Una ex­tra­ña ma­ne­ra de con­ce­bir la in­clu­sión

Ultima Hora - Revista Escolar - - OPINION - Por Fer­nan­do Boc­cia To­rres - fer­nan­do-boc­cia@uho­ra.com.py

Po­cas per­so­nas en el país tu­vie­ron días tan du­ros co­mo el can­ci­ller na­cio­nal Ela­dio Loi­za­ga la se­ma­na pa­sa­da. El mi­nis­tro pre­si­dió la 44 Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y tu­vo que ofi­ciar de por­ta­voz del Go­bierno an­te la pren­sa na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. A pe­sar de sus es­fuer­zos por pin­tar a la re­gión la ima­gen de un país in­clu­si­vo, la reali­dad se em­pe­ñó en des­men­tir­lo y de­mos­trar que vie­jos vi­cios si­guen vi­gen­tes.

El te­ma cen­tral de la reunión de paí­ses ame­ri­ca­nos fue

Desa­rro­llo con in­clu­sión so­cial, un tó­pi­co pro­pues­to por Pa­ra­guay. An­tes de la Asam­blea, Loi­za­ga sos­tu­vo que los sec­to­res más po­bres y ex­clui­dos de la so­cie­dad son las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes del pre­si­den­te Ho­ra­cio Car­tes e hi­zo hin­ca­pié en la im­por­tan­cia que da el Eje­cu­ti­vo a la si­tua­ción de los in­dí­ge­nas.

No obs­tan­te, una de las pri­me­ras me­di­das del Go­bierno a ho­ras del even­to fue or­de­nar a la Po­li­cía que re­ti­re a un pe­que­ño gru­po Mb­yá Gua­ra­ní que des­de ha­ce tiem­po vi­ve en ex­tre­ma po­bre­za a me­tros del Ho­tel Bour­bon, el lu­gar don­de se lle­va­ría a ca­bo el cón­cla­ve. Los na­ti­vos sa­lie­ron del lu­gar con la pro­me­sa de un buen desa­yuno, na­da más. De to­das for­mas, los or­ga­ni­za­do­res ya ha­bían pre­pa­ra­do la cons­truc­ción de un va­lla­do que pre­ten­día agi­li­zar el trá­fi­co y coin­ci­den­te­men­te tam­bién ocul­ta­ría lo que no que­re­mos mos­trar a los re­pre­sen­tan­tes de otros go­bier­nos.

Lue­go, Loi­za­ga ase­gu­ró que en Pa­ra­guay “no hay ho­mo­fo­bia”, a pe­sar de una re­pre­sión po­li­cial a ac­ti­vis­tas gay y los exa­brup­tos de se­na­do­res que días an­tes evi­den­cia­ron su odio irra­cio­nal a las per­so­nas con una orien­ta­ción se­xual dis­tin­ta a la su­ya.

Es­ta vez los dipu­tados fue­ron los que se en­car­ga­ron de se­pul­tar las pa­la­bras del can­ci­ller. Co­mo la ho­mo­fo­bia de la ma­yo­ría del Con­gre­so no ha­bía que­da­do cla­ra pa­ra al­gu­nos, el dipu­tado Éd­gar Or­tiz re­ve­ló que “le con­ta­ron” que exis­ten va­cu­nas con­tra la ho­mo­se­xua­li­dad y que se­ría bueno traer­las al país. Des­pués acla­ró que no tra­ba­ja­ría con un “afe­mi­na­do” por­que la gen­te po­dría de­cir que él es “del mis­mo gre­mio” (?).

El mi­nis­tro ce­rró la se­ma­na con una fra­se in­clu­so más di­fí­cil de creer: “En Pa­ra­guay no hay dé­fi­cit en De­re­chos Hu­ma­nos”. Ob­vió, en­tre otras co­sas, la fal­ta de res­pues­tas a la pro­ble­má­ti­ca de la tie­rra, el in­cum­pli­mien­to de sen­ten­cias de la mis­ma Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos a fa­vor de pue­blos in­dí­ge­nas y los más de se­ten­ta di­ri­gen­tes cam­pe­si­nos ase­si­na­dos en de­mo­cra­cia. Du­ra ta­rea la del can­ci­ller: de­fen­der la in­tri­gan­te y con­tra­dic­to­ria con­cep­ción de “in­clu­sión so­cial” que tie­ne el Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.