Día Mun­dial de la Amis­tad

Ultima Hora - Revista Escolar - - FECHAS ESPECIALES -

Fue una idea ge­nial ce­le­brar tan no­ble ges­to en­tre las per­so­nas. Nos enor­gu­lle­ce sa­ber que es­ta ini­cia­ti­va de ce­le­brar el Día de la Amis­tad na­ció en nues­tro país en un pue­blo del Cha­co lla­ma­do Puer­to Pi­nas­co. Ahí un gru­po de ami­gos, li­de­ra­dos por el doc­tor Artemio Bra­cho, de­ci­die­ron des­ta­car aque­llos gestos que man­tie­nen y fortalecen la amis­tad. Esos gestos son las vi­si­tas en­tre ami­gos, in­ter­cam­bio de pre­sen­tes pa­ra sig­ni­fi­car el va­lor del ami­go. Así fue­ron na­cien­do ac­ti­vi­da­des y gestos que se in­ter­cam­bia­ban en nom­bre de la amis­tad y su va­lor en me­dio de la co­mu­ni­dad. Ellos pen­sa­ron que la amis­tad me­re­cía un lu­gar es­pe­cial en el ca­len­da­rio pa­ra que to­dos pue­dan re­cor­dar­la y va­lo­rar­la, por eso ini­cia­ron una cru­za­da pa­ra di­fun­dir en to­do el mun­do es­ta bue­ní­si­ma idea. La Cru­za­da Mun­dial de la Amis­tad fue acep­ta­da en las Na­cio­nes y el 30 se ce­le­bra en to­do el mun­do. Poe­tas, fi­ló­so­fos, po­lí­ti­cos, mú­si­cos, san­tos y mu­cha gen­te más es­cri­bie­ron so­bre la ex­pe­rien­cia de te­ner un ver­da­de­ro ami­go. La amis­tad se cul­ti­va, po­co a po­co, es ne­ce­sa­rio in­cluir bue­nas do­sis de sin­ce­ri­dad, so­li­da­ri­dad, res­pe­to a las di­fe­ren­cias del ami­go, pues no exis­te ami­go per­fec­to. El ami­go o la ami­ga no es­tá so­la­men­te en una lis­ta de red so­cial. La amis­tad se des­cu­bre en el en­cuen­tro per­so­nal con los de­más y nos sor­pren­de­mos en momentos ge­nia­les com­par­tien­do jue­gos, es­tu­dios, char­las, pe­lí­cu­las, etc., con los ami­gos. La otra ca­ra de la amis­tad tam­bién bri­lla por su va­lor; ha­bla­mos de los momentos di­fí­ci­les, tris­tes, don­de un ami­go pier­de un fa­mi­liar, pa­de­ce una en­fer­me­dad y va­mos a apo­yar­lo, a acom­pa­ñar­lo, pues esos gestos son par­te de una ver­da­de­ra amis­tad. Re­ga­lé­mos­les sin­ce­ros gestos de apre­cio, ob­se­quié­mos­les momentos de com­pren­sión, so­bre to­do, al que es­tá un po­co tris­te. Apren­da­mos a ser buenos ami­gos, di­fun­da­mos el ar­te de cul­ti­var la amis­tad, co­mo una vez lo hi­cie­ron en Puer­to Pi­nas­co. Mul­ti­pli­que­mos ami­gos en la es­cue­la y en el ba­rrio, evi­te­mos gestos y pa­la­bras que so­lo traen ene­mis­tad. ¡Fe­li­ci­da­des a to­dos los ami­gos del mun­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.