¿Ju­gan­do a varias pun­tas?

Ultima Hora - TVO - - Enlasredes -

Es­te tre­men­do y va­ga­bun­do ani­ma­li­to que an­da de aquí pa­ra allá es­tu­vo me­ti­do en los pa­si­llos de un lo­cal noc­turno y es­cu­chó, sin que­rer que­rien­do, va­rios di­mes y di­re­tes. Pe­ro lo que más le lla­mó la aten­ción a es­ta vi­bo­ri­ta fue­ron los ru­mo­res que co­rren co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra por el mun­di­llo fa­ran­du­le­ro acer­ca de un ca­ri­lin­do, jo­ven y pla­tu­do ca­ba­lle­ro que an­da ju­gan­do a varias pun­tas. Los chis­mo­sos ase­gu­ra­ban, se­gún pu­do es­cu­char es­ta vi­bo­ri­ta, que el ca­ba­lle­ro, ca­sa­do y con hi­jos, es una blan­ca pa­lo­mi­ta cuan­do es­tá en su ca­sa con su lin­da se­ño­ra y sus be­llos re­to­ñi­tos. Has­ta ahí, to­do bien, pe­ro los chus­mas co­men­ta­ban que cuan­do sa­le a pa­sear por la mo­vi­da nocturna asun­ce­na, a ve­ces es vis­to con su ex­no­via, quien es la ma­dre de su hi­jo ma­yor, o con otras chi­cas fas­hion. Al pa­re­cer el ca­ri­lin­do de abul­ta­da bi­lle­te­ra no quiere sen­tar ca­be­za y deja a su se­ño­ra en ca­sa, con los chi­cos, y sa­le de rum­ba. Has­ta aho­ra, de­cían los chis­mo­sos, al pa­re­cer su do­ñi­ta no se ha en­te­ra­do de sus an­dan­zas. Si es cier­to to­do lo que se ru­mo­rea, ¡qué ca­ra­du­ra es el hom­bre!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.