ALER­TA: PAPITO EN EL RE­SU­MEN ¡Or­te­lla­do vol­vió al rue­do!

Ade­lan­tó sus va­ca­cio­nes y via­jó a Río de Ja­nei­ro con su mu­jer y su hi­jo pa­ra re­car­gar las pilas. Des­can­sa­do y lu­cien­do un bron­cea­do en­vi­dia­ble, el ex­no­vio de las pa­ra­gua­yas –aho­ra un hom­bre com­pro­me­ti­do– vol­vió al rue­do con El Re­su­men y des­de ahí lo po­dre

TVO - - News - Der­lis Iván Mat­to / Fo­tos: Gen­ti­le­za

Car­li­tos Or­te­lla­do arran­có di­ciem­bre con al­gu­nos cam­bios en su agen­da. Des­pués de ade­lan­tar sus va­ca­cio­nes, se ins­ta­ló en el set de El Re­su­men pa­ra sumarse al equi­po. Es­ta es una pro­pues­ta que el ac­tor ve­nía ma­ne­jan­do des­de ha­ce un tiem­po y que fi­nal­men­te se pu­do con­cre­tar se­ma­nas atrás. Esa fue una de las ra­zo­nes por las cua­les ade­lan­tó sus va­ca­cio­nes, y des­pués de cum­plir su pri­me­ra se­ma­na al fren­te del pro­gra­ma de en­tre­te­ni­mien­tos, nos con­tó so­bre sus días en las pla­yas de Brasil con su pa­re­ja, Gi­se­lle Les­me, y su pe­que­ño hi­jo, Be­ni­cio.

De vuel­ta a la tevé, Car­li­tos. ¡Fe­li­ci­da­des!

- Gra­cias, real­men­te es­toy muy fe­liz de ha­ber vuel­to a la te­le­vi­sión co­mo con­duc­tor de El Re­su­men. Es un pla­cer es­tar en las pan­ta­llas de Te­le­fu­tu­ro.

¿Có­mo se vie­ne la agen­da laboral aho­ra?

- Ten­go unos días bien mo­vi­dos, ya hay agen­da­das pre­sen­ta­cio­nes pa­ra em­pre­sas por sus even­tos de fin de año. Tam­bién de­bo pro­yec­tar mi año tea­tral, ten­go tres obras que pro­du­cir en 2017, y en dos ac­tua­ré. En la ter­ce­ra soy un me­ro pro­duc­tor (ri­sas).

¿Có­mo te sen­tís en El Re­su­men?

- Me sien­to só­li­do, pleno y muy li­bre, pues cuen­to con un equi­po cons­ti­tui­do por bri­llan­tes pro­fe­sio­na­les. Con to­dos tra­ba­jé, con al­gu­nos más que otros, pe­ro el me­dio siem­pre nos vin­cu­ló.

¿Có­mo te re­ci­bie­ron tus nue­vos com­pa­ñe­ros?

- Gra­cias a Dios, to­do se dio de la ma­ne­ra pro­yec­ta­da. Lue­go de vol­car­me un tiem­po por com­ple­to al tea­tro, al es­tu­dio y a la pro­duc­ción, era opor­tuno re­tor­nar a la pan­ta­lla, y la vuel­ta fue in­creí­ble. El am­bien­te laboral en Te­le­fu­tu­ro es ex­ce­len­te, con de­cir­te que el re­ci­bi­mien­to fue: "Bien­ve­ni­do a tu pri­me­ra ca­sa", pa­la­bras tex­tua­les de la gran ma­yo­ría.

¿Y la res­pues­ta de tus fans en las re­des?

- Ellas y ellos son la ra­zón por la cual es­toy de vuel­ta. Real­men­te, es­te tiem­po que es­tu­ve fue­ra de las pan­ta­llas, mis se­gui­do­res no de­ja­ron de es­tar con­mi­go, pi­dién­do­me tan­to a mí co­mo a los me­dios que me die­ran lu­gar, por eso es­toy muy agra­de­ci­do y fe­liz por esa mues­tra de afec­to y res­pe­to ha­cia mi tra­ba­jo. Mis se­gui­do­res son el com­bus­ti­ble que ne­ce­si­to día a día. Es­toy eter­na­men­te agra­de­ci­do por to­do el ca­ri­ño.

