“Ri­car­di­to fue un be­bé muy bus­ca­do”

Sim­ple­men­te di­vi­nas. Así po­sa­ron Be­lén Bogado y su pe­que­ña Ca­ta­li­na Dos San­tos, jun­to al be­bé en ca­mino, Ri­car­di­to. Tan­to los pa­pis co­mo la her­ma­ni­ta ma­yor aguar­dan con an­sias al prin­ci­pi­to de la ca­sa. Pa­sá, que la Tun­tu­na nos cuen­ta más de su dulce es­per

TVO - - Sumario - Luz Gon­zá­lez / Fo­tos: Ce­les­te Mon­ta­ner Be­ne­det­ti / Pei­na­do y ma­qui­lla­je: Cé­sar by Dino Quick / Pren­das de Ca­ta­li­na: Ca­bu­ré Kids

Be­lén Bogado es­tá más fe­liz que nun­ca con sus 27 se­ma­nas de em­ba­ra­zo. El 17 de ju­nio es la fe­cha to­pe pa­ra que naz­ca Ri­car­di­to, aun­que la Tun­tun­ta afir­ma: “¡Yo pre­sien­to que se­rá an­tes!”. Lue­go de va­rios me­ses de re­po­so y preo­cu­pa­ción, hoy la con­duc­to­ra se sien­te plena, pues sa­be que tan­to ella co­mo su be­bé es­tán en per­fec­to es­ta­do de sa­lud. Por eso de­ci­dió po­sar pa­ra una tier­na se­sión con Ce­les­te Mon­ta­ner Be­ne­det­ti. Acá te pre­sen­ta­mos las fo­tos.

¿Có­mo te sen­tís al ini­cio del ter­cer tri­mes­tre de ges­ta­ción?

- ¡La ver­dad, aho­ra dis­fru­to más que nun­ca de mi em­ba­ra­zo! Por­que Ri­car­di­to fue un be­bé muy bus­ca­do y es­pe­ra­do. Ape­nas re­ci­bí la no­ti­cia de es­te mi­la­gro, me die­ron re­po­so. Es­tu­ve los pri­me­ros cin­co me­ses re­po­san­do, por­que me diag­nos­ti­ca­ron un acor­ta­mien­to del cue­llo del úte­ro. Co­mo des­pués de Ca­ta yo tu­ve una pér­di­da, es­tu­ve bas­tan­te preo­cu­pa­da y cui­dán­do­me des­de el pri­mer mes. Pe­ro siem­pre tu­ve mu­cha fe y nos pu­se a mí y a Ri­car­di­to en las ma­nos de Dios. La su­per­no­ti­cia es que los me­ses pa­sa­ron, los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis sa­lie­ron ca­da vez me­jor y hoy los dos es­ta­mos per­fec­tos, sa­ni­tos y dis­fru­to a full de es­ta ben­di­ción, ya tran­qui­la.

¿Se­guís con tu ru­ti­na nor­mal, con esa pan­za que no pa­ra de cre­cer?

- Mi ru­ti­na cam­bió des­de el pri­mer mes de em­ba­ra­zo. Es­tu­ve muy per­fil ba­jo es­tos me­ses. So­lo pu­de con­ti­nuar en la ra­dio, pe­ro tu­ve que de­jar mis otras ac­ti­vi­da­des co­mo el tea­tro, la con­duc­ción de even­tos y to­da la vi­da so­cial que con­lle­van los me­dios, ade­más de mi vi­da so­cial per­so­nal. Tu­ve unos me­ses de mu­cha tran­qui­li­dad en mi ca­sa (co­sa que nun­ca hi­ce en mi vi­da por­que soy bas­tan­te activa), pe­ro apro­ve­ché pa­ra es­tar mu­cho con Ca­ta­li­na, que en un par de me­ses de­ja­rá de ser la úni­ca rei­na de la ca­sa pa­ra com­par­tir el trono, eso se­rá un cam­bio im­por­tan­te en su vi­da.

¿Có­mo se por­ta Ri­car­di­do?

