De­ber cum­pli­do

Ultima Hora - Revista Escolar - - PEQUECHEF -

Mu­chas ve­ces he­mos es­cu­cha­do de­cir que la per­so­na res­pon­sa­ble es la que cum­ple con su de­ber. Es ver­dad. Ser res­pon­sa­ble sig­ni­fi­ca cum­plir con el de­ber pro­pio y con el com­pro­mi­so asu­mi­do. “El de­ber” no siem­pre es ele­gi­do ni de­ci­di­do por no­so­tros. So­bre to­do cuan­do so­mos pe­que­ños, nues­tros pa­dres y nues­tros pro­fe­so­res de­ci­den cuá­les se­rán nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des por­que bus­can ayu­dar­nos a ser vir­tuo­sos. Ellos sa­ben lo que de­be­mos ha­cer pa­ra ir cre­cien­do y ma­du­ran­do año a año en ca­da eta­pa de nues­tra vida. Pe­ro, a la vez, hay otros asun­tos en los cua­les no­so­tros so­mos quie­nes de­ci­di­mos. Y nues­tros ac­tos tie­nen que co­rres­pon­der a di­chas de­ci­sio­nes. Si pro­me­te­mos ha­cer al­go y no lo ha­ce­mos, en­ton­ces no hay res­pon­sa­bi­li­dad. Cum­plir con una obli­ga­ción de cual­quier ti­po no sue­le ser al­go fá­cil, im­pli­ca es­fuer­zo por­que, ge­ne­ral­men­te, “no te­ne­mos ga­nas de ha­cer­lo”. La res­pon­sa­bi­li­dad pue­de pa­re­cer una car­ga; pe­ro no cum­plir trae sus con­se­cuen­cias y mu­chas ve­ces es peor. Pa­sa­mos muy mal cuan­do po­ne­mos el es­fuer­zo sin ga­nas. Es fá­cil caer en la ten­ta­ción del ca­pri­cho y de lo que ten­go ga­nas, por ejem­plo, pue­do pre­fe­rir las ga­nas in­me­dia­tas de ver te­vé y ol­vi­dar­me de que a lar­go pla­zo, mi es­tu­dio es más im­por­tan­te. Cuan­do ter­mi­na­mos de ha­cer nues­tra obli­ga­ción nos vie­ne una sa­tis­fac­ción in­te­rior y una gran paz, me­jo­ra has­ta nues­tro hu­mor con los de­más. ¿Por qué es un va­lor la res­pon­sa­bi­li­dad? Por­que gra­cias a ella po­de­mos con­vi­vir pa­cí­fi­ca­men­te en la fa­mi­lia, en el gra­do, en la es­cue­la, en la so­cie­dad. To­do se vuel­ve más sen­ci­llo cuan­do ca­da uno ha­ce lo que tie­ne que ha­cer en ca­da mo­men­to, cuan­do ca­da uno es res­pon­sa­ble de lo que le to­ca. Hay una co­rres­pon­den­cia de de­be­res, es de­cir, yo cum­plo por­que la otra per­so­na cum­ple, y vi­ce­ver­sa. Pa­ra em­pe­zar a ser res­pon­sa­bles es esen­cial que ten­ga­mos las prio­ri­da­des co­rrec­ta­men­te or­de­na­das. De lo más im­por­tan­te a lo me­nos im­por­tan­te. Es­to no quie­re de­cir que lo me­nos im­por­tan­te no lo voy ha­cer, al con­tra­rio, lue­go de cum­plir con mis res­pon­sa­bi­li­da­des pue­do ha­cer aque­llo que me gus­ta, pe­ro que no es lo más ele­men­tal. La res­pon­sa­bi­li­dad de­be ser al­go es­ta­ble. No va­le ser res­pon­sa­bles a ve­ces y otras no. Eso no es ser res­pon­sa­bles. Po­de­mos caer fá­cil­men­te al­gu­na vez en la irres­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro no to­do el tiem­po. Es pri­mor­dial que nos ayu­de­mos en­tre her­ma­nos y en­tre ami­gos a cre­cer en la res­pon­sa­bi­li­dad. Es más fá­cil de­jar pa­sar las co­sas y más di­fí­cil ayu­dar­nos, pe­ro a la lar­ga es el me­jor ca­mino: ¡ayu­dar­nos y edu­car­nos en­tre no­so­tros a ser res­pon­sa­bles! Vi­vir la res­pon­sa­bi­li­dad ya di­ji­mos que no es al­go có­mo­do, co­mo tam­po­co lo es el co­rre­gir a un irres­pon­sa­ble. Sin em­bar­go, tam­bién es nues­tro de­ber ayu­dar­nos pa­ra que to­dos po­da­mos con­vi­vir ar­mó­ni­ca­men­te y ha­cer lo que es­té a nues­tro al­can­ce pa­ra lo­grar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.