Una de­li­cio­sa mis­ce­lá­nea

Aro­mas y sa­bo­res, co­lo­res y tex­tu­ras. ¿Un po­co de to­do? Sí. Así po­dría des­cri­bir­se es­te lo­cal que ma­ne­ja la di­ver­si­dad a la per­fec­ción, pa­ra des­per­tar nues­tros sen­ti­dos. Es­te es un lu­gar que de­fi­ni­ti­va­men­te te­nés que co­no­cer.

Ultima Hora - TVO - - Bonvivant -

El 6 de ju­nio de 2014, los her­ma­nos Ma­ga­lí y Juan Mu­ñoz de­ci­die­ron abrir una piz­ze­ría. Pe­ro el pro­yec­to cre­ció y hoy su me­nú ofre­ce li­te­ral­men­te de to­do. Los precios son bas­tan­tes ac­ce­si­bles. A par­tir de G. 25.000 ya po­drás en­con­trar pi­ca­das, y piz­zas des­de G. 45.000.

PLA­TOS ES­PE­CIA­LES

Hay unas 30 va­rie­da­des de piz­zas. La más pe­di­da, una pro­pues­ta pro­pia, es la de lo­mi­to y ca­tu­piry. En­tre las ham­bur­gue­sas, la re­co­men­da­da es la Javorai, que lle­va des­de los clá­si­cos in­gre­dien­tes de una com­ple­ta has­ta bo­li­tas de man­dio­ca y pa­pas fri­tas; es tan gran­de que al­can­za pa­ra seis per­so­nas. Un da­to muy im­por­tan­te: el lo­cal cuen­ta con pro­mo­cio­nes. Los mar­tes, 2x1 de piz­zas clá­si­cas; los miér­co­les, 2x1 de pi­ca­das, y los jue­ves, 2x1 de tra­gos.

PIZ­ZA DUL­CE

Lo que no po­dés de­jar de pro­bar si pa­sás por Javorai son sus pos­tres. La pro­pues­ta es­tre­lla es la piz­za dul­ce, que se pue­de pe­dir en los sa­bo­res de cho­co­la­te blan­co o ne­gro, o nu­te­la. Si te gus­tan los brow­nies, vas a amar la pro­pues­ta que te trae la ca­sa. El pos­tre vie­ne con una je­rin­ga car­ga­da de le­che con­den­sa­da, pa­ra que ca­da uno le agre­gue la do­sis desea­da. El vol­cán de cho­co­la­te no se que­da atrás, ya que es una de las más pe­di­dos del lo­cal.

¿JAVORAI?

El nom­bre es una de las pri­me­ras ca­rac­te­rís­ti­cas que lla­man la aten­ción. Javorai es una pa­la­bra en gua­ra­ní que sig­ni­fi­ca ma­le­za, yu­yal o ma­ra­ña, aun­que el sig­ni­fi­ca­do po­pu­lar que se le da es desorden, mez­cla o va­rie­dad. Si bien pue­de apli­car­se a la di­ver­si­dad de sa­bo­res que ofre­ce la ca­sa, la de­no­mi­na­ción tie­ne que ver más con la am­bien­ta­ción del lu­gar. En un prin­ci­pio, los pro­pie­ta­rios no po­dían de­fi­nir un con­cep­to pa­ra el res­tau­ran­te, pues que­rían to­do, se­gún ex­pli­có Ma­ga­lí Mu­ñoz. Fue así que, en lu­gar de des­car­tar op­cio­nes, agre­ga­ron to­das. Es­ta de­fi­ni­ción, Javorai, es­tá bien re­fle­ja­da en el lu­gar. Di­ver­si­dad de cua­dros que no tie­nen que ver uno con el otro en­ga­la­nan la pa­red, los cu­bier­tos son de di­fe­ren­tes co­lo­res y los pla­tos son dis­tin­tos, así co­mo los mis­mos in­di­vi­dua­les.

AMI­GOS DE LAS MAS­CO­TAS

A los aman­tes de los ani­ma­les les gus­ta­rá sa­ber que el lo­cal es pet friendly, es de­cir, se pue­de in­gre­sar con mas­co­tas. Por otra par­te, la ca­sa ofre­ce piz­zas pa­ra ce­lia­cos, ¡y son muy ri­cas! Na­die tie­ne ex­cu­sa pa­ra no dar­se una vuel­ta por es­te res­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.