- Y la ver­dad, a Ri­car­di­to mu­cho no le im­por­tó mi re­po­so, por­que em­pe­zó a pa­tear y a de­mos­trar su ener­gía des­de la se­ma­na 16, mu­cho an­tes que Ca­ta, ¡y con tan­ta fuer­za! A ve­ces cuan­do es­toy tra­ba­jan­do, ha­cien­do una en­tre­vis­ta al ai­re en Ve­nus, y sien­to sus pa­ta­das y mo­vi­mien­tos enér­gi­cos, me resulta un desafío per­ma­ne­cer con­cen­tra­da en lo que me es­tán di­cien­do, ¡por­que pa­re­ce que ya quie­re sa­lir de mi pan­za! Por suer­te, has­ta aho­ra man­tu­ve el pro­fe­sio­na­lis­mo, pe­ro en cual­quier mo­men­to se me es­ca­pa­rá un ala­ri­do ¡en el me­dio de la no­ta! Des­de la pan­za, Ri­car­di­to ya mues­tra un es­pí­ri­tu in­quie­to y con tan­tas ga­nas, mi prín­ci­pe, ¡me es­toy ata­jan­do la ca­be­za, te­mien­do, por­que al pa­re­cer se me vie­ne un te­rri­ble ma­cho pa­ra­gua­yo! (ri­sas).

¿So­lo Ri­car­do o ten­drá otro nom­bre?

- So­lo uno, su pa­pá y su abue­lo lle­van el mis­mo. Ri­car­do siem­pre me pa­re­ció un her­mo­so nom­bre, con mu­cha fuer­za y per­so­na­li­dad, y es un lin­do homenaje al su­per­pa­pá que le es­pe­ra. Coin­ci­den­te­men­te, mis dos hi­jos tie­nen nom­bres de re­yes, ¡coin­ci­den­cia que me en­can­ta! Ca­ta­li­na se lla­ma así en ho­nor a mi abue­la.

¿Ya te­nés lis­ta la ha­bi­ta­ción del ne­ne?

- El se­gun­do be­bé, ¡po­bre­ci­to!, siem­pre re­ci­be me­nos pre­pa­ra­ti­vos que el pri­me­ro, por­que con Ca­ta a es­ta al­tu­ra ya te­nía to­do ter­mi­na­do. Con Ri­car­di­to sin em­bar­go es­toy su­per­re­la­ja­da, re­cién

Des­de la pan­za, Ri­car­di­to ya mues­tra un es­pí­ri­tu in­quie­to y con tan­tas ga­nas”

aho­ra voy a em­pe­zar a ver los de­ta­lles de su de­co­ra­ción. Creo que la te­má­ti­ca se­rá de ma­ri­ne­ri­to o de pi­ra­ta. Co­mo tam­po­co me mo­ví mu­cho en los me­ses que pa­sa­ron, no pu­de ver na­da an­tes, pe­ro me es­toy po­nien­do las pi­las y pen­san­do bien qué voy a in­cluir en mi lis­ta de re­ga­los pa­ra el baby sho­wer, aho­ra que ya ten­go más experiencia en las co­sas que son real­men­te ne­ce­sa­rias.

¿Te es­tás pre­pa­ran­do pa­ra un par­to nor­mal o ce­sá­rea?

- Con Ca­ta­li­na me pre­pa­ré pa­ra un par­to nor­mal, hi­ce el tra­ba­jo de par­to, pe­ro las­ti­mo­sa­men­te ter­mi­nó en una ce­sá­rea, lo cual fue frus­tran­te pa­ra mí por­que real­men­te me ha­bía men­ta­li­za­do. Es­ta vez me es­toy pre­pa­ran­do de vuel­ta pa­ra un par­to nor­mal, pe­ro siem­pre an­te­pon­go la sa­lud de mi be­bé y el cri­te­rio del doc­tor, que es quien de­ci­di­rá en el mo­men­to qué es me­jor pa­ra los dos.

¿Tu ma­ri­do es­tá an­sio­so es­pe­ran­do a su com­pa­ñe­ri­to pa­ra el fút­bol?

