La voz del pue­blo fut­bo­le­ro

Di­rec­to, ge­ne­ran­do la in­quie­tud de di­ri­gen­tes, en­tre­na­do­res y fut­bo­lis­tas. Así Ja­vier So­sa Briganti se ga­nó al pú­bli­co que lo si­gue. A ca­si un año de su re­gre­so a los me­dios, lue­go de es­tar ale­ja­do por tres, el co­men­ta­ris­ta char­ló con TVO. Arran­ca­mos con

TVO - - Sumario - Der­lis Iván Mat­to / Fo­tos: Mó­ni­ca Ma­tiu­da

Ca­si 20 años en Pa­ra­guay con­vir­tie­ron a Ja­vier So­sa Briganti (61) en un ver­da­de­ro fa­ná­ti­co del te­re­ré. Su ter­mo lo acom­pa­ña a to­das par­tes, así ha­ce fren­te a nues­tro pe­sa­do cli­ma. “Una vez di­je que nun­ca vi­vi­ría en Asun­ción ni en Guayaquil, por el in­ten­so ca­lor de las dos ciu­da­des. El des­tino me ter­mi­nó ubi­can­do en Pa­ra­guay, gra­cias al ca­lor apren­dí a re­em­pla­zar el ma­te uru­gua­yo por el frío del te­re­ré, que es mi be­bi­da pre­fe­ri­da de to­dos los días”, arran­có con­tan­do el uru­gua­yo. ¿Có­mo lle­gó a nues­tro país? El pro­pio Ja­vier nos cuen­ta. Acom­pa­ña­nos en es­te re­co­rri­do por su his­to­ria, en la cual no fal­ta el te­ma que le apa­sio­na: el fút­bol.

Ja­vier, ¿có­mo lle­gas­te a Pa­ra­guay?

- A fi­na­les de los 90, a Os­val­do Do­mín­guez Dibb se le ocu­rrió abrir una ra­dio con un co­men­ta­ris­ta y un re­la­tor uru­gua­yos. Su ge­ren­te fue a Uru­guay a rea­li­zar una prue­ba con pe­rio­dis­tas y fui ele­gi­do jun­to con Jor­ge Gar­cía. El 21 de ma­yo de 1999 pi­sé Pa­ra­guay por pri­me­ra vez, y el 25 de ese mes de­bu­té con un su­per­clá­si­co en la can­cha de Luque. Ga­nó Olim­pia 1-0 con gol de De­nis Ca­ni­za, en el úl­ti­mo par­ti­do de Ro­que San­ta Cruz an­tes de via­jar pa­ra in­cor­po­rar­se al Ba­yern Mú­nich de Ale­ma­nia.

¿Lle­gas­te con tu fa­mi­lia?

- A los dos me­ses vino mi fa­mi­lia; gra­cias a Dios con­té con su apo­yo. Fue un lin­do desafío, ya que lo nor­mal es que va­yan a otro país a bus­car fut­bo­lis­tas, no pe­rio­dis­tas (ri­sas).

¿En Uru­guay ha­cías pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo?

- Siem­pre me gus­tó el fút­bol, in­clu­so fui ár­bi­tro, pe­ro co­mo no me agra­da­ba en­tre­nar, me in­cli­né ha­cia el pe­rio­dis­mo. Lle­gué a es­tar en un pro­gra­ma muy es­cu­cha­do en mi país, que me brin­dó la po­si­bi­li­dad de via­jar por el mundo. In­clu­so recuerdo ha­ber ga­na­do el úni­co con­cur­so te­le­vi­si­vo que reali­zó el Ca­nal 4 de Uru­guay pa­ra for­mar par­te del plan­tel que tra­ba­jó du­ran­te el Mun­dial del 98. El equi­po prin­ci­pal via­jó a Fran­cia y yo me que­dé con los in­for­ma­ti­vos, las en­tre­vis­tas y de­más en Mon­te­vi­deo.

¿Ju­gas­te al fút­bol en al­gún mo­men­to?

- Nun­ca lo hi­ce pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro de­bo con­fe­sar que era un re­cio za­gue­ro cen­tral, muy ho­rri­ble ju­gan­do, por cier­to (ri­sas).

CON­CEP­TOS VA­RIOS

Su mar­ca re­gis­tra­da y di­rec­ta no fal­tó en es­ta no­ta al to­car va­rios te­mas co­mo la co­rrup­ción en el fút­bol, Ce­rro Por­te­ño, Olim­pia y, por su­pues­to, la Se­lec­ción. Aten­dé las per­li­tas.

¿Por qué un pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo no re­ve­la su club?

- Me pa­re­ce una ton­te­ría, po­dés re­ve­lar tu club, pe­ro te­nés que ser cohe­ren­te con tus crí­ti­cas. So­lo así la gen­te te re­co­no­ce­rá co­mo buen pe­rio­dis­ta. Hay que ser siem­pre ob­je­ti­vos, Ru­bio Ñu y Gua­ra­ní son los clu­bes de la ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas. Se es­con­den ahí (ri­sas).

