Pa­lo san­to, sím­bo­lo de la flo­ra cha­que­ña

El pa­lo san­to es un ár­bol muy co­di­cia­do en nues­tro país. Su nom­bre cien­tí­fi­co es Bul­ne­sia sar­mien­toi. Es­ta tie­ne un olor muy ca­rac­te­rís­ti­co y agra­da­ble, in­ten­so y aro­má­ti­co.

Ultima Hora - Revista Escolar - - FAUNA Y FLORA -

Sue­le me­dir unos vein­te me­tros de al­tu­ra y de sus ra­mas y tron­co se ex­traen ma­de­ras pa­ra dis­tin­tos usos. Se ta­llan guam­pas, mor­te­ros pa­ra pi­sar hier­bas u otras co­sas. Los na­ti­vos del Cha­co ta­llan imágenes de ani­ma­les sil­ves­tres, co­mo tor­tu­gas, ya­ca­rés, lo­ros, etc. Cre­ce en las zo­nas más hú­me­das de la re­gión cha­que­ña, al­gu­nas ve­ces en aso­cia­ción con otro ár­bol lla­ma­do que­bra­cho ro­jo. En las zo­nas más se­cas va dis­mi­nu­yen­do la exis­ten­cia de es­te ár­bol. La ma­de­ra es muy re­sis­ten­te por lo que ade­más de fa­bri­car­se mue­bles y ador­nos vis­to­sos, se uti­li­za pa­ra lu­ga­res muy su­fri­dos co­mo, por ejem­plo, en pos­tes pa­ra co­lo­car­los ba­jo tie­rra. En­tre las fi­bras exis­ten cé­lu­las cris­ta­lí­fe­ras con oxa­la­to de cal­cio y abun­dan­tes re­si­nas de co­lor par­do-os­cu­ro que le con­fie­ren re­sis­ten­cia al ata­que de hon­gos e in­sec­tos y ex­tra­or­di­na­ria du­ra­bi­li­dad. Su ex­cep­cio­nal re­sis­ten­cia al des­gas­te la ha­ce muy ap­ta pa­ra usos que obli­gan a un gran es­fuer­zo y ro­za­mien­to, co­mo ser bu­jes pa­ra hé­li­ces de em­bar­ca­cio­nes. El gua­ya­col es un acei­te que se ex­trae de la ma­de­ra del pa­lo san­to y se ex­por­ta pa­ra el uso en ja­bo­nes y per­fu­me­ría. El pa­lo san­to es tam­bién un in­gre­dien­te de los es­pi­ra­les re­pe­len­tes de mos­qui­tos. Sin em­bar­go, pa­ra re­pe­ler in­sec­tos es más sen­ci­llo, si es po­si­ble, ha­cer un fue­go con el ase­rrín o con la ma­de­ra mis­ma. Ade­más de su ma­de­ra se ex­traen acei­tes esen­cia­les; del ase­rrín se sa­can re­si­nas que son usa­das en la fa­bri­ca­ción de bar­ni­ces y pin­tu­ras. Los cha­que­ños tie­nen mu­cho cui­da­do con sus ho­jas, flo­res y fru­ti­tas, pues son muy tó­xi­cos pa­ra el ga­na­do va­cuno. Pa­ra cier­tas tri­bus na­ti­vas es un ár­bol sa­gra­do. Al­gu­nas in­clu­yen en su ri­to de ma­tri­mo­nio plan­tar un ar­bo­li­to de pa­lo san­to pa­ra li­gar sus des­ti­nos por mu­cho tiem­po. Un uso cu­rio­so de los in­dí­ge­nas es su em­pleo co­mo re­ser­vo­rio de agua: cor­tan los tron­cos vie­jos y huecos y los de­jan en los bos­ques. Ahí se lle­na de agua, pe­ro los ani­ma­les no lo pue­den be­ber por la an­gos­tu­ra del tron­co. Ellos, en épo­cas de se­quía, co­no­cen el lu­gar de es­tos re­ser­vo­rios y en sus ca­ce­rías o via­jes re­cu­rren a es­tos tron­cos pa­ra be­ber con un tu­bi­to que les per­mi­te chu­par el agua del fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.