Se te vio bas­tan­te re­la­ja­do en los pri­me­ros días del pro­gra­ma tras las va­ca­cio­nes, ¿có­mo vi­vis­te esa ex­pe­rien­cia fa­mi­liar?

- Era ne­ce­sa­ria una pau­sa. Las va­ca­cio­nes las vi­vi­mos co­mo to­da ex­pe­rien­cia nue­va, apren­dien­do a ca­da pa­so. Tra­ta­mos de ad­mi­nis­trar to­do, des­de el di­ne­ro has­ta las ener­gías, pa­ra dis­fru­tar a pleno ca­da día y mo­men­to jun­tos. El rit­mo es muy di­fe­ren­te en es­tas va­ca­cio­nes con re­la­ción a las an­te­rio­res, ya que aho­ra so­mos tres. Y pa­ra ser sin­ce­ro, es la me­jor ex­pe­rien­cia que has­ta aho­ra me to­có vi­vir en mi vi­da.

¿Có­mo sur­gió el via­je?

- Es­tá­ba­mos pla­nean­do via­jar a fi­na­les de di­ciem­bre pa­ra pa­sar Año Nue­vo en al­gún lu­gar de Brasil, dis­fru­tar unos días de pla­ya en fa­mi­lia, pe­ro sur­gió la pro­pues­ta de par­te de los di­rec­ti­vos de Te­le­fu­tu­ro. Es por eso que no du­dé en ade­lan­tar es­tas va­ca­cio­nes.

PA­DRES, UNA LIN­DA EX­PE­RIEN­CIA

La nue­va eta­pa co­mo pa­dre pa­ra Car­li­tos es la me­jor de su vi­da. El ac­tor afir­mó que dis­fru­ta mu­chí­si­mo de su rol de pa­pá. Tan­to él co­mo Gi­se­lle es­tán con­ten­tos, por­que Be­ni­cio si­gue cre­cien­do fuer­te y sano.

Y Be­ni­cio, ¿có­mo se por­tó en Brasil?

- In­creí­ble­men­te bien. Co­mo pa­dres pri­me­ri­zos, re­ci­bi­mos un mi­llón de con­se­jos. Lo que más te­mía­mos era que du­ran­te o des­pués del vue­lo, sin­tie­ra cier­to ma­les­tar en los oí­dos, al­go inevi­ta­ble. Gra­cias a Dios, el avión des­pe­ga­ba y Be­ni­cio se echa­ba a dor­mir (ri­sas). Real­men­te, na­da de qué que­jar­nos.

¿Qué di­jo Gi­se­lle acer­ca de es­ta ex­pe­rien­cia aho­ra que son tres?

- Gi­se tu­vo cier­to mie­do, por­que no sa­bía có­mo iba a reac­cio­nar Be­ni­cio con el cam­bio de am­bien­te, con el agua y la are­na... Pe­ro lue­go se fue tran­qui­li­zan­do, por­que Be­ni se por­tó de la me­jor ma­ne­ra. Ella se pu­so muy con­ten­ta por es­ta ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa. No­so­tros, cho­chos de la vi­da cap­tan­do to­dos esos mo­men­tos en vi­deos y fo­tos. Por su­pues­to que es­tar jun­tos los tres nos hi­zo dis­fru­tar a pleno es­te via­je.

Ha­bla­nos del cre­ci­mien­to de Be­ni­cio...

- Be­ni­cio cre­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos, pe­sa más de lo nor­mal, es más gran­de de lo que de­be­ría ser. Es muy

ace­le­ra­do e hi­per­ac­ti­vo, co­mo yo (ri­sas). Ade­más, go­za de una sa­lud úni­ca, que es lo que más nos im­por­ta y agra­de­ce­mos día a día con Gi.

Por las no­ches, ¿Be­ni­cio los deja dor­mir?

- Duer­me bas­tan­te, he ahí la res­pues­ta de por qué cre­ce tan­to y es tan hi­per­ac­ti­vo al des­per­tar­se. Me cuen­ta Gi que le da su le­che y se duer­me otra vez. Di­go, me cuen­ta, por­que yo no sien­to na­da (ri­sas).

¿Qué es lo más com­pli­ca­do que te ha to­ca­do ha­cer por Be­ni­cio?

