¡Tuntunito a bor­do!

Si hay al­go que a Be­lén Bo­ga­do le bro­ta na­tu­ral­men­te, es la ale­gría, así que ima­gi­nen có­mo an­da aho­ra que por fin le da­rá un her­ma­ni­to a su peque­ña Catalina. La Tun­tu­na y su es­po­so, Ri­car­do Dos San­tos, aguar­dan la lle­ga­da de su se­gun­do be­bé.

Ultima Hora - TVO - - Enlas Redes - Luz Gon­zá­lez / Fo­tos: Gus­ta­vo Se­go­via

Ha­ce 12 años, Be­lén Bo­ga­do y Ri­car­do Dos San­tos se eli­gie­ron co­mo com­pa­ñe­ros, pe­ro el pa­so de­fi­ni­ti­vo lo die­ron ha­ce una dé­ca­da, cuan­do se casaron. Catalina es fru­to de ese amor y lle­gó a sus vidas ha­ce tres años y me­dio. Aho­ra, la fa­mi­lia se agran­da­rá con un nue­vo be­bé, que ya está en ca­mino. Así co­mo lo hi­zo en su pri­mer em­ba­ra­zo, cuan­do con­tó en ex­clu­si­va a TVO que pron­to se­ría ma­má, Be­lén aho­ra anun­cia en nues­tras pá­gi­nas que Ca­ta se­rá her­ma­ni­ta ma­yor.

Be­lén, ¿con­ta­nos en qué an­dás? ¿Có­mo fue tu 2016?

- ¡Es­toy fe­liz! La ver­dad, es­te 2016 tu­vo al­gu­nos altibajos, pe­ro aun así fue el me­jor año de mi vi­da. Mi fa­mi­lia está her­mo­sa, fe­liz y más uni­da que nun­ca. En lo pro­fe­sio­nal, es­toy muy en­tu­sias­ma­da, ade­más de se­guir con mi pro­gra­ma So­ni­do urbano en Ra­dio Ve­nus; ¡12 años ya al ai­re! Nos con­ver­ti­mos en te­le­vi­sión y eso con­lle­vó mu­chos desafíos que nos hi­cie­ron cre­cer co­mo equi­po.

Tam­bién es­tu­vis­te en las ta­blas…

- Pa­ra com­ple­tar es­te año, cum­plí uno de mis sue­ños, el de con­ver­tir­me en ac­triz pro­fe­sio­nal. Era uno de mis pen­dien­tes y lo pu­de ha­cer de la mano de Ros­sa­na Be­llas­sai y con gran­des co­mo Ma­ría Ele­na Sa­che­ro, Sil­vio Ro­das y Agus­tín Nú­ñez. ¡Y el año que vie­ne es­pe­ro se­guir ha­cien­do más tea­tro, más ra­dio, más te­vé y más fa­mi­lia!

Sa­be­mos que te­nés una lin­da no­ti­cia que con­tar a tus se­gui­do­res. ¿Po­dés re­ve­lar­la?

- ¡Sí! Por fin pue­do con­tar que mi tun­tu­ni­ta Catalina, de tres años, ¡se va a con­ver­tir en her­ma­na ma­yor!

¡Fe­li­ci­da­des! La pri­mi­cia de tu pri­mer em­ba­ra­zo la con­tas­te en TVO, y aho­ra tam­bién. ¿Có­mo te sen­tís al com­par­tir­lo con nues­tra fa­mi­lia?

- Siem­pre re­ci­bo tan­ta bue­na on­da del equi­po de TVO y tan­to ca­ri­ño de los lec­to­res, que ya me pa­re­ce al­go na­tu­ral com­par­tir la pri­mi­cia con us­te­des. Fue un be­bé muy bus­ca­do y su­per­de­sea­do, así que se ima­gi­na­rán lo fe­li­ces que es­ta­mos.

¿Cuán­do de­ci­die­ron con tu ma­ri­do que ya era ho­ra de dar un her­ma­ni­to a Catalina?

- La ver­dad es que ha­ce mu­cho lo deseá­ba­mos, pe­ro por in­di­ca­ción de mi doc­tor tu­vi­mos que es­pe­rar. Pa­sa que des­pués de Catalina tu­ve un em­ba­ra­zo ec­tó­pi­co y lue­go de eso de­bí es­pe­rar un año pa­ra em­pe­zar a bus­car, y aho­ra Dio­si­to por fin de­ci­dió que era el mo­men­to.

