El desafío de ser ma­má y tra­ba­jar fue­ra de ca­sa

Dor­mir po­co, arre­glar­se rá­pi­da­men­te, dar el desa­yuno a los ni­ños, lle­var­los al co­le­gio y lle­gar al tra­ba­jo a tiem­po. Es­ta es la ru­ti­na de mu­chas ma­más que de­ben tra­ba­jar fue­ra del ho­gar. La si­có­lo­ga Gra­cie­la Ar­ce nos brin­dó consejos so­bre có­mo en­fren­tar e

TVO - - Pnt -

Son in­con­ta­bles las mu­je­res que de­ben li­diar con las ta­reas del ho­gar, la ma­ter­ni­dad y su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Es una ta­rea com­pli­ca­da, ya que a me­di­da que es­tán al tan­to del cre­ci­mien­to de sus hi­jos, de­ben tra­tar de no des­cui­dar sus otros ro­les. Sin du­das, des­de el pri­mer mo­men­to la ma­ter­ni­dad es un acon­te­ci­mien­to que le da un gi­ro de 180 gra­dos a la vida de una mu­jer. Lue­go del par­to y la re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca de la ma­má, vie­ne la di­fí­cil eta­pa de re­tor­nar a la ru­ti­na la­bo­ral tras me­ses de con­vi­vir con su be­bé du­ran­te to­do el día. Ade­más, mu­chas que­dan con de­pre­sión pos­par­to, de­bi­do a los múl­ti­ples cam­bios fí­si­cos y hor­mo­na­les por los que pa­san du­ran­te el pro­ce­so de ges­ta­ción y lue­go del na­ci­mien­to del be­bé. Pa­ra ha­blar de es­tos y otros te­mas, fui­mos has­ta el con­sul­to­rio de la si­có­lo­ga Gra­cie­la Ar­ce, quien nos res­pon­dió va­rias in­te­rro­gan­tes re­la­cio­na­das con la vida de ma­dre.

DE­PRE­SIÓN POS­PAR­TO: A LO QUE LAS NUE­VAS MA­MÁS SE EX­PO­NEN

“En los pri­me­ros días, la ma­má se en­cuen­tra hi­per­sen­si­ble y ne­ce­si­ta de to­do el tiem­po po­si­ble pa­ra co­nec­tar­se con su be­bé, re­co­no­cer­lo y re­tro­ali­men­tar el víncu­lo que se cons­tru­ye con el con­tac­to y el ama­man­ta­mien­to”, ex­pli­có la li­cen­cia­da Ar­ce al re­fe­rir­se a un es­ta­do de áni­mo muy co­mún en­tre las mu­je­res que aca­ban de dar a luz. Es­ta eta­pa se co­no­ce po­pu­lar­men­te co­mo de­pre­sión pos­par­to, la cual se pro­du­ce por un cam­bio pro­fun­do

en el es­ta­do de áni­mo de la mu­jer, ya que su per­so­na pa­sa a un se­gun­do plano. Es­to la lle­va a te­ner que to­le­rar, por ejem­plo, la frus­tra­ción que po­dría pro­du­cir­le el cam­bio de su cuer­po, al que le lle­va­rá un tiem­po reaco­mo­dar­se. “A es­to se su­man las po­cas ho­ras de sue­ño que tie­nen las ma­dres, por­que el be­bé re­quie­re aten­ción con su ali­men­ta­ción e hi­gie­ne. En es­te tiem­po de­be apren­der a re­co­no­cer el len­gua­je de su ni­ño, sus llan­tos y sus tiem­pos”, ma­ni­fes­tó. Al­gu­nos de los sín­to­mas de es­te pe­rio­do son: tris­te­za, fa­ti­ga, irri­ta­bi­li­dad, in­som­nio y pér­di­da de ape­ti­to. An­te es­tos in­di­cios, lo más re­co­men­da­ble es bus­car un tra­ta­mien­to sicológico, ya que pue­de lle­gar a du­rar años si no se re­ci­be aten­ción pro­fe­sio­nal ade­cua­da.

VUEL­TA A LA RU­TI­NA: LO MÁS DU­RO

La si­có­lo­ga Ar­ce in­di­có que el pe­rio­do más com­pli­ca­do pa­ra una ma­dre es el pri­mer des­pren­di­mien­to, que se pro­du­ce cuan­do de­be vol­ver al tra­ba­jo tras el per­mi­so de ma­ter­ni­dad. “La pri­me­ra se­pa­ra­ción de la ma­dre y su be­bé re­sul­ta di­fí­cil, ella lo de­ja al cui­da­do de otras personas y ade­más de­be man­te­ner la con­cen­tra­ción en sus ta­reas la­bo­ra­les”, aco­tó. Por otro la­do, in­di­có lo im­por­tan­te que es cum­plir el per­mi­so de ma­ter­ni­dad es­ta­ble­ci­do por la ley, ya que du­ran­te ese tiem­po el be­bé re­quie­re la aten­ción de la ma­dre, pa­ra el ama­man­ta­mien­to y otros cui­da­dos. En nues­tro país son otor­ga­das 18 se­ma­nas.

¿Có­mo pue­den ha­cer pa­ra que la pri­me­ra se­pa­ra­ción de sus hi­jos no sea tan du­ra?

