Mark Twain: Es­cri­tor y aven­tu­re­ro de co­ra­zón.

Ultima Hora - Revista Escolar - - PASAJE A LA AVENTURA -

Su nom­bre ver­da­de­ro fue Sa­muel Lang­hor­nen Cle­mens, na­ció en la Flo­ri­da, EE. UU., en 1835. Cre­ció en un pue­blo lla­ma­do Ha­ni­bal a ori­llas del río Mis­sis­sip­pi. A los 12 años que­dó huér­fano de pa­dre, lo que lo obli­gó a de­jar sus es­tu­dios y a tra­ba­jar en una edi­to­rial del pue­blo. Es­to per­mi­tió que nues­tro ami­go Mark ini­cia­ra sus pri­me­ros es­cri­tos pa­ra re­vis­tas y pe­rió­di­cos lo­ca­les, don­de po­co a po­co desa­rro­lló es­ta mag­ní­fi­ca vir­tud. Ya a los 18 años aban­do­nó su pue­blo y se di­ri­gió a otras ciu­da­des más gran­des pa­ra tra­ba­jar co­mo ti­pó­gra­fo, y de pa­so, ali­men­tar su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro, re­si­dien­do un tiem­po en Nue­va Or­leans y otro tan­to en Sant Louis. En Nue­va Or­leans se ins­cri­bió co­mo apren­diz de pi­lo­to de va­por flu­vial, ofi­cio que le en­tu­sias­mó y le per­mi­tió con­tem­plar los pai­sa­jes y las vi­ven­cias de la gen­te po­bre de es­ta zo­na de los Es­ta­dos Uni­dos. Es­to fue ins­pi­ra­ción pa­ra sus fa­mo­sas obras. Más tar­de via­jó al oes­te, ha­cia las mon­ta­ñas de Ne­va­da, don­de se in­vo­lu­cró en el ne­go­cio de bus­car oro, em­pre­sa que no le re­sul­tó prós­pe­ra, lo que le obli­gó a escribir ar­tícu­los en pe­rió­di­cos. Po­co a po­co fue me­jo­ran­do su ori­gi­nal es­ti­lo que lo lle­vó a te­ner mu­chos lectores fa­ná­ti­cos. Su pri­mer éxi­to li­te­ra­rio le lle­gó en 1865, con el cuen­to cor­to La­fa­mo­sa ra­na­sal­ta­ri­na­de Calaveras, que apa­re­ció en un pe­rió­di­co fir­ma­do ya con el seu­dó­ni­mo de Mark Twain, nom­bre téc­ni­co de los pi­lo­tos que sig­ni­fi­ca “mar­ca dos son­das”. Él fue su pro­pia fuente de ins­pi­ra­ción, ya que de sus va­rios via­jes a la Po­li­ne­sia, Eu­ro­pa, etc., se ins­pi­ró pa­ra escribir li­bros de aven­tu­ras muy emo­cio­nan­tes. En 1870 se unió en ma­tri­mo­nio con Oli­via Lang­don, y seis años más tar­de es­cri­bió su gran no­ve­la que lo lan­zó a la fa­ma: La­sA­ven­tu­ras­de Tom Saw­yer. Ade­más es­cri­bió otras obras co­mo El­prínc ipe­ye lmen­di­go, La­sa­ven­tu­ras­de Huc­kle­berryFinn, Un­yanq uienl acor­te­del Re­yAr­tu­ro, etc. Su ge­nia­li­dad y crea­ti­vi­dad lo lle­va­ron a ser tam­bién hu­mo­ris­ta, en­sa­yis­ta, y su fuer­te: la li­te­ra­tu­ra de aven­tu­ra. Fa­lle­ció en el año 1910 en la ciu­dad de Red­ding, Con­nec­ti­cut, a los 74 años. El pue­blo ame­ri­cano y los lectores en ge­ne­ral agra­de­cie­ron a don Mark Twain tan ge­nial apor­te a la li­te­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.