun­ta­ba a eso, era co­sa de tiem­po, por­que en el co­le­gio era la fa­mo­sa la­ta pa­ra­rã, cual­quier actividad era una bue­na ex­cu­sa pa­ra bai­lar o can­tar. Eso sí, fue mi pa­pá el que pren­dió la me­cha”, re­cor­dó la pe­li­rro­ja, que ya es ma­dre de dos ni­ños, Ma­ría Paz y Lu­cas. Des­de aque­lla in­cur­sión en ra­dio, si­guió dan­do sus pa­sos y ha­ce po­co tu­vo una pau­sa por el na­ci­mien­to de su se­gun­do hi­jo.

Arran­que­mos con una fá­cil, ¿có­mo es Nathu?

- (Ri­sas) ¡Qué di­fí­cil! La ver­dad, yo soy co­mo me ven, muy trans­pa­ren­te y sin­ce­ra, muy pa­sio­nal en lo que ha­go. Soy de que­rer a mi en­torno con to­das mis fuer­zas y desear que a to­dos les va­ya bien.

¿Có­mo es­tá la fa­mi­lia con la lle­ga­da de tu se­gun­do be­bé?

- Su­per­bien, ben­de­ci­dos y fe­li­ces con Lu­qui­tas, es

muy mi­ma­do y mal­cria­do. Siem­pre di­cen que las ma­más se lle­van me­jor con los va­ro­nes (mi nena Ma­ría Paz va a leer es­to cuan­do sea gran­de y se va a eno­jar); es di­fe­ren­te con el ne­ne, pa­re­ce que tie­nen un ape­go es­pe­cial a la ma­má.

Tras el per­mi­so por ma­ter­ni­dad vol­vis­te a los no­ti­cie­ros de La­te­le, pe­ro ya no a Ka­ru po­rã, ¿qué pa­só?

- Muy tris­te sa­lí de Ka­ru po­rã y la gen­te tie­ne que sa­ber que no fue de­ci­sión mía, sino de mis su­pe­rio­res. Me da pe­na no po­der se­guir en el pro­gra­ma, pe­ro aho­ra es­toy ne­ta­men­te en el no­ti­cie­ro, aun­que siem­pre con ga­nas de ha­cer al­go di­fe­ren­te, que es lo que real­men­te quie­ro: es­tar en un pro­gra­ma dis­ten­di­do y no cen­trán­do­me so­lo en los de­por­tes.

¿Qué más te gus­ta­ría ha­cer?

- No sé si po­dría ir a ha­blar de po­lí­ti­ca o chis­mes, pe­ro sí apor­tar otras co­sas, me creo ca­paz de dar di­ver­si­dad a un es­pa­cio. Tran­qui­la­men­te po­dría es­tar en el blo­que de­por­ti­vo de un no­ti­cie­ro y en un pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­to, por­que no son agua y acei­te. Sien­to que ten­go un per­fil pa­ra ha­cer otras co­sas. Es más, siem­pre di­go y sos­ten­go que aún no lle­gó mi mo­men­to de bri­llar, eso de ha­cer pum pa­ra arri­ba y ex­plo­tar. Sé que pue­do dar mu­cho más de lo que di has­ta aho­ra.

¿Y hay al­go en ra­dio por ahí?

- Aho­ra mis­mo no, pe­ro ten­go mu­chí­si­mas ga­nas de ha­cer ra­dio. La­men­ta­ble­men­te no pue­do aco­mo­dar mi ho­ra­rio aún, pe­ro se­gu­ro pron­to sal­drá un pro­yec­to. El ta­bú de que el fút­bol es co­sa de hom­bres si­gue es­tan­do a la or­den del día. Pa­ra las mujeres es mu­cho más com­pli­ca­do es­ca­lar en es­te ru­bro, y Nathu lo sa­be, pe­ro ella su­po ga­nar­se su es­pa­cio.

¿Al­gu­na vez su­fris­te dis­cri­mi­na­ción de par­te de tus co­le­gas hom­bres?