¿Fuis­te so­la a re­ti­rar los resultados que die­ron po­si­ti­vo?

- En ver­dad, con el pri­mer día de atra­so y con lo pen- dien­te que yo es­ta­ba, ya me hi­ce el test ca­se­ro. Y cuan­do me apa­re­cie­ron las dos ra­yi­tas (po­si­ti­vo), ahí mis­mo llamé a Ri­car pa­ra con­tar­le la es­pe­ra­dí­si­ma no­ti­cia. Yo pre­sen­tía que ese iba a ser el mes, ¡mi in­tui­ción de mu­jer me de­cía!

¿Có­mo re­ci­bió la no­ti­cia tu es­po­so?

- ¡Con pu­ra emo­ción y fe­li­ci­dad! Él es­ta­ba igual o más ex­pec­tan­te que yo de que apa­re­cie­ra el po­si­ti­vo y de que to­do es­tu­vie­ra bien.

¿Te gus­ta­ría que fue­ra ne­na o va­rón?

- Ca­ti­ta quie­re una her­ma­ni­ta. Le di­go: “¿Y si es un va­rón?”, y res­pon­de: “No, ¡her­ma­ni­ta va a ser!”. La ver­dad, a mí me en­can­ta­ría otra ne­na, por­que no hay co­mo te­ner una her­ma­na. Lorena, mi her­ma­na, por ejem­plo, es mi me­jor ami­ga en el mundo, no hay igual a esa re­la­ción. Pe­ro por otro la­do, la fa­mo­sa pa­re­ji­ta es el sue­ño de las ma­mis. Ade­más, del la­do de mi ma­ri­do hay so­lo nie­tas mu­je­res, así que ahí ya se está es­pe­ran­do el va­rón con an­sias. ¡Ve­re­mos!

¿El be­bé en ca­mino ya re­ci­bió re­ga­los?

- Ya le com­pré su pri­mer osi­to y las abue­las tam­bién me re­ga­la­ron ro­pi­tas blan­cas y gri­ses, has­ta que co­noz­ca­mos el se­xo.

¿Pen­sás re­ci­clar al­gu­nas pren­das, mue­bles, ju­gue­tes que usó Catalina? Di­cen que cuan­do los her­ma­ni­tos com­par­ten ro­pas, por ejem­plo, son más uni­dos.

- ¡Yo pien­so re­ci­clar to­do! ¡Po­bres!, los se­gun­dos her­ma­ni­tos, por lo ge­ne­ral, ya no re­ci­ben lue­go tan­tos re­ga­los co­mo el pri­mer be­bé. Así que he­re­da­rá cu­na, mue­bles, ropa, ju­gue­tes, ¡to­do lo que sea re­uti­li­za­ble! (ri­sas).

¿Có­mo te sen­tís con es­tos tres me­ses de em­ba­ra­zo? ¿Mo­les­tias, an­to­jos?

- La ver­dad es que me dio re­di­fe­ren­te al an­te­rior. Yo a Ca­ta ni la sen­tí, jus­to me to­có via­jar por tres se­ma­nas cuan­do em­pe­za­ba el em­ba­ra­zo, ¡y me fui a pa­sear co­mo si na­da! Aho­ra, sin em­bar­go, tu­ve mu­cho ma­les­tar y unos ata­ques de sue­ño im­pre­sio­nan­tes des­de el pri­mer día. Por eso las abue­las y tías ya es­tán apos­tan­do a que se vie­ne el va­rón. La fa­mi­lia Dos San­tos-Bo­ga­do cre­ce y Catalina ya sa­be que en breve ten­drá com­pa­ñía pa­ra sus tra­ve­su­ras. Mien­tras tan­to, ma­má Be­lén nos cuen­ta que la her­ma­ni­ta ma­yor ya irá al co­le.

¿Catalina ya sa­be que ten­drá un her­ma­ni­to?

- ¡Sí!, ella está fe­liz, to­do el día me da be­sos en la pan­za, me ha­ce mi­mi­tos y me di­ce: “Ma­mi, yo siem­pre le voy a cui­dar a mi her­ma­ni­ta”. Ella es tan dul­ce, es pu­ra ter­nu­ra, me emo­cio­na. Me pi­dió que cuan­do lle­gue su her­ma­ni­to/a duer­ma con ella en la pie­za y me pro­me­tió que ella siem­pre le va a pro­te­ger de los mons­truos (ri­sas).

