De­tie­nen a un al­ba­ñil co­mo úni­co au­tor del ase­si­na­to de la mu­jer en Vi­lla Mo­rra

El pre­sun­to ho­mi­ci­da es Juan Car­los Mon­te­ne­gro Quin­ta­na (35), quien reali­zó tra­ba­jos pa­ra la víc­ti­ma en la vi­vien­da. Una deu­da del de­te­ni­do se­ría la cau­sa del ho­rren­do cri­men que se re­gis­tró en el ba­rrio re­si­den­cial.

Ultima Hora - Revista Escolar - - ULTIMA HORA -

Unas ro­pas man­cha­das de san­gre ha­lla­das en­tre sus per­te­nen­cias y cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ins­ta­la­das en el ba­rrio re­si­den­cial Vi­lla Mo­rra, per­mi­tie­ron que la Po­li­cía lo­gra­ra dar con el su­pues­to au­tor del ho­mi­ci­dio de Ame­lia Zuc­chi­ni de Go­ros­tia­ga (78).

Juan Car­los Mon­te­ne­gro Quin­ta­na (35), fue sor­pren­di­do a tem­pra­nas ho­ras de ayer en su lu­gar de tra­ba­jo, que es una bal­do­se­ría per­te­ne­cien­te a un ar­qui­tec­to, ubi­ca­da en Cam­pos Cervera y Char­les de Gau­lle, a me­tros de la ca­sa de la víc­ti­ma.

MO­TI­VO. El mis­mo co­no­ce a la sep­tua­ge­na­ria ya que, se­gún la pes­qui­sa, rea­li­za­ba tra­ba­jos de jar­di­ne­ría y al­ba­ñi­le­ría en la re­si­den­cia.

Apa­ren­te­men­te, una deu­da que te­nía Mon­te­ne­gro con la mu­jer, quien se­ría pres­ta­mis­ta, fue el mo­ti­vo del fa­tal desen­la­ce.

Su­pues­ta­men­te el ho­mi­ci­da pres­tó di­ne­ro de ella y nun­ca más de­vol­vió lo que obli­gó a Zuc­chi­ni a exi­gir el pa­go de la deu­da. El pe­di­do de la mis­ma no pros­pe­ró y ame­na­zó a Mon­te­ne­gro con de­nun­ciar­lo, se­gún la Po­li­cía.

El sá­ba­do a la ma­ña­na, el aprehen­di­do lle­gó a la ca­sa de la mu­jer y to­có el tim­bre, se­gún las imá­ge­nes de se­gu­ri­dad.

La víc­ti­ma abre el por­tón y el hom­bre apro­ve­chó pa­ra in­gre­sar vio­len­ta­men­te a la re­si­den­cia, ex­pli­có el co­mi­sa­rio Cé­sar Sil­gue­ro, je­fe de Ho­mi­ci­dios de In­ves­ti­ga­ción de De­li­tos de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Allí apa­ren­te­men­te dis­cu­tie­ron y lue­go la sep­tua­ge­na­ria fue he­ri­da con un cu­chi­llo en el cue­llo. El cor­te que pre­sen­ta es de 15 cen­tí­me­tros, apro­xi­ma­da­men­te, en for­ma ver­ti­cal, re­por­ta­ron los mé­di­cos fo­ren­ses.

La for­ma en que in­gre­só el hom­bre ge­ne­ró des­de un prin- ci­pio du­das acer­ca del mó­vil del ho­mi­ci­dio ya que ni el por­tón de la ca­sa y ni la puer­ta fue­ron vio­len­ta­dos.

A es­to se su­ma que tam­po­co se ro­ba­ron las per­te­nen­cias de la mu­jer, di­jo la Po­li­cía.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co con­fir­mó que el ata­can­te, tras co­me­ter el ho­mi­ci­dio, tre­pó la mu­ra­lla y cru­zó el te­cho de la ca­sa de un ve­cino pa­ra lue­go ir a tra­ba­jar tran­qui­la­men­te.

Esa mis­ma tar­de, los agen­tes ana­li­za­ron las imá­ge­nes de una cá­ma­ra de se­gu­ri­dad, pe­ro no apor­ta­ron na­da.

El do­min­go fue ve­ri­fi­ca­do otro ma­te­rial que apor­tó da­tos im­por­tan­tes al igual que ver­sio­nes de tes­ti­gos que vie­ron al hom­bre por la zo­na.

La víc­ti­ma fue en­con­tra­da por dos fa­mi­lia­res que acu­die­ron a la re­si­den­cia lue­go de rea­li­zar lla­ma­das in­sis­ten­tes y no ha­llar res­pues­ta de la mu­jer, quien vi­ve con su es­po­so en de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud.

Los alle­ga­dos, pres­ta­ron una es­ca­le­ra del ve­cino pa­ra tre­par el muro que era de di­fí­cil ac­ce­so por su al­tu­ra y tras in­gre­sar a la pie­za, en­con­tra­ron ba­ña­da en san­gre a Zuc­chi­ni, ya sin sig­nos de vi­da, ten­di­da en la sa­la de la re­si­den­cia.

CAR­LOS BE­NÍ­TEZ

Ce­rra­do. Ce­rra­do. Pa­ra la Po­li­cía el ca­so es­tá con­clui­do ya que cuen­tan con im­por­tan­tes ele­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.