- La ver­dad, Ri­car­do y Catita son muy pe­ga­dos. Ella le tie­ne una ado­ra­ción in­fi­ni­ta y se pa­sa mi­mán­do­le y de­di­cán­do­le fra­ses de amor, Ri­car siem­pre me di­jo que le en­can­ta­ría te­ner otra nena, por­que es el ído­lo de su hi­ja. La nue­va actividad de Ca­ta es con­tro­lar cuán­tos be­sos me da su pa­pá, y se enoja si yo re­ci­bo más que ella, ¡siem­pre lle­van­do la cuen­ta, mi gor­di­ta lo­ca! Pe­ro cuan­do nos en­te­ra­mos de que era va­rón, Ri­car­do tam­bién se emo­cio­nó mu­chí­si­mo, es el pri­mer nie­to del la­do de su fa­mi­lia, don­de ya hay va­rias prin­ce­si­tas, así que es­tá to­da la fa­mi­lia ex­pec­tan­te.

¿Que­rés que Ri­car asis­ta al par­to?

- ¡Sea co­mo sea! Las­ti­mo­sa­men­te, en el par­to de Ca­ta, que fue una ce­sá­rea de emer­gen­cia, ya no hu­bo ni lu­gar ni tiem­po pa­ra que él en­tra­ra con­mi­go, y ese mo­men­to en que es­tu­ve so­la y un po­co asus­ta­da sin él fue di­fí­cil pa­ra mí. Así que es­ta vez, sea nor­mal o ce­sá­rea, en­tra con­mi­go sí o sí, ¡no se salva! Y si es par­to nor­mal, su ayu­da y su apo­yo en ese mo­men­to de­fi­ni­ti­va­men­te se­rán fun­da­men­ta­les, así que ya le es­toy pre­pa­ran­do pa­ra que no se asus­te de to­do lo que va a te­ner que ver (ri­sas). Aun­que pri­me­ro qui­so una her­ma­ni­ta, Catita se pu­so fe­liz al sa­ber que lle­ga­rá un va­ron­ci­to pa­ra acom­pa­ñar­la en sus tra­ve­su­ras. Mien­tras, ma­má Tun­tu­na di­ce que el ne­ne se pa­re­ce­rá a pa­pá Ri­car y se­rá ace­le­ra­do co­mo ella. ¡Tier­na mez­cla!

¿Có­mo ima­gi­nás a Ri­car­di­to? ¿A quién creés que se pa­re­ce­rá?

- Catita me pa­re­ce en al­gu­nos ras­gos fí­si­cos, y de per­so­na­li­dad se pa­re­ce en mu­chos otros a su pa­pá. Creo que Ri­car­di­to va a ser más pa­re­ci­do fí­si­ca­men­te a él, pe­ro un po­co ace­le­ra­do co­mo la ma­dre, ¡sos­pe­cho que es­ta vez se in­ver­ti­rán los pa­re­ci­dos!

¿Có­mo te ma­ne­ja­rás con dos ni­ños en ca­sa? ¿Ten­drás ayu­da ex­tra?

- Con Ca­ta­li­na mu­chas ve­ces qui­se ma­ne­jar­me so­la, cuan­do era más chi­qui­ta, pe­ro des­de que es­tu­ve en paz con la idea de te­ner una mano ex­tra que me ayu­de, to­do fue más fá­cil pa­ra mí. Así que hoy soy ple­na­men­te cons­cien­te de que quie­ro ayu­da. Por suer­te te­ne­mos con no­so­tros a Ra­mo­na, que le cui­da a Ca­ta prác­ti­ca­men­te des­de que na­ció. Ella es co­mo par­te de la fa­mi­lia y me

Ri­car­do siem­pre me pa­re­ció un her­mo­so nom­bre, con mu­cha fuer­za y per­so­na­li­dad”

da la tran­qui­li­dad de po­der de­jar a mi nue­vo be­bé con al­guien de confianza, aho­ra que Catita ya es­tá más gran­de y tie­ne sus ac­ti­vi­da­des tam­bién fue­ra de la ca­sa.