¿Ca­ta ya va al co­le?

- Ella va a la guar­de. Aho­ra te­ne­mos que tomar la de­ci­sión de de­fi­nir a qué co­le­gio irá el año que vie­ne. No es na­da fá­cil, pe­ro sa­be­mos que lo que eli­ja­mos se­rá lo me­jor pa­ra ella.

¿Com­par­ti­rá el cuar­to con su her­ma­ni­to/a o pen­sás pre­pa­rar una ha­bi­ta­ción nue­va pa­ra el be­bé?

- Te­ne­mos un cuar­to va­cío pa­ra el be­bé, pa­ra ar­mar y de­co­rar en cual­quier mo­men­to, pe­ro creo que con es­te hi­jo me voy a dar el gus­to de dis­fru­tar del co­le­cho has­ta el pri­mer año. Así que ni le va a ha­cer fal­ta pie­za, por­que estará con su cu­ni­ta en nues­tro cuar­to, se­gu­ra­men­te dur­mien­do siem­pre en el me­dio de sus pa­pis, más ade­lan­te. De to­das ma­ne­ras, si es ne­na, po­dría com­par­tir pie­za con Ca­ta, que ya nos pi­dió dor­mir con su her­ma­ni­ta.

¿Có­mo te ves con dos ni­ños en la ca­sa?

- ¡Co­mo mi fa­mi­lia de en­sue­ño! Su­pon­go que va a lle­var mu­cho tra­ba­jo, pe­ro Ri­car siem­pre me ayuda mu­chí­si­mo, en mi ca­sa hay ce­ro ma­chis­mo. La ta­rea de pa­dres siem­pre fue com­par­ti­da. Y tam­bién Ca­ti­ta se va a su­mar aho­ra al equi­po pa­ra aten­der a nues­tro be­bé.

¿Cuán­tos hi­jos pien­san te­ner?

- Siem­pre qui­se tres, pe­ro ve­re­mos có­mo nos ma­ne­ja­mos con dos, y des­pués de­ci­di­re­mos si se­gui­mos cre­cien­do o no.

¿Có­mo di­vi­dís tus tiem­pos en­tre la fa­mi­lia, el tra­ba­jo y tu pa­sión por el tea­tro?

- Ha­ce un par de años, lue­go de ha­cer un cur­so de coa­ching per­so­nal, me di cuen­ta de que te­nía que prio­ri­zar las co­sas real­men­te im­por­tan­tes en mi vi­da. Por­que no­so­tros, la gen­te de me­dios, te­ne­mos mi­les de tra­ba­jos en uno, des­de con­duc­to­ra de ra­dio y te­le­vi­sión has­ta es­cri­bir re­por­ta­jes pe­rio­dís­ti­cos; pre­sen­cia en re­des so­cia­les; ser ima­gen de mar­cas, pro­duc­to­ra, lo­cu­to­ra; con­du­cir even­tos; la lis­ta es inaca­ba­ble. Y a mí me pa­só que no te­nía tiem­po ni si­quie­ra pa­ra res­pi­rar en un mo­men­to. Así que de­ci­dí de­jar de la­do mu­chas de esas ac­ti­vi­da­des y aho­ra me con­cen­tro principalmente en dis­fru­tar­me y des­cu­brir­me más a mí mis­ma, ser ma­má, es­po­sa y pro­du­cir y con­du­cir mi be­bé, que es mi pro­gra­ma So­ni­do urbano, en la ver­sión ra­dio y te­vé. A ve­ces ha­go al­gu­nos tra­ba­jos ex­tras, pe­ro son ex­cep­cio­nes.

¿Hay al­gu­na pues­ta en es­ce­na en puer­ta?

- Te­nía una pro­pues­ta pa­ra es­tar en una obra es­te fin de año, pe­ro es­tu­ve con re­po­so. Así que ya se­rá en el 2017, ¡que es­pe­ro se ven­drá con to­do y con mu­chas pues­tas en es­ce­na!

EL PE­DI­DO DE CATALINA. Ri­car y Be­lén no tie­nen pro­ble­ma en que lle­gue un ne­ne o una ne­na, pe­ro Ca­ti­ta quie­re que ven­ga una her­ma­ni­ta.

LIS­TOS. Des­pués de tan­ta es­pe­ra, es­te em­ba­ra­zo es to­da una ben­di­ción pa­ra Be­lén y su fa­mi­lia, que es­tán an­sio­sos con el be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.