- Al prin­ci­pio, sí. Eso cam­bió bas­tan­te aho­ra. Es más, los co­le­gas cui­dan mu­cho a las pe­rio­dis­tas de­por­ti­vas. Al prin­ci­pio cos­tó un po­co, era co­mo que no nos da­ban es­pa­cio. Yo sé que hay mu­chos re­fe­ren­tes del ru­bro que has­ta hoy no in­clu­yen mujeres en su equi­po, y los res­pe­to, pe­ro no com­par­to su pos­tu­ra, por­que hay mu­chí­si­mas mujeres ca­pa­ces de apor­tar a los pro­gra­mas de­por­ti­vos. Y se sa­be quié­nes son.

El fút­bol es co­sa de hom­bres, ¿qué le de­cís a es­to?

- Ja­más, ni pa­ra ju­gar ni pa­ra ha­blar del te­ma, nun­ca com­par­tí eso de que es co­sa de hom­bres. El fút­bol es pa­sión y con eso bas­ta pa­ra que sea co­sa de to­dos los que sien­ten lo mis­mo por es­te de­por­te.

¿Al­gu­na vez en­tras­te a un ves­ti­dor?

- Me pa­só en la can­cha de Sil­vio Pet­ti­ros­si. Yo era cro- nis­ta, por­que así em­pe­cé. Tra­ba­jé tres años gra­tis, era un egre­so pa­ra mi fa­mi­lia, por­que ellos me te­nían que pa­gar mis pa­sa­jes y yo de­bía ir a cu­brir los par­ti­dos. Yo me ga­né mi es­pa­cio a fuer­za de tra­ba­jo, co­mo to­dos. Me fui a la can­cha y, cuan­do eso, el club es­ta­ba en Pri­me­ra Di­vi­sión. Tra­ba­ja­ba pa­ra Ra­dio 1.000. En ese mo­men­to me di­je­ron des­de es­tu­dios: “Naty, va­mos con­ti­go”, y no te­nía a na­die cer­ca, así que, ¿qué hi­ce?, abrí la puer­ta y en­tré al ves­tua­rio. Los ju­ga­do­res es­ta­ban en toa­lla, pe­dí per­mi­so y gri­té: “La fi­gu­ra del par­ti­do pue­de sa­lir un rato, por fa­vor”. Los ju­ga­do­res lo to­ma­ron bien, por­que creo que has­ta ellos se sor­pren­die­ron de que una cria­tu­ra abrie­ra la puer­ta y en­tra­ra. En ese mo­men­to te­nía 17 años, era una mi­ta­ku­ña’i gri­tan­do en los ves­tua­rios.

¿Qué otra anéc­do­ta nos contás?

- Ten­go mon­to­nes, pe­ro com­par­to es­ta. Ma­ría Paz na­ció un lu­nes, el 22 de mar­zo, y yo tra­ba­jé has­ta el 20 de ese mes. Dos días an­tes de que na­cie­ra mi hi­ja es­ta­ba en el ves­tua­rio de Olim­pia y uno de los uti­le­ros me co­men­tó que se es­ta­ban pre­gun­tan­do con los ju­ga­do­res de cuán­tos me­ses es­ta­ba yo. Cuan­do le res­pon­dí que de nue­ve, él en­tró y les co­men­tó a los mu­cha­chos. Des­de ese mo­men­to sa­lían a ca­da rato a de­cir­me que me fue­ra ya a mi ca­sa a des­can­sar. Recuerdo que ese día ju­ga­ban Olim­pia y Sport Co­lom­bia.

Muy tris­te sa­lí de Ka­ru po­rã y la gen­te tie­ne que sa­ber que no fue de­ci­sión mía, sino de mis su­pe­rio­res”, Nathu

