REGIS MAR­QUES La tra­ge­dia de Cha­pe­co­en­se es una pe­sa­di­lla

Regis Mar­ques vi­ve de cer­ca la tra­ge­dia del avión de Cha­pe­co­en­se, que se co­bró la vi­da de 71 per­so­nas, en­tre ellas, quien fue­ra su re­pre­sen­ta­do y gran ami­go, el en­tre­na­dor Caio Jú­nior. El agen­te de fut­bo­lis­tas re­ve­ló que ofre­ció los ser­vi­cios del adies­tra

TVO - - News -

El mundo en­te­ro si­gue im­pac­ta­do con la tra­ge­dia del Cha­pe­co­en­se. Tan­tos sue­ños aca­ba­ron en la no­che de aquel 28 de no­viem­bre, un lu­nes ne­gro que de­jó un re­gue­ro de do­lor con la muer­te de 71 per­so­nas, en­tre ellas, los ju­ga­do­res del mo­des­to equi­po bra­si­le­ño. Es­ta es una des­gra­cia que to­có de cer­ca a Regis Mar­ques, y es por ello que fui­mos al en­cuen­tro del re­pre­sen­tan­te de fut­bo­lis­tas. Le­jos de en­con­trar­nos con el per­so­na­je que di­vier­te en las re­des con sus ocu­rren­tes tuits, nos re­ci­bió un Regis aún shoc­kea­do por lo ocu­rri­do con sus com­pa­trio­tas. Dos días an­tes de la tra­ge­dia, Regis ha­bló con Caio Jú­nior, el en­tre­na­dor de Cha­pe­co­en­se, quien fue su re­pre­sen­ta­do y gran ami­go. El di­rec­tor téc­ni­co co­no­cía a dos fut­bo­lis­tas de Olim­pia, Ma­xi Bian­cuc­chi y Lu­cho Cá­ce­res, ya que di­ri­gió a am­bos en el Vi­tó­ria de Brasil, y la po­si­bi­li­dad de ve­nir a re­ca­lar en al cua­dro fran­jea­do es­ta­ba bien en­ca­mi­na­da, se­gún nos co­men­tó el agen­te.

Regis, des­cri­bi­nos có­mo te en­te­ras­te de la tra­ge­dia de Cha­pe­co­en­se.

- Me lle­gó un men­sa­je del téc­ni­co de Cerro Por­te­ño, Gus­ta­vo Flo­ren­tín, en el que me de­cía que sen­tía mu­cho lo que pa­só con mi en­tre­na­dor. Co­mo no en­ten­día muy bien, por­que aca­ba­ba de des­per­tar­me, pen­sé que ha­bían des­pe­di­do a Caio o al­go pa­re­ci­do. En­cen­dí la te­le­vi­sión y me que­dé he­la­do, sin po­der creer lo que ha­bía su­ce­di­do.

¿Có­mo co­no­cis­te a Caio?

- Yo era ami­go de su pre­pa­ra­dor fí­si­co y Caio es­ta­ba di­ri­gien­do en Ca­tar. En ese en­ton­ces, su au­xi­liar me lla­mó co­men­tán­do­me que Jú­nior que­ría vol­ver a Brasil. Re­cuer­do que fue en 2011, yo ar­mé su con­tra­to con el Bo­ta­fo­go sin co­no­cer­lo. Re­cién cuan­do vino lo pu­de ha­cer, des­de ahí, Caio y yo tra­ba­ja­mos jun­tos, y nos hi­ci­mos muy bue­nos ami­gos.

¿Ha­bla­bas mu­cho úl­ti­ma­men­te con Caio?

- ¡Cla­ro! Apar­te de ser su re­pre­sen­tan­te, era su ami­go. Co­noz­co a su fa­mi­lia y es­tá­ba­mos siem­pre en con­tac­to. Lo fe­li­ci­té por el pa­se a la fi­nal y me agra­de­ció. Es más, ha­bía con­ver­sa­cio­nes pa­ra que vi­nie­ra a di­ri­gir a Pa­ra­guay lue­go de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na.

¿Iba a ve­nir a uno de los gran­des?

- Ofre­cí sus ser­vi­cios a los di­rec­ti­vos de Olim­pia, y les gus­tó el perfil de Caio. Íba­mos a es­pe­rar el desen­la­ce de la Su­da­me­ri­ca­na y ver có­mo ter­mi­na­ba Mau­ro Ca­ba­lle­ro el Clau­su­ra. De­pen­dien­do de có­mo se aco­mo­da­ba el es­ce­na­rio, Caio hu­bie­se ve­ni­do a Olim­pia, ya que siem­pre qui­so di­ri­gir en Pa­ra­guay. Ade­más, co­no­ce a Ma­xi Bian­cuc­chi y Lu­cho Cá­ce­res, quie­nes fue­ron sus ju­ga­do­res en Vi­tó­ria.

¿Cuál fue la reac­ción de Bian­cuc­chi y Lu­cho al en­te­rar­se de la tra­ge­dia?

- Lu­cho me man­dó una fo­to que te­nía con­ver­san­do con Caio en un en­tre­na­mien­to y me di­jo que nun­ca ol­vi­da­ría esa char­la, lo sin­tió mu­cho. Ma­xi era uno de sus mi­ma­dos, lo di­ri­gió en Fla­men­go, don­de no ju­gó nun­ca con él, pe­ro des­pués del fa­vor que le hi­zo al lo­grar que Caio co­no­cie­ra a Mes­si, siem­pre lo lle­vó a sus equi­pos en se­ñal de agra­de­ci­mien­to. Es más, Ma­xi Bian­cuc­chi es­tu­vo cer­ca de fi­char por Cha­pe­co­en­se.

¿Có­mo fue eso?

- Ma­xi es­ta­ba ter­mi­nan­do su con­tra­to con el Bahía y no te­nía club. Caio lo co­no­cía y pi­dió por él pa­ra que fue­ra a Cha­pe­co­en­se. Ya es­ta­ba to­do acor­da­do, pe­ro dos días an­tes se con­cre­tó su ve­ni­da a Olim­pia. Las co­sas que tie­ne el des­tino, o sino ca­paz que él tam­bién hu­bie­se es­ta­do ahí.

¿Có­mo fue que Caio co­no­ció a Lio­nel Mes­si gra­cias a vos?

- Caio fue a Es­pa­ña a ver un par­ti­do de Bar­ce­lo­na y me lla­mó pa­ra pre­gun­tar­me si le po­día con­se­guir una en­tra­da. En­ton­ces, lla­mé a Ma­xi Bian­cuc­chi pa­ra que ha­bla­ra con Lio­nel Mes­si y le die­ra una en­tra­da. Mes­si fue un ca­po, le man­dó la en­tra­da al ho­tel e in­clu­so lo lle­vó pa­ra que co­no­cie­ra las ins­ta­la­cio­nes del Bar­ce­lo­na. Caio se pu­so muy fe­liz, y a par­tir de allí, Ma­xi siem­pre fue su ju­ga­dor de ca­be­ce­ra.

12

TVO

DO­LI­DO. Regis es­tu­vo char­lan­do ho­ras pre­vias al ac­ci­den­te con Caio, en­tre­na­dor de Cha­pe­co­en­se. La tra­ge­dia lo gol­peó de cer­ca con la pér­di­da de un gran ami­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.