La va­cu­na an­ti­rrá­bi­ca

hi­dro­fo­bia o ra­bia es una de las en­fer­me­da­des más crue­les que exis­ten. Gra­cias al doc­tor Pas­teur, mu­chas vi­das se sal­va­ron. Aquí te con­ta­mos al­gu­nos de­ta­lles.

Ultima Hora - Revista Escolar - - CURIOSIDADES -

Fue­ron ni­ños los pri­me­ros

El 6 de ju­lio de 1885, el doc­tor Luis Pas­teur mar­có un hi­to en la lu­cha con­tra las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas al apli­car la pri­me­ra va­cu­na con­tra la ra­bia al pe­que­ño Jo­seph Meister, de 9 años, quien ha­bía si­do mor­di­do por un pe­rro in­fec­ta­do. Tan so­lo un año des­pués, en Buenos Aires, el doc­tor De­si­de­rio Da­vel inocu­ló a dos her­ma­ni­tos pro­ve­nien­tes de Mon­te­vi­deo, que tam­bién ha­bían su­fri­do mor­de­du­ras ca­ni­nas. Ar­gen­ti­na se con­vir­tió así en el se­gun­do país en uti­li­zar la to­da­vía pre­ca­ria va­cu­na.

Pas­teur: Un gran cien­tí­fi­co

Pas­teur y su equi­po de co­la­bo­ra­do­res ela­bo­ra­ron la va­cu­na an­ti­rrá­bi­ca en 1882, me­dian­te un procedimiento que con­sis­tió en ais­lar de una va­ca ra­bio­sa una ce­pa del vi­rus, a la que lue­go usa­ron pa­ra in­fec­tar un co­ne­jo. A par­tir de es­te, vol­vie­ron a se­pa­rar el vi­rus y lo re­in­tro­du­je­ron en un se­gun­do ani­mal. Al ca­bo de una se­rie de re­pe­ti­cio­nes su­ce­si­vas de es­te pa­so, lo­gra­ron inac­ti­var el pa­tó­geno. De es­ta ma­ne­ra, la va­cu­na con­sis­tía en una sus­pen­sión deseca­da de la mé­du­la es­pi­nal de un co­ne­jo in­fec­ta­do.

Hé­roe de la me­di­ci­na

Ini­cial­men­te, Pas­teur la uti­li­zó en pe­rros y ob­tu­vo re­sul­ta­dos exi­to­sos. En 1885, a pe­sar de no con­tar con el apo­yo de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, de­ci­dió apli­car­la al pe­que­ño Meister que co­rría pe­li­gro de muer­te. Des­pués de sal­var­le la vi­da, el in­ves­ti­ga­dor fran­cés rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en un hé­roe de la me­di­ci­na. El tra­ta­mien­to fue lue­go acep­ta­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal y en 1888 se fun­dó en Pa­rís el Ins­ti­tu­to Pas­teur, que lue­go in­cor­po­ró se­des en otros paí­ses, pa­ra pro­veer la va­cu­na an­ti­rrá­bi­ca a to­do el mun­do.

Un da­to cu­rio­so

El pe­que­ño Meister fue cui­da­dor y por­te­ro del Ins­ti­tu­to has­ta 1940.

So­lo cues­tión de me­jo­rar­la

Des­de es­ta pri­me­ra fór­mu­la de Pas­teur a la ver­sión ac­tual, la va­cu­na an­ti­rrá­bi­ca su­frió di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes, con el fin de en­con­trar me­dios de cul­ti­vo más se­gu­ros que per­mi­tie­ran inac­ti­var al vi­rus en for­ma com­ple­ta y pro­du­je­ran me­nos efec­tos ad­ver­sos aso­cia­dos. Ini­cial­men­te, se la pro­du­jo en ce­re­bros de ra­to­nes lac­tan­tes y en em­brio­nes de po­llo y pa­to. Lue­go se desa­rro­lla­ron an­tí­ge­nos con ma­yor ca­pa­ci­dad de pro­du­cir de­fen­sas más se­gu­ras.

Va­cu­na útil y efi­cien­te

Hoy, la va­cu­na­ción an­ti­rrá­bi­ca es­tá in­di­ca­da pa­ra pro­te­ger a aque­llas per­so­nas que co­rren un ele­va­do ries­go de con­ta­gio, co­mo ve­te­ri­na­rios, per­so­nal de la­bo­ra­to­rio que tra­ba­ja con el vi­rus, en­car­ga­dos de fau­na sil­ves­tre e in­di­vi­duos que via­jan a zo­nas en­dé­mi­cas, co­mo al­gu­nos paí­ses de Asia, Áfri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca. Tam­bién se uti­li­za pa­ra pre­ve­nir la en­fer­me­dad des­pués de una ex­po­si­ción por mor­de­du­ras, ara­ña­zos o la­mi­das so­bre zo­nas con piel las­ti­ma­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.