FIN DE AÑO: ¿CÓ­MO AFRON­TAR UN CI­CLO QUE SE CIE­RRA?

TVO - - Vivir Bien -

Es tem­po­ra­da de fiestas, ce­le­bra­cio­nes y ale­gría, pe­ro tam­bién de me­lan­co­lía pa­ra al­gu­nos, y ese es un te­ma que tra­ta­mos con la si­có­lo­ga Ol­ga Ar­ce. Pa­ra la pro­fe­sio­nal, es­to le suele su­ce­der con fre­cuen­cia a quie­nes vi­ven en ciu­da­des más ur­ba­ni­za­das y lle­van una lis­ta de pro­pó­si­tos a rea­li­zar ca­da año, a per­so­nas su­ma­men­te ocu­pa­das o aque­llas que por al­gu­na ra­zón aje­na a su vo­lun­tad se en­cuen­tran le­jos de la fa­mi­lia. En sín­te­sis, ha­blar de ce­rrar círcu­los, cum­plir lo­gros y pen­dien­tes cons­ti­tu­ye real­men­te un gran desafío en es­te si­glo mar­ca­do por el aje­treo. Es así que cuan­do char­la­mos de có­mo ma­ne­jar el fi­nal de un año, con sus altibajos, de la me­jor y más pro­duc­ti­va ma­ne­ra, sur­gen mu­chos pun­tos pa­ra ana­li­zar. Los tra­ta­re­mos de la mano de la si­có­lo­ga Ar­ce.

RE­FLE­XIO­NAR ES NE­CE­SA­RIO

Di­ciem­bre es na­tu­ral­men­te un mes fes­ti­vo. Y de­pen­dien­do de los acon­te­ci­mien­tos tran­si­ta­dos en el año, las per­so­nas lo ce­le­bra­mos o lo su­fri­mos. Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias, po­de­mos de­ci­dir ha­cer lo uno o lo otro. Es por eso que ha­llar la do­sis ne­ce­sa­ria de po­si­ti­vis­mo es una ma­ne­ra in­tere­san­te de vi­vir in­ten­sa­men­te, nos ayu­da­rá a pla­ni­fi­car el nue­vo año aun me­jor. Va­ya­mos por un mo­men­to ha­cia atrás y re­me­mo­re­mos al­gu­nas si­tua­cio­nes vi­vi­das. Pe­ro... es­ta vez eva­lue­mos equi­li­bra­da­men­te pun­to por pun­to:

1. Su­bis­te de pe­so: se­gu­ro fue por­que tu­vis­te pa­ra co­mer y dar­te gus­tos. Ani­ma­te, no siem­pre to­dos pue­den dis­fru­tar de los pla­ce­res de la vi­da.

2. Ter­mi­nas­te una re­la­ción: no de­cai­gas, siem­pre que al­guien se va de tu vi­da, de­be ser por al­go. Pre­pa­ra­te pa­ra un fu­tu­ro me­jor. 3. Cam­bias­te de tra­ba­jo: re­cor­dá que la ru­ti­na nos da­ña. Co­no­cer nue­vas per­so­nas y afron­tar otros desafíos es una for­ma de vi­ta­li­zar y avan­zar.

4. Tu­vis­te al­gu­na di­fi­cul­tad aca

dé­mi­ca: no te de­jes ven­cer, mi­rá ha­cia de­lan­te. Es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der más y me­jor.

RE­NO­VAR LA MA­NE­RA DE PEN­SAR

Mi­rar la vi­da con de­te­ni­mien­to nos ha­ce dar­nos cuen­ta de cuán im­por­tan­te es in­clu­so la su­ma de los erro­res. In­ten­tá sa­car­le lo me­jor a ca­da ins­tan­te y son­reí a la vi­da. Las fe­chas de fin de año traen con­si­go la re­fle­xión so­bre lo que he­mos he­cho, y ca­si siem­pre que­da el sa­bor amar­go de ha­ber po­di­do ha­cer las co­sas dis­tin­tas y de me­jor ma­ne­ra. Pe­ro no po­dés ni de­bés per­mi­tir­te es­tan­car­te en el pun­to me­dio en­tre el pa­sa­do y el pre­sen­te.

