Men­sa­je al co­ra­zón

Sin él no po­dés vi­vir, te trans­mi­te su ale­gría, cuan­do es­tá mal, acom­pa­ñás su do­lor. No es una car­ta de amor, ¡es la re­la­ción en­tre vos y tu co­ra­zón! pa­ra que pue­dan lle­var­te al mé­di­co y pro­te­ger así tu co­ra­zón.

Ultima Hora - Revista Escolar - - SALUD -

El co­ra­zón: Fuen­te de ins­pi­ra­ción

El co­ra­zón fue des­de la an­ti­güe­dad el ór­gano con que se iden­ti­fi­ca­ban los sen­ti­mien­tos más bue­nos y ma­los a la vez. En él si­tua­ron mu­chas ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas al mis­mo es­pí­ri­tu. De la pa­la­bra co­ra­zón sa­lie­ron otras que ha­cen re­fe­ren­cia a pun­tos im­por­tan­tes de la vi­da co­mo la cor­dia­li­dad, la co­ra­zo­na­da, etc. Sin te­ner mu­cha in­for­ma­ción científica, des­de siem­pre el hom­bre in­tu­yó la gran im­por­tan­cia de es­te múscu­lo que la­te sin des­can­so en nues­tro pe­cho.

Ge­ne­ro­so pe­ro exi­gen­te

Es­te mo­tor vi­tal en­vía con fuer­za im­por­tan­te can­ti­dad de san­gre, oxí­geno y nu­trien­tes al úl­ti­mo rincón del cuer­po. Así tam­bién ne­ce­si­ta que esa san­gre lo ali­men­te con mu­cho oxí­geno y uti­li­za fuer­tes ar­te­rias pa­ra en­viar­la. El co­ra­zón pre­ci­sa de ejer­ci­cios, que apren­da­mos a res­pi­rar, y con­tro­les pe­rió­di­cos con el mé­di­co pa­ra cui­dar­lo. ¡Es que es un cam­peón de nues­tro or­ga­nis­mo!

¡Cui­da­do con es­to!

Al­gu­nas ve­ces las per­so­nas sien­ten unos do­lo­res te­rri­bles en el pe­cho, otras ve­ces sien­ten ar­do­res en la zo­na del co­ra­zón con fuer­tes pal­pi­ta­cio­nes, do­lo­res que se ex­tien­den al bra­zo iz­quier­do. Es­tos y otros sín­to­mas pre­sen­ta la lla­ma­da an­gi­na, que sue­le an­ti­ci­par un in­far­to car­dia­co. An­te al­guno de es­tos sín­to­mas te­nés que avi­sar de in­me­dia­to a tus pa­dres o pro­fes

Enemi­gos del co­ra­zón

El ta­ba­co es el gran enemi­go del co­ra­zón, la obe­si­dad es otro pro­ble­ma que per­ju­di­ca su buen rit­mo, una ma­la ali­men­ta­ción ha­ce un fla­co fa­vor a tu po­ten­te co­ra­zón, des­gas­tán­do­lo. El ocio im­pro­duc­ti­vo es al­go que de­tes­ta tu co­ra­zón, pues es­tá he­cho pa­ra la­tir con fuer­zas y oxi­ge­nar tu cuer­po. Cui­da­do con las fri­tu­ras, pues las gra­sas que­dan en las ar­te­rias, se en­du­re­cen y ra­jan las ar­te­rias. Al rom­per­se se crea un me­ca­nis­mo pa­ra sol­dar es­tas ar­te­rias, se for­man re­vo­ques con la pla­que­ta, así se vuel­ven a ce­rrar pe­ro se obs­tru­ye el pa­so nor­mal de la san­gre. Es­to es la for­ma­ción de coá­gu­los que im­pi­den la cir­cu­la­ción, los re­sul­ta­dos son muy per­ju­di­cia­les.

No lo ol­vi­des, ¡cui­dá tu co­ra­zón con ejer­ci­cios y bue­na ali­men­ta­ción!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.