- Cuan­do la ma­dre re­tor­na al tra­ba­jo, de­be de­jar to­do or­ga­ni­za­do co­mo pa­ra que su au­sen­cia sea lo me­nos trau­má­ti­ca po­si­ble. Ade­más, es im­pres­cin­di­ble es­tar acom­pa­ña­da por el pa­dre de la cria­tu­ra. Ellos tie­nen la mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad y el mis­mo com­pro­mi­so, ex­cep­tuan­do el ama­man­ta­mien­to. El mo­do en que se or­ga­ni­ce de­pen­de­rá de los apo­yos ex­ter­nos y de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de la fa­mi­lia.

¿A qué se ex­po­nen las mu­je­res que no lo­gran ma­ne­jar el tra­jín del día a día?

- Co­mo tie­nen la exi­gen­cia de ejer­cer to­dos sus ro­les con la me­jor pre­dis­po­si­ción, es­to su­po­ne un al­to ni­vel de es­trés, el cual se­rá re­suel­to de me­jor o peor ma­ne­ra se­gún co­mo ella y su en­torno se or­ga­ni­cen. Ade­más, si las con­di­cio­nes son muy abru­ma­do­ras, po­drían caer en la de­pre­sión pro­lon­ga­da.

¿Es­tas si­tua­cio­nes pue­den al­can­zar a los de­más miem­bros de la fa­mi­lia?

- El es­trés de un miem­bro de la fa­mi­lia pue­de afec­tar a los de­más. De­pen­de­rá de có­mo afron­tan los pa­dres las si­tua­cio­nes de cam­bio que atra­vie­san. Es ne­ce­sa­rio po­ner­le pa­la­bras a lo que su­ce­de en la ca­sa y la fa­mi­lia, ha­cien­do en­ten­der a los ni­ños la nue­va si­tua­ción, sin exa­ge­rar­la. El mo­do en que se vi­va es­te nue­vo mo­men­to per­mi­ti­rá el cre­ci­mien­to sicológico de to­dos.

¿De qué for­ma de­be­rían ac­tuar las mu­je­res que tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des la­bo­ra­les y lue­go tie­nen que es­tar pen­dien­tes de sus hi­jos?

- De­ben apren­der a li­diar con sus tiem­pos y no sen­tir­se im­pres­cin­di­bles en la vida de sus hi­jos. Mu­chas ta­reas pue­den de­le­gar­se a otras personas de con­fian­za sin da­ñar la sa­lud men­tal de los chi­cos. Es fun­da­men­tal re­cal­car que la ca­li­dad de tiem­po otor­ga­do al ni­ño es lo que más cuen­ta; no bas­ta es­tar en la ca­sa so­la­men­te, es pres­tar aten­ción a ese be­bé a me­di­da que crece y com­par­tir mo­men­tos en fa­mi­lia.

En­ton­ces, ¿es­tá bien que la ma­dre se de­di­que a sus la­bo­res, dán­do­le el es­pa­cio a sus hi­jos?

- Sí, la se­pa­ra­ción de la ma­dre de su hi­jo es ne­ce­sa­ria, ya que per­mi­te el desa­rro­llo y au­to­no­mía del mis­mo; por­que se rom­pe la sim­bio­sis exis­ten­te en ese víncu­lo. Ese chi­co de­be apren­der a so­cia­li­zar len­ta­men­te con el en­torno; tam­bién ad­quie­ren no­to­rie­dad en su vida sus de­más víncu­los.

¿Qué fac­to­res po­drían ayu­dar o ali­via­nar la pe­sa­da ru­ti­na de las ma­dres?

- La ayu­da ex­ter­na y sa­ber que ella no es im­pres­cin­di­ble en to­do mo­men­to. Que su hi­jo es­tá bien cui­da­do y que es bueno que tam­bién se re­la­cio­ne con otras personas. De­be ase­gu­rar­se de que esa ayu­da sea con­fia­ble.

¿Otras re­co­men­da­cio­nes que pue­da dar a las mu­je­res que es­tán li­dian­do con los in­con­ve­nien­tes la­bo­ra­les y la ma­ter­ni­dad?

- Es im­por­tan­te que la mu­jer va­ya re­to­man­do len­ta­men­te sus de­más es­pa­cios y re­la­cio­nes so­cia­les. Tam­bién de­be ir en­fo­cán­do­se en su arre­glo per­so­nal, el cui­da­do de su cuer­po y reeducar a su en­torno pa­ra que ca­da miem­bro de la fa­mi­lia asu­ma el com­pro­mi­so que le co­rres­pon­de; lo im­por­tan­te es no de­jar­se es­tar tan­to fí­si­ca co­mo emo­cio­nal­men­te. Ade­más, no se pue­de pen­sar que ella so­la pue­da con to­do. Siem­pre de­be ha­ber quien acom­pa­ñe es­te tiem­po. Un pa­dre in­vo­lu­cra­do (con­vi­va o no con la ma­dre) de­be asu­mir su com­pro­mi­so pa­terno, lo que ali­via­na bas­tan­te a la mu­jer en el cui­da­do y tiem­po otor­ga­do a ese ni­ño/a, con el va­lor agre­ga­do de ser po­si­ti­vo.

Gra­cie­la Ar­ce

Fo­tos: Mó­ni­ca Ma­tiau­da - Ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.