¿Qué di­ce la her­ma­ni­ta ma­yor an­te la in­mi­nen­te lle­ga­da del va­ron­ci­to?

- ¡Ella es­tá fas­ci­na­da! Al prin­ci­pio so­lo que­ría una her­ma­ni­ta, pe­ro el día que le con­té, ella su­per­ma­du­ra me di­jo: “Ma­mi, tam­bién es­toy fe­liz de que sea un va­rón”. Sí me pre­gun­tó si igual le pue­de dis­fra­zar de prin­ce­sa a su her­ma­ni­to, y eso que­dó pen­dien­te de res­pon­der, por­que sos­pe­cho que a Ri­car­di­to no le va a gus­tar ver­se de gran­de, ¡en una fo­to dis­fra­za­do de la prin­ce­sa Elsa! (ri­sas).

¿Qué re­ga­li­tos ya re­ci­bió el prin­ci­pi­to?

- El pri­mer re­ga­lo de Ri­car­di­to fue un osi­to body de Ce­rro Por­te­ño. En mi ca­sa la fa­mi­lia es­tá di­vi­di­da: por mi la­do, so­mos to­dos ce­rris­tas; por el la­do del pa­dre, olim­pis­tas. Yo creo que el te­ma se de­fi­ni­rá cuan­do el pri­mer tío que se avi­ve le sa­que el car­net de su club, ahí no que­da­rá otra que acep­tar lo que le to­que. Ade­más, re­ci­bí una her­mo­sa ba­ñe­ra, su pri­mer bi­be­rón y un par de ro­pi­tas; mue­ro de ter­nu­ra con el co­lor ce­les­te, que por pri­me­ra vez es­tá apa­re­cien­do des­pués de tan­to ro­sa­do en mi vi­da. Al prin­ci­pio me cos­ta­ba en­con­trar co­sas lin­das, ¡pe­ro aho­ra soy la más en­tu­sias­ma­da!

Catita es­tá a pun­to de cum­plir cua­tro añi­tos, ¿ya va al co­le? ¿Có­mo se por­ta?

- Catita es dulce, obe­dien­te, bon­da­do­sa e inocen­te, un po­co va­ga y un po­co ar­tis­ta, le en­can­ta dis­fra­zar­se de prin­ce­sa, can­tar, bai­lar y ha­cer tea­tro. Si se tie­ne que sa­car fo­tos, ella so­li­ta sa­be po­sar, pa­re­ce que ya vino con el chip in­cor­po­ra­do. Es­te es su úl­ti­mo año en la guar­de, así que yo más que ella me es­toy pre­pa­ran­do men­tal­men­te pa­ra la emo­ción y al mis­mo tiem­po el es­trés que vie­ne con la eta­pa es­co­lar.

Fi­nal­men­te, con­ta­nos, ¿có­mo fue la experiencia de po­sar con Ca­ta­li­na y el be­bé a bor­do?

- ¡Po­sar con Ca­ta es lo más!, y te­ner­le a es­te mi­la­gro en mi pan­za so­lo me ha­ce son­reír, así que ya ven en las fo­tos que la son­ri­sa me sa­lió na­tu­ral, por­que nun­ca es­tu­ve tan fe­liz en mi vi­da, dis­fru­té de­ma­sia­do, y Ce­les­te, la fo­tó­gra­fa, ¡es una ge­nia!

¿EL CI­CLÓN O EL DE­CANO? Be­lén es ce­rris­ta y, Ri­car­do, olim­pis­ta, ¿de qué club se­rá el ne­ne? La dispu­ta aún no em­pe­zó, pe­ro el pri­mer re­ga­lo que re­ci­bió Ri­car­di­to fue un osi­to body de Ce­rro Por­te­ño.

ILU­SIÓN. Be­lén, su es­po­so Ri­car­do y su pe­que­ña Ca­ta es­tán an­sio­sos es­pe­ran­do la lle­ga­da del ben­ja­mín de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.