¿Có­mo se eli­mi­na­ría la vio­len­cia en el fút­bol?

- El día que lle­ven pre­sos a los di­ri­gen­tes que dan en­tra­das de fa­vor a esos man­te­ni­dos y dro­ga­dic­tos mal lla­ma­dos hin­chas de fút­bol.

Co­rrup­ción en el fút­bol…

- Que­dó de­mos­tra­da con gen­te que se creía in­to­ca­ble y que hoy es­tá pre­sa. Así co­mo hay pe­rio­dis­tas, abo­ga­dos y mé­di­cos des­ho­nes­tos, tam­bién exis­ten di­ri­gen­tes co­rrup­tos. Pue­de ha­ber más, me pa­re­ce que va a se­guir ca­yen­do gen­te.

¿Qué te pa­re­ce el tra­ba­jo de Fran­cis­co Ar­ce al fren­te de la Al­bi­rro­ja?

- Ar­ce fue una ma­la elec­ción de la Aso­cia­ción Pa­ra­gua­ya de Fút­bol (APF). Se ju­gó por un can­di­da­to equi­vo­ca­do. Du­ran­te ca­si dos me­ses, la gen­te de la APF se ba­jó los pan­ta­lo­nes a Rei­nal­do Rue­da,

pa­ra que 15 días an­tes de que se jue­gue un nue­vo com­bo eli­mi­na­to­rio, lo de­sig­nen a Ar­ce. Fue men­ti­ra que era un plan B, era lo que que­da­ba lue­go de la ne­ga­ti­va de Rue­da. Un pa­pe­lón cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad re­cae so­bre el pre­si­den­te, Ro­bert Ha­rri­son. Va­mos a ver có­mo ter­mi­na es­ta his­to­ria.

¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra ser un téc­ni­co de Se­lec­ción?

- Apar­te de co­no­ci­mien­tos, ser una per­so­na ho­nes­ta, no en­trar en el ne­go­cio de los em­pre­sa­rios y las amis­ta­des ni per­mi­tir que un di­ri­gen­te te im­pon­ga ju­ga­do­res. Por eso siem­pre di­je que Gerardo Ta­ta Mar­tino mar­có una épo­ca en Pa­ra­guay, ya que nun­ca se de­jó ma­no­sear y tu­vo el res­pal­do de Ho­ra­cio Car­tes y Mar­cos Can­ner, que con­so­li­da­ron el tra­ba­jo se­rio de Mar­tino. Des­pués vi­nie­ron otros que mez­cla­ron ca­pri­chos per­so­na­les y con­vo­ca­to­rias de gen­te que uno nun­ca en­tien­de. ¿Qué ne­ce­si­ta Ce­rro Por­te­ño pa­ra con­quis­tar un tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal? - De­di­car­se a la cohe­ren­cia de cla­ri­fi­car ob­je­ti­vos. Ha­blan­do con Os­val­do Do­mín­guez Dibb, una vez le pre­gun­té cuán­do en­tra­ría de nue­vo al fút­bol pa­ra vol­ver a ser cam­peón de Amé­ri­ca. Me res­pon­dió: “Mi hi­jo, pa­ra ga­nar la Li­ber­ta­do­res te­nés que in­ver­tir cin­co mi­llo­nes de dó­la­res”. Hay que ver a qué se apues­ta: a un me­ga­es­ta­dio (lo que me pa­re­ce fan­tás­ti­co) o a dar­le la Li­ber­ta­do­res a la gen­te, ar­man­do un equi­po que cues­ta esa can­ti­dad de pla­ta, tra­yen­do un téc­ni­co a la al­tu­ra de los ju­ga­do­res. ¿Có­mo ca­li­fi­cás a Mar­co Tro­va­to? - Es un ti­po que quie­re ha­cer bien las co­sas en Olim­pia, pe­ro que las­ti­mo­sa­men­te es­tá muy mal ro­dea­do. La gen­te que lo acom­pa­ña en la di­ri­gen­cia toma de­ci­sio­nes erra­das que le ter­mi­nan cos­tan­do ca­ro al club, en lo de­por­ti­vo y en lo fi­nan­cie­ro. De los fut­bo­lis­tas jó­ve­nes, ¿a quién ves con mu­cho fu­tu­ro? - En esa no en­tro, soy de la idea de que los pe­rio­dis­tas te­ne­mos la fa­ci­li­dad de in­flar­le el glo­bo a los jó­ve­nes. Ha­ce po­co es­cu­ché que a un chi­co de la Sub 17 lo es­tán com­pa­ran­do con Sal­va­dor Ca­ba­ñas. Por Dios, de­jé­mos­lo tran­qui­lo, a esa edad dar­le la mo­chi­la pe­sa­da de un gran­de co­mo lo fue Ca­ba­ñas es una lo­cu­ra. ¿Por qué le cues­ta mu­cho al ju­ga­dor pa­ra­gua­yo lle­gar a la éli­te del fút­bol? - Por­que es­tán en un am­bien­te don­de la fa­rra es muy ba­ra­ta y abun­dan las bo­ti­ne­ras. Pa­ra­guay es un país en el que so­bran mo­de­los y ahí se va to­da la aten­ción de un fut­bo­lis­ta, que de­be­ría es­tar más pen­dien­te de su pro­fe­sión. Po­cos son los que lle­gan a Eu­ro­pa pa­ra so­bre­sa­lir. Un ju­ga­dor pue­de ase­gu­rar has­ta el fu­tu­ro de sus nie­tos si ad­mi­nis­tra bien su di­ne­ro, pe­ro no to­dos tie­nen ese pen­sa­mien­to. MÁS DE SO­SA BRIGANTI Es uru­gua­yo, pe­ro ra­di­ca en nues­tro país jun­to con sus hi­jas, Na­ta­lia (37) y Ros­sa­na (32), ha­ce 18 años. Un detalle: su pri­mer nie­to, Ke­vin (12), es