¿Có­mo ves a tus co­le­gas, las pe­rio­dis­tas de­por­ti­vas lo­ca­les? - Veo mu­cho po­ten­cial y un cre­ci­mien­to im­por­tan­te. Eso tie­ne que se­guir así, no te­ne­mos que es­tan­car­nos. Una pe­rio­dis­ta de­por­ti­va a la que ad­mi­res… - So­le­dad Fran­co. Con ella ten­go una anéc­do­ta muy lin­da. Cuan­do na­die me co­no­cía, ni mi ve­cino del ba­rrio, ella me lla­mó y me di­jo que iba a sa­lir de un lu­gar y que pro­pu­so mi nom­bre pa­ra ocu­par esa va­can­cia. In­clu­so me dio las coor­de­na­das pa­ra que fue­ra a en­tre­vis­tar­me con la per­so­na. Eso siem­pre se lo voy a agra­de­cer. Fi­nal­men­te no fui a tra­ba­jar a ese lu­gar, pe­ro siem­pre re­cuer- do el ges­to que So­le tu­vo con­mi­go. Y en ra­dio, On­di­na Can­te­ro, que es una re­fe­ren­te. Tam­bién si­go a Marly Cá­ce­res… a to­das las si­go un po­co y nos se­gui­mos en­tre to­das. ¿Te con­si­de­rás una mu­jer sexy? - No, pa­ra na­da. Por­que na­da que ver. No ten­go el 90-60-90 y creo que no lo ten­dré más. ¿Sa­bes có­mo me con­si­de­ro? Soy una mu­jer juky y eso es lo im­por­tan­te acá. ¿Có­mo se con­quis­ta a una mu­jer co­mo Nathu? - Qué bue­na pre­gun­ta. La res­pues­ta se­ría: sien­do uno mis­mo. Soy de las per­so­nas a las que les en­can­ta com­par­tir con el que dis­fru­ta de la vi­da, con el que ama lo que ha­ce, por­que ese ti­po de per­so­na es di­fe­ren­te, es pa­sio­nal y, por so­bre to­das las co­sas, que me ha­ga reír, que no se com­pli­que. La sim­pli­ci­dad por so­bre to­das las co­sas. Sa­be­mos que sos muy ad­mi­ra­da por los mu­cha­chos, es­pe­cial­men­te por los aman­tes del fút­bol, ¿có­mo to­más eso? - Es co­mo una es­pe­cie de mor­bo con las mujeres que ha­blan o sa­ben de fút­bol. Pe­ro ojo que no me pa­sa so­lo a mí, en una oca­sión hi­ci­mos una en­tre­vis­ta en­tre va­rias pe­rio­dis­tas de­por­ti­vas y los ha­la­gos no eran so­lo pa­ra mí. Si no se so­bre­pa­san, bien, una no tie­ne por qué to­mar mal la ad­mi­ra­ción. Por­que ya me to­có gen­te que se qui­so pro­pa­sar y yo soy de ar­mas to­mar; si se pa­sa, le pren­do uno. Una vez se me acer­có un mu­cha­cho en la can­cha y me pi­dió una fo­to, me lla­mó la aten­ción que se me pe­gó mu­cho has­ta que sen­tí que me agarró de una for­ma po­co amis­to­sa la cin­tu­ra. En ese mis­mo mo­men­to le di un em­pu­jón y aca­bé con la si­tua­ción. ¿Pro­pues­tas in­de­cen­tes? - Siem­pre hay. Eso pa­sa cuan­do una se mue­ve en es­te am­bien­te fut­bo­le­ro. Peor si es­tás en los me­dios, siem­pre te bus­can, no res­pe­tan que es­tés en pa­re­ja ni na­da. En mi ca­so, pa­ra evi­tar pro­ble­mas, di­rec­ta­men­te no res­pon­do. Nun­ca me gus­ta­ron esas co­sas. ¿Al­gu­na vez pa­só al­go que le dio ce­los a tu pa­re­ja? - Sí, y jus­ta­men­te por el te­ma que te aca­bé de ha­blar. Los men­sa­jes que lle­gan al pri­va­do de mis re­des so­cia­les son co­mo pa­ra mo­rir­te, pe­ro ja­más te voy a con­tar so­bre eso (ri­sas). ¿Es­tás ca­sa­da? - No es­toy ca­sa­da, pe­ro sí fe­liz y enamo­ra­da. Cé­sar Tri­ni­dad / Fo­tos: Mó­ni­ca Ma­tiau­da / Pro­duc­ción: Ama­lia Ri­vas Bi­gor­dá / Pren­das: Women’se­crets - Sprieng­field / Blan­que­ría: Nue­va Ame­ri­ca­na / Ma­qui­lla­je: Bet­ha Cano / Pei­na­do: Ina Sty­le Pe­lu­que­ría y Spa / Agra­de­ci­mien­tos: Ar­nal­do Gon­zá­lez

AL PRI­VA­DO. Los men­sa­jes de ad­mi­ra­do­res que le lle­gan a sus re­des so­cia­les son co­sa se­ria; Nathu con­tó que ya le pro­pu­sie­ron de to­do. Pa­ra no com­pli­car­se, ella ni si­quie­ra res­pon­de.

TVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.