El nue­vo pun­to del af­ter of­fi­ce

Te pre­sen­ta­mos un lu­gar dis­ten­di­do pa­ra re­la­jar­te al sa­lir de la ofi­ci­na, con ex­ce­len­te mú­si­ca, tra­gos y, so­bre to­do, bue­na co­mi­da, a pre­cios ac­ce­si­bles. Se tra­ta del bar Ar­se­nal Cué, una op­ción di­fe­ren­te pa­ra sa­lir de la ru­ti­na en el cen­tro de Asun­ción.

Ultima Hora - TVO - - Bonvivant -

Ar­se­nal Cué es un lo­cal gas­tro­nó­mi­co don­de pro­ba­ble­men­te no en­con­tra­rás pla­tos gour­met y qui­zás no ten­gas que usar cu­bier­tos. ¿Por qué? Por­que sus fun­da­do­res pen­sa­ron en ofre­cer un es­pa­cio distinto, un lu­gar de re­lax don­de el tra­ba­ja­dor co­mún y co­rrien­te pue­da ir lue­go de una ex­haus­ti­va y lar­ga jor­na­da la­bo­ral. Dis­fru­tar la no­che con una cer­ve­za fría y bue­na co­mi­da es la con­sig­na. El bar es bas­tan­te nue­vo, pe­ro de­ma­sia­do in­tere­san­te co­mo pa­ra no pa­sar a co­no­cer­lo. Fue inau­gu­ra­do el 7 de di­ciem­bre y rom­pe to­do es­que­ma pre­con­ce­bi­do de un bar co­rrien­te. La ca­sa ofre­ce pla­tos muy sin­gu­la­res; en­tre los re­co­men­da­dos hay pi­ca­das, ma­ri­ne­ri­tas, tor­ti­lli­tas, cro­que­tas pi­can­tes, ham­bur­gue­sas re­lle­nas de que­so Pa­ra­guay, pa­pas, ba­ta­tas y man­dio­cas fri­tas. Pró­xi­ma­men­te es­ta­rán ofre­cien­do tam­bién sánd­wi­ches de em­pa­na­da y de fiam­bre Pa­rís. El chef de la ca­sa es Hu­go Gon­zá­lez, quien tam­bién es uno de los fun­da­do­res del lo­cal. Los pre­cios de los pla­tos os­ci­lan en­tre los G. 12.000 y los G. 30.000. Las cer­ve­zas se pue­den en­con­trar a partir de G. 13.000, y los tra­gos, de G. 10.000. De lu­nes a vier­nes en­con­tra­rás 2x1 de cer­ve­zas, de 18.00 a 20.30. Ade­más, brin­da una di­ver­si­dad de tra­gos, al­gu­nos bien es­pe­cia­les co­mo el Ka­rai Pom­be­ro, que lle­va ca­ña, po­me­lo y miel.

HIS­TÓ­RI­CO NOM­BRE

El nom­bre está ins­pi­ra­do en una zo­na de la Asun­ción co­lo­nial de­no­mi­na­da Ar­se­nal Cué. En el si­tio se ela­bo­ra­ron los ar­se­na­les y las ar­mas de la Ma­ri­na en la épo­ca de Don Car­los An­to­nio Ló­pez. Pos­te­rior­men­te, en ese mis­mo lu­gar se creó la pri­me­ra fá­bri­ca de cer­ve­za y, dos años más tar­de, se inau­gu­ró otra: la de hie­lo. Ese si­tio si­guió sien­do un ar­se­nal, pe­ro ya no de ar­mas, sino de be­bi­das, un pun­to de en­cuen- tro pa­ra quie­nes bus­ca­ban sa­ciar la sed con una cer­ve­za bien he­la­da. Ama­do Ri­vas, uno de los pro­pie­ta­rios del bar, con­tó que el lo­cal rin­de un tri­bu­to a esas his­to­rias, a to­dos esos tra­ba­ja­do­res que al ter­mi­nar su jor­na­da la­bo­ral, co­rrían a comprar ba­rras de hie­lo pa­ra echar a sus be­bi­das.

MÁS QUE CO­MI­DA

Ar­se­nal Cué fue crea­do pa­ra brin­dar una ex­pe­rien­cia vi­sual gra­ti­fi­can­te. Ca­da detalle den­tro del res­tó desea con­tar al­gu­na anéc­do­ta o his­to­ria del cen­tro asun­ceno. Los due­ños del lu­gar con­tra­ta­ron un le­tris­ta pa­ra que pin­ta­ra men­sa­jes en las pa­re­des, imi­tan­do los car­te­les de los ne­go­cios de la zo­na, ade­más de otros objetos de de­co­ra­ción. Así, la es­ca­le­ra de ac­ce­so al pri­mer pi­so del lo­cal y su an­ti­guo bal­cón nos trans­por­tan a la Asun­ción de an­ta­ño. Su ba­rra es­pe­cial­men­te di­se­ña­da emu­la a aque­llas que al­gu­na vez ador­na­ron los ne­go­cios más em­ble­má­ti­cos del cen­tro. Las pa­re­des se en­ga­la­nan con pá­gi­nas de pe­rió­di­cos de los años 50 ori­gi­na­les y afi­ches de la Asun­ción de los 50 y 60. En va­rias par­tes del lo­cal es­tán im­preg­na­das frases y nom­bres de lo­ca­les, co­mo las ca­sas de cam­bios, que ca­rac­te­ri­zan y abun­dan en el co­ra­zón de la ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.