4 de oc­tu­bre: Día In­ter­na­cio­nal de los Animales

Ultima Hora - Revista Escolar - - FECHAS ESPECIALES -

En Flo­ren­cia, Ita­lia, tu­vo lu­gar la pri­me­ra reunión pa­ra aten­der las preo­cu­pa­cio­nes so­bre los animales y su si­tua­ción. Des­de en­ton­ces se ce­le­bra en es­te día la im­por­tan­cia de cuidar y pro­te­ger a los ani­ma­li­tos que com­par­ten la vi­da con no­so­tros, en la na­tu­ra­le­za. Ade­más, es­te es el Día de San Fran­cis­co de Asís, quien es el pa­trono de los animales. La ce­le­bra­ción tie­ne bue­na acep­ta­ción y no enar­bo­la ban­de­ras po­lí­ti­cas, ni exi­ge re­li­gio­nes ni fron­te­ras, sino que es un lla­ma­do a to­dos los se­res hu­ma­nos a res­pe­tar a los otros se­res vi­vos del pla­ne­ta. ¡No es jus­to que los animales pa­guen con muer­tes a cau­sa de nues­tra irres­pon­sa­bi­li­dad! To­dos los es­fuer­zos pa­ra que vi­va­mos me­jor los se­res hu­ma­nos de­ben in­cluir tam­bién a los animales. Un ejem­plo de la irres­pon­sa­bi­li­dad que a ve­ces te­ne­mos es el de­rra­ma­mien­to de pe­tró­leo en el mar, que pa­ra pro­veer de com­bus­ti­bles, cau­san de­sas­tres en la vi­da ma­ri­na. El pro­ble­ma es muy se­rio y no es so­lo me­ra com­pa­sión a los ani­ma­li­tos, pues ca­da ser cum­ple una fun­ción en la na­tu­ra­le­za. Otro pro­ble­ma, pe­ro más cer­cano a no­so­tros, es el des­cui­do con que vi­ven los pe­rros, ga­tos y otras mas­co­tas que son muy que­ri­das en las fa­mi­lias cuan­do son ca­cho­rros, pe­ro cuan­do cre­cen se pa­san ras­can­do sus pul­gas, co­mien­do del ta­cho de ba­su­ra y mue­ren co­mo si nun­ca hu­bie­ran te­ni­do due­ño. Es­ta ac­ti­tud es egoís­ta e irres­pon­sa­ble, pues los po­bres animales se con­vier­ten en agen­tes trans­mi­so­res de en­fer­me­da­des, mien­tras que los due­ños ya se con­ten­ta­ron con aquel pe­rri­to chi­qui­to y sim­pá­ti­co que lue­go cre­ció. Si va­mos a adop­tar una mas­co­ta, de­be­mos com­pren­der que se­re­mos sus amos to­da la vi­da y no so­lo cuan­do es chi­qui­ta y sim­pá­ti­ca; que de­be­mos me­di­car­le y asear­le, que de­be ser va­cu­na­da a su tiem­po y así se­rá fe­liz co­mo no­so­tros. Dis­fru­tá de la no­ble­za de tu pe­rri­to, del char­la­tán y pa­ya­so de tu loro, de la en­te­re­za del ca­ba­llo, pe­ro cui­da­los que, con su com­pa­ñía, ¡te lo agra­de­ce­rán!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.