pa­ra­gua­yo. Por si le fal­ta­ran mo­ti­vos pa­ra te­ner­le un sen­ti­mien­to es­pe­cial a nues­tra tie­rra, es­tá en pa­re­ja con Aracely Re­cal­de, una pa­ra­gua­ya con la que ini­ció una re­la­ción ha­ce cua­tro años. ¿El ti­po al­te­ra­do que ve­mos en te­le­vi­sión es un per­so­na­je? - Pa­ra na­da, yo soy así en to­dos la­dos. En mi tra­ba­jo, en mi vi­da pri­va­da, con mis ami­gos. Ten­go la mis­ma per­so­na­li­dad, soy de ex­plo­tar muy fá­cil­men­te y creo que eso es be­ne­fi­cio­so pa­ra mi sa­lud, co­rro me­nos ries­go de su­frir al­gún in­far­to, ya que ex­pul­so to­do lo que me mo­les­ta en ese mo­men­to. Así co­mo me fas­ti­dio, a los cin­co mi­nu­tos es­toy nor­mal y me sien­to li­be­ra­do. Es mi ca­rác­ter fren­te y de­trás de cámaras. ¿Sos hin­cha de al­gún equi­po de fút­bol? - La ver­dad, no sim­pa­ti­zo con nin­gún club. No en­tien­do có­mo la gen­te pue­de ser tan fa­ná­ti­ca de un equi­po. Pa­ra mí es un de­por­te ma­ra­vi­llo­so y lo uso co­mo pa­sa­tiem­po por­que me gus­ta. So­la­men­te gri­té dos go­les en mi vi­da co­mo pe­rio­dis­ta: el de Pa­blo Bengoechea a Bra­sil en la Co­pa Amé­ri­ca 1995, que ter­mi­nó ga­nan­do Uru­guay por pe­na­les, y el gol de ti­ro li­bre de José Luis Chi­la­vert a Co­lom­bia en el Cam­pín de Bo­go­tá por las Eli­mi­na­to­rias pa­ra el Mun­dial de Co­rea/Ja­pón 2002. ¿Qué ha­ces cuan­do no es­tás tra­ba­jan­do? - Tra­ba­jo to­dos los días, des­pués me voy a mi ca­sa pa­ra es­tar con mi fa­mi­lia y así can­sa­do co­mo sue­lo es­tar me en­can­ta co­ci­nar. Los fi­nes de se­ma­na se los de­di­co a las pas­tas y los asa­di­tos. ¿Te­nés otro em­pleo? - Sí, soy ge­ren­te de una em­pre­sa, un tra­ba­jo que me brin­dó José Luis Ga­glio cuan­do yo no es­ta­ba en los me­dios. Le es­ta­ré agra­de­ci­do de por vi­da. Ade­más, me da per­mi­so pa­ra cum­plir con los com­pro­mi­sos en la te­vé, eso so­lo lo ha­ce gen­te bue­na co­mo él. ¿Sen­tís que el pú­bli­co se iden­ti­fi­ca con lo que de­cís? - Creo que sí, por­que yo di­go lo que pien­so. No vi­vo del pe­rio­dis­mo co­mo pa­ra no de­cir la ver­dad por mie­do a re­pre­sa­lias y que­dar­me sin la­bu­ro. Yo di­go en voz al­ta lo que la gen­te pien­sa en voz baja, y por eso se iden­ti­fi­can con­mi­go.

Yo di­go en voz al­ta lo que la gen­te pien­sa en voz baja”

PRO­TA­GO­NIS­TAS. Al­gu­nos per­so­na­jes que tu­vie­ron la opi­nión de Ja­vier So­sa Briganti en la ame­na charla con TVO.

SIN FIL­TRO. Te­ner otro em­pleo, no depender del pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, ha­ce que So­sa Briganti no le rinda cuen­tas a na­die acer­ca de sus opi­nio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.