IDEAS PA­RA CAM­BIAR

A con­ti­nua­ción te pre­sen­ta­mos al­gu­nas ideas pa­ra re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do y, aun más, apro­ve­char el pre­sen­te:

EN LO PER­SO­NAL

Arre­gla­te, po­ne­te esa ropa y ese cal­za­do que tan­to te gus­tan. No los guar­des. Dis­fru­ta­los y ha­ce­les sa­ber a otros lo que te gus­ta sin im­por­tar fe­chas o días es­pe­cia­les. ¡El me­jor día pa­ra vi­vir es hoy!

Ha­cé ejer­ci­cio, leé, mi­rá las no­ti­cias, es­cu­chá mú­si­ca, ya que tan­to el cuer­po co­mo la men­te ne­ce­si­tan es­tar ac­ti­vos pa­ra ge­ne­rar ener­gía. Man­te­ne­te en mo­vi­mien­to, que la vi­da es un cons­tan­te ir y ve­nir. Co­mé ri­co pe­ro cui­dan­do tu ali­men­ta­ción, no ol­vi­des que tu sa­lud de­pen­de de lo que in­ge­rís tan­to fí­si­ca co­mo es­pi­ri­tual­men­te.

De­já fluir, per­mi­tí que los círcu­los cie­rren, que las per­so­nas que quie­ran ir­se de tu vi­da lo ha­gan. Abri­te a nue­vas amis­ta­des, conocé per­so­nas que te per­mi­tan ser li­bre; an­te to­do, sé vos mis­mo.

Ro­dea­te de la gen­te que es­ti­más y que tam­bién te es­ti­ma, no hay na­da que in­yec­te ma­yor ener­gía que dar y re­ci­bir ca­ri­ño. Abra­zá, da amor, de­mos­trá afec­to y te­né buen se­xo, eso tam­bién ayuda.

CON LOS HI­JOS

No ol­vi­des que aun­que los ha­yas en­gen­dra­do vos, son hi­jos de la vi­da. Da­les ca­ri­ño, pe­ro no les qui­tes pro­ta­go­nis­mo; de­ja­los pro­bar y errar por­que vos no sos eterno. Re­ga­la­les tiem­po, es lo que más pre­ci­san de vos. Da­te es­pa­cios pa­ra com­par­tir con ca­da uno de ellos. ¡Nun­ca lo ol­vi­da­rán!

CON TUS PA­DRES

Da aque­llo que re­ci­bis­te en la vi­da. Tus pa­dres te die­ron mu­chas co­sas. Vi­si­ta­los, mi­ma­los y, si ha­ce fal­ta, per­do­na­los. Le­van­tá el te­lé­fono y lla­ma­los. De­ci­les que les agra­de­cés lo que hi­cie­ron por vos. Nin­gu­na flor ni nin­gún ci­rio pren­di­do se­rán vá­li­dos cuan­do ya no ten­gan la po­si­bi­li­dad de sa­ber qué son pa­ra ellos.

EN LO LA­BO­RAL

Ha­cé lo que ten­gas que ha­cer, ayu­dá, sé cor­tés. La ama­bi­li­dad conquista y per­mi­te me­jo­res re­la­cio­nes con las per­so­nas. No te­nés idea de las car­gas aje­nas ni ellas de las tu­yas, así que tra­tá co­mo co­rres­pon­de y ve­rás que las ho­ras de tra­ba­jo pa­san vo­lan­do. Son­reí con fre­cuen­cia, sa­lu­dá, te­né so­bre la me­sa de tra­ba­jo una plan­ta que ale­gre tu vis­ta y tu co­ra­zón. Lle­vá la fo­to de las per­so­nas que amás pa­ra im­pul­sar­te y es­ti­mu­lar tus días la­bo­ra­les. So­na­rá cur­si pe­ro ayuda.