- Na­da es com­pli­ca­do cuan­do se tra­ta de tu hi­jo. Qui­zás es do­lo­ro­so y te sen­tís im­po­ten­te cuan­do le lle­vás a que le apli­quen las va­cu­nas o cuan­do tie­nen al­gún efec­to se­cun­da­rio co­mo fie­bre. Ahí se nos com­pli­ca la vi­da con Gi, por­que co­mo pa­dres sen­ti­mos su do­lor.

Ser pa­dre pa­ra vos es…

- Lo más ma­ra­vi­llo­so que me pu­do ha­ber pa­sa­do en la vi­da, tan­to así que siem­pre les re­co­mien­do a mis ami­gos que no pier­dan más su tiem­po y sean pa­dres ya. Es in­des­crip­ti­ble. No hay se­cre­tos, no hay mis­te­rios, no hay ex­pli­ca­ción, es­to es má­gi­co, úni­co e inigua­la­ble. El amor más pu­ro so­lo te da un hi­jo.

¿PA­RA CUÁN­DO LA BO­DA?

Ya con la ben­di­ción de ser pa­dres y lle­var va­rios años en pa­re­ja, la pre­gun­ta obli­ga­da es, ¿pa­ra cuán­do la bo­da? Car­li­tos Or­te­lla­do pre­fi­rió no ade­lan­tar­nos na­da y ex­pli­có que los pla­nes siem­pre es­tán, so­lo que es­pe­ran que eso sur­ja con el co­rrer del tiem­po. De mo­men­to, se en­fo­can en dis­fru­tar de la di­cha de ser pa­dres y de los pro­yec­tos de tra­ba­jo pa­ra el 2017.

¿El via­je fue una lu­na de miel an­ti­ci­pa­da?

- ¡No! (ri­sas), es una prue­ba más de amor, por­que en via­jes co­mo es­tos po­dés afir­mar y sos­te­ner que es la mu­jer con quien que­rés pa­sar el res­to de tu vi­da. Via­jan­do, la pa­re­ja se for­ta­le­ce, nu­tre o des­tru­ye, pe­ro no­so­tros es­ta­mos más enamo­ra­dos. Hoy me sien­to más com­pe­ne­tra­do y só­li­do con Gi. Me po­ne fe­liz ha­ber for­ma­do una fa­mi­lia con ella.

¿Si­guen los pla­nes de ca­sar­se?

- Es­tá en los pla­nes. Así co­mo el via­je en di­ciem­bre que de­bi­mos ade­lan­tar por cues­tio­nes de tra­ba­jo. Lo de la bo­da uno nun­ca sa­be, pe­ro de­je­mos que flu­ya.

Pa­ra Car­los y Gi­se­lle, el 2017 se­rá un año...

- Muy pro­duc­ti­vo y prós­pe­ro, tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo en lo es­pi­ri­tual. Con mu­cho tra­ba­jo pa­ra am­bos, Gi cul­mi­nan­do su ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra en la UNA y ejer­cien­do su me­jor ofi­cio, el de ser ma­má. Mien­tras, yo es­ta­ré avan­zan­do con mis pre­ten­sio­nes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les. Tam­bién va­mos a es­pe­rar an­sio­sos el pri­mer año de Be­ni­cio y su bau­tis­mo, de­jan­do to­do en ma­nos de Dios, pa­ra que nos ilu­mi­ne y ben­di­ga en ca­da pa­so que de­mos jun­tos. Es­pe­ro que en ca­da ho­gar del Pa­ra­guay ha­ya pros­pe­ri­dad, sa­lud, ben­di­cio­nes y mu­cho amor en 2017.

16

PA­RA VER­LO ME­JOR. Des­de el pri­mer día de di­ciem­bre ya pu­di­mos ver a Car­li­tos Or­te­lla­do al fren­te de El Re­su­men. Pa­ra ale­gría de sus fans, el pro­gra­ma de Te­le­fu­tu­ro va de lu­nes a vier­nes, de 10.50 a 11.50.

VIA­JE EN FA­MI­LIA. Car­li­tos es­tu­vo re­co­rrien­do du­ran­te sie­te días las pla­yas de Río de Ja­nei­ro jun­to a su mu­jer Gi­se­lle Les­me y su hi­jo Be­ni­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.