CON TUS AMI­GOS

Ha­cé co­sas que te agra­den al me­nos una vez al mes. Dis­fru­tá de una bue­na pe­lí­cu­la, to­ma­te un va­so de vino, da­te la opor­tu­ni­dad de com­par­tir aque­llo que te­nés en el co­ra­zón. Ex­pre­sá con fre­cuen­cia el apre­cio y ca­ri­ño que les te­nés a tus ami­gos, son los her­ma­nos ele­gi­dos. Sé pru­den­te y ro­dea­te de gen­te que te per­mi­ta ser me­jor.

EN LO ECO­NÓ­MI­CO

Mu­cha aten­ción, pues es mo­men­to de pen­sar en el fu­tu­ro. Siem­pre que pue­das, aho­rrá; por más po­qui­to que sea, aho­rrá. No per­mi­tas que se apro­ve­chen de vos, ni ha­gas lo mis­mo con los de­más. Lo que pres­ta­mos, de­vol­va­mos, y si he­mos pres­ta­do, es jus­to que nos de­vuel­van. Man­te­ne­te aten­to a la fra­se: “Ma­ña­na te de­vuel­vo”. Si no hay hoy, me­nos habrá ma­ña­na.

OR­GA­NI­ZA­MOS EL AL­MA

Si es­te año fue es­pe­cial­men­te sen­si­ble o atra­ve­sas­te mo­men­tos de re­or­ga­ni­za­ción emo­cio­nal, no es­ta­ría de más que te es­for­za­ras por te­ner en cuen­ta es­tos pun­tos:

1. Pla­neá al­go distinto, bus­cá al­gún fa­mi­liar o ami­go pa­ra pa­sar las fiestas. No te quedes so­lo o so­la en ca­sa.

2. Com­pra­te al­go bo­ni­to, una ropa, un cal­za­do, un li­bro, al­go que te ha­ga sen­tir que te dis­te un gus­ti­to pe­ro del bueno, por­que al pri­me­ro al que de­bés mi­mar es a vos mis­mo.

3. Bus­cá ayuda si es­tás atra­ve­san­do por una si­tua­ción que so­bre­pa­sa tus fuer­zas y en­ten­di­mien­to. No estará de más el apo­yo y la con­ten­ción. No hay na­da que no se so­lu­cio­ne con un ca­fé y una bue­na char­la.

4. Cui­da­do con las deu­das. Com­prá aque­llo que pue­das pa­gar y pa­gá de acuer­do a lo que ga­nás. Que te res­te lo su­fi­cien­te pa­ra vi­vir den­tro del mar­gen del “va­mos to­da­vía que se pue­de”.

5. To­má una agen­da y tra­za­te 10 me­tas per­so­na­les a me­diano y cor­to pla­zo, al­go que quie­ras ha­cer an­tes de lle­gar al fin del 2017. ¡Ha­ce­las! Pla­near y so­ñar for­man par­te del pai­sa­je.

6. Con­ver­sá ín­ti­ma­men­te con Dios. La ora­ción y el re­co­no­cer que Él es due­ño de nues­tra vi­da pro­du­ce un efec­to re­pa­ra­dor im­pre­sio­nan­te. Con el per­mi­so de quie­nes pien­sen distinto, po­dés pro­bar co­no­cer a Dios, eso sin du­da te ayu­da­rá. An­te to­do, no pier­das la fe. Si hu­bo cir­cuns­tan­cias, per­so­nas o si­tua­cio­nes que te hi­cie­ron tam­ba­lear es­te año, re­cor­dá que no exis­ten ca­sua­li­da­des, so­lo cau­sa­li­da­des. Vos me­re­cés ser fe­liz y de­pen­de so­la­men­te de vos elegir ir tras sus sue­ños. El es­cri­tor Fa­cun­do Ca­bral di­jo: “No es­tás de­pri­mi­do, es­tás dis­traí­do”. Y es así, mi­rá al­re­de­dor, da­te cuen­ta de que hay de­ma­sia­dos mo­ti­vos pa­ra agra­de­cer­le a Dios por un año más. Fe­liz fin de año y un me­jor 2017.

Lic. Ol­ga Ar­ce